Barra de vídeo 1

Loading...

miércoles, 19 de abril de 2017

¡CAMBIO, CAMBIO! - COMPRO DOLARES



-¿Compro dólares Pablo?- Una pregunta cada vez más frecuente en los cumpleaños. Es que Cambiemos para muchos representaba el fin del populismo, prometiendo crecimiento económico sustentable. El fin  de la incertidumbre. Ya se percibe cierta desilusión acerca de la naturaleza de los problemas argentinos. Parecería ausente esa modalidad óptima de producir cambio. A la sazón muchos colegas de diferente extracción, nos permitirnos una apreciable cuota de escepticismo, tanto en la aplicación de los recursos técnicos y gerenciamiento, como en la articulación de ciertos aspectos teóricos. 
Al evaluar el grado de efectividad que puede aportar un programa económico se elaboran numerosas investigaciones que pueden rebatir o reafirmar conjeturas previas, arrojando luz sobre los puntos más importantes. Ahora es posible determinar que tanto el enfoque económico vigente como el gerenciamiento del Estado han sido ineficaces para resolver las materias pendientes del gobierno anterior. Argentina-en una proporción importante-es otro tipo de país, diferente al que examina la bibliografía básica general económica y de negocios. Tiene particularidades notables que no opera un economista estándar, un profesor de la universidad, un CEO. Tampoco aprovecha un empresario argentino que “sabe ganar dinero”, en ciertos casos “saber ganar dinero” es un eufemismo cuando profundizamos las estrategias. Rico en base a licitaciones, moratorias, blanqueos…
Los factores que tienen mayor incidencia en el éxito de un programa económico argentino se vinculan en primer termino con lograr el bienestar general que podríamos tantear en alguna teórica ciudadanía europea meridional, aunque con menos de la mitad de su PBI per capita y, esto sin haber pasado por dos guerras, con sindicatos y movimientos sociales mas dinámicos, una multitud de argentinos que posee una extraordinaria conciencia de sus derechos políticos y sociales. El resto de las cuestiones macroeconómicas si son factores comunes a todas las economías del sistema.
En la Argentina los programas económicos parecen ser más duraderos cuando las necesidades de la ciudadanía está insatisfecha, por eso el gobierno anterior estuvo atascado 4 años. Cuando subsisten demandas que esperan ser atendidas, si se lo hace se consiguen mejores resultados que cuando no se los requiere. Experimentar cambios antipáticos e innecesarios anteponiendo la inflación por sobre el empleo y el salario, ya habíamos visto que no funciona.

LUCES AMARILLAS Y ROJAS:

Tipo de cambio:

El tipo de cambio real multilateral (BCRA), es el equivalente al valor del peso local con respecto a una canasta de monedas y determina en alguna medida, el grado de competitividad de la economía de un país.
En Argentina el comportamiento del sector externo en 2016, luego de una mega devaluación exhibió un aporte negativo a PBI de (-0.7) puntos, donde lo más preocupante fue el comportamiento que tuvieron las importaciones que  crecieron 5.4%-en lugar de caer 12% como en 2014-, restando 1.3 punto a la variación del PBI de todo el año.
En 2002 el dólar cotizaba el equivalente de lo que hoy representaría $ 38 y, el tipo de cambio real bilateral (de 1 dólar), costaba más de $ 42. Si hoy tomáramos el promedio de los últimos 20 años, el tipo de cambio real multilateral (BCRA),  incluyendo el dólar “planchado” de la Convertibilidad por 4 años-1997, 2001-, cotizaría a $22. Esto es alrededor de 28% menos, o digamos 40% de apreciación. Si se considera el promedio histórico desde 1960 (excluyendo las dos hiperinflaciones, hoy cuesta 33% menos, o tiene una apreciación de 50%). Desde 2003 a 2009 al promedio, hoy un dólar estaría alrededor de $ 30. Para equiparar a la devaluación de Kicillof debería estar en $ 22 (ese nivel requeriría otra nueva devaluación de 45%), acumulando 122% de devaluación en 16 meses.

Inflación, situación fiscal y monetaria, endeudamiento:

Con cerca de 10% acumulado de inflación en solo un cuatrimestre, no esta muy claro como se llegaría a 17% en todo 2017. El  FMI con máxima moderación ya habla de 25.6% y el daño es autoinfligido ya que aumentaron 50% los peajes, 80% la electricidad, etcétera.
El gasto primario, sin contar los subsidios económicos subió 41%. El gobierno sigue financiándose con mucha emisión de deuda, generando una considerable carga de intereses que aumentan el déficit fiscal. Endeudamiento nacional, provincial e internacional. El ministro Caputo ya coloco en 3 meses 22 mil millones de dólares, superamos la relación deuda/PBI de Fernando De la Rua en Diciembre de 2001, con más retraso cambiario y más deuda en dólares. Recuerde que si hay descarrilamiento, la relación deuda/PBI puede ser extravagante y puede incluir default. En este punto si después de las elecciones los tomadores de deuda argentina titubean, el FMI podría ser un eventual salvataje, pero si decide no ayudar enseguida con 20/25.000 millones de dólares en 2018, tendríamos final abierto. Escenarios de este tipo, van al encuentro de un único domicilio porque tarde que temprano comienzan a escasear los dólares y desaparece el financiamiento. La crisis financiera deviene en económico-social porque crecen desempleo, pobreza e indigencia y, por supuesto cae el salario.

Actividad:

En 2016 el consumo privado cayó 1.5% y la inversión se derrumbó 5.5%. La recesión vino siendo distinta a otras recesiones, donde en proporción caía menos la demanda  doméstica, si bien esta es la única recesión donde se contrajo en los últimos 16 años (consumo e inversión) y al mismo tiempo aumentaron las importaciones. Esta es otra causa del problema de la industria argentina. Hay muchas ramas que vienen cayendo por dos trimestres consecutivos como: alimentos y bebidas, productos químicos, refinación de petróleo, productos de caucho y plástico,  metalmecánica, cigarrillos, papel y cartón, construcción, metales básicos, edición e impresión, insumos textiles. La recuperación industrial no es obvia, no existe ningún indicio de una recuperación vigorosa de largo alcance como la del periodo 2003-2011, que aun superó la gran recesión mundial, con el semestre trágico en medio (último trimestre de 2008 y primer trimestre de 2009).
La economía en este momento vuelve a tornarse extremadamente vulnerable, no se percibe una recuperación, a lo sumo se podría lograr algún amesetamiento hasta que lleguen las elecciones como un “objetivo de máxima”. En este contexto, será muy difícil aun “rebotar” la caída de 2016, alcanzando un crecimiento de 2.5% en 2017.
Esta recesión es insólita, porque es una recesión con política fiscal ultra expansiva, supuestamente con el objeto de espolear la demanda agregada, pero al mismo tiempo con política monetaria contractiva (recesiva) a los fines de detener la inflación que no cede, más bien aumenta. La inflación anualizada supera el nivel que proporcionaban los consultores privados en la época de CFK, lo que podría profundizar la caída de la actividad. Cualquier gobierno sabe que de una recesión se sale con una combinación de políticas fiscales y monetarias expansivas.
Cuanto menos se enfoca el gobierno en las urgencias de corto plazo, mayor es el riesgo que disminuya su preferencia en las próximas elecciones de medio termino. En cambio si apuntara hacia el largo plazo, necesitaría confianza para atraer inversiones y crecer de manera sostenida, pero esta haciendo todo lo contrario. La inversión productiva vuelve cuando el tipo de cambio esta alto, la tasa de interés es baja y el crédito abunda. Para que lleguen las inversiones el déficit fiscal debe ser exiguo, y no es recomendable exhibir protesta social ni represión, que expongan una presunta ingobernabilidad del sistema democrático. Según enseñamos en la universidad, en la economía desde “el lado de la oferta”, el crecimiento sostenible de un país a largo plazo está determinado por la evolución de su producto potencial. Y, el producto potencial depende de la disponibilidad de insumos o recursos (fuerza laboral, capital humano y capital físico) y de la productividad de estos factores. Esta claro que por allí tampoco va bien la cosa.
A esta altura las preguntas mas frecuentes que recibo son:

-¿Cuanto? y ¿Cuándo?- 

viernes, 31 de marzo de 2017

RELAJAMIENTO "ECOZEN": ¿HACIA DONDE NOS LLEVA?


INTRODUCCION.

-¿Creció o disminuyó la deuda con respecto a la riqueza (PBI)?-¿Bajó la inflación?-¿Creció o disminuyó el déficit fiscal como porcentaje de la riqueza (PBI)?-¿Estuvo bien que el BCRA pagara tasas promedio de 30% en dólares-por efecto “dólar planchado”-y al mismo tiempo liberar el movimiento de capitales para entrar y salir del pais?-.
En economía un ejercicio de estática comparativa se utiliza para comparar dos situaciones diferentes sin tener en cuenta el lapso transcurrido entre una y otra. Es como comparar dos fotografías, una tomada en diciembre de 2015, un shock posterior y otra nueva foto en diciembre de 2016.
Un análisis dinámico en cambio, toma en cuenta el factor tiempo. Este enfoque permite ver la evolución de las variables a través del tiempo, como si se tratara de una película. Por ejemplo: observar la evolución del PBI (crecimiento), el nivel de empleo, el déficit fiscal y la deuda como porcentaje del PBI, inclusive pueden relacionarse las variables entre si, para establecer como evoluciona la macroeconomía.

POLITICA FISCAL, ESTRATEGIA “ECOZEN” DE RELAJAMIENTO

La hipótesis que satisface la lógica macroeconómica del marco teórico vigente, implica equilibrar las cuentas fiscales y la política monetaria. Como suele escucharse, para convertirse en un “país normal”-normal es, satisfacer normas; cumplir normas no quiere decir “bueno” o “saludable”-. Argentina viene haciendo los deberes en materia monetaria al costo de duplicar la base monetaria absorbiéndola en Lebacs-gastando 13 mil millones de dólares de interés en 2016, pero debe ordenar sus cuentas fiscales, ya que tener finanzas públicas sólidas, es condición imprescindible para poder acumular capital en forma sustentable. En las universidades se educa y enseña así, sin cuentas superavitarias, los niveles de stock de capital y empleo no cuajan, por la necesidad emergente de incurrir costos de financiamiento crecientes con salarios reales decrecientes, lo cual conduce hacia menores niveles de producción y una calidad de vida en retroceso.
Lo cierto es que siguiendo esa lógica totalizadora, como no hubo progresos, no se puede pensar en una futura reducción de deuda, ni de prima de riesgo país. Esta es claramente la cuestión que viene a sumar problemas, al introducir un nuevo ciclo de endeudamiento progresivo con costos ascendentes.
El déficit fiscal primario se disparo alrededor de 61% en febrero último y, las metas fiscales trimestrales difundidas para todo 2017 no generan optimismo. Las proyecciones hasta el tercer trimestre del año incluido, lucen laxas. Para comparar, observemos que durante 2015 (ultimo año del gobierno anterior) y 2016 (primer año del actual mandato), el déficit primario acumulado de los tres primeros trimestres explicó alrededor de 58% promedio del déficit total del año, mientras que el déficit del ultimo trimestre representó el 42%. Si nos detenemos a observar las metas Dujovne 2017, podemos identificar una reversión importante, donde el 75% del déficit se concentra en los tres primeros trimestres. La idea es pasar de un déficit primario de $66 mil millones en el segundo trimestre de 2016 a otro de $136.500 millones en el segundo de 2017, esto implicaría un extravagante aumento de 105%. El aumento es descomunal y el episodio es fresco; esta claro que lo único importante es fogonear el gasto para apuntalar la campaña, por lo cual no es descabellado esperar que después de las elecciones se aplique un ajuste brutal. La “estrategia ecoZen” de relajamiento de las metas fiscales los primeros tres trimestres del año podría evitar la profundización del descontento social. Además de 2017, a simple vista, las metas 2017/2019 parecen sobreactuadas, y se podrían  sospechar inalcanzables. De acuerdo al programa fiscal oficial, los recursos totales del Sector Público Nacional se mantendrán en alrededor de 19.5% del PBI entre 2017 y 2019. De la reducción del déficit primario y la previsión de inflación proyectada que surge de los precios implícitos, se puede deducir que se debería ajustar significativamente la expansión del gasto público, respecto del año anterior. Eso socialmente no parece viable, dado el actual contexto social descripto-alto nivel de reclamación transeúnte-, a solo 15 meses de gobierno.
Un gobierno conservador, debería aplicar una poda brutal, realizando además un enérgico reajuste tarifario con -down sizing- una reingeniería radical (reducción de gastos-recuerde que en el concepto del presidente, el salario es un gasto mas) para limitar el déficit de las empresas públicas. En voz baja, el liderazgo del programa fiscal anunciado no exterioriza convicciones, véanse las bajas de funcionarios que se viene  dando. Las metas fueron presentadas por el ministro Dujovne, pero cabe destacar que el anuncio lo hizo sin la presencia de Peña, Quintana, Lopetegui, ni obviamente Macri. Esto encarna para el ministro “el costo de ser” un ministro que no estaba en los planes,  ni que tampoco testifica cuanto tiempo permanecerá en el cargo. Recuerde que el gerenciamiento esta a cargo de dos ex McKinsey: Quintana y Lopetegui. Según Wikipedia, la empresa que los formó, tiene un plan de carrera muy específico con una política "up or out" (o se promociona durante un tiempo determinado o se abandona la firma), tal vez esta cultura vuelva a manifestarse, como ya lo hizo antes con Constantini y otros funcionarios, considerados “blandos”. La inviabilidad social de ajustar más, anticiparía la tercera frustración del mismo enfoque en solo 36 años.
El programa fiscal Dujovne,  no tuvo tratamiento parlamentario, y por ahora no cuenta con apoyo político del Congreso ni de los gobernadores. Suponiendo que alcanzara las metas de reducción del déficit primario, el déficit fiscal global, que incluye el pago de intereses, no disminuirá entre 2015 y 2019. Las metas de disminución del déficit primario no involucran una reducción del déficit fiscal global-esto es, después del pago de intereses-, consecuentemente la estrategia comprende una ampliación de los niveles de endeudamiento. Mientas que el programa fiscal prevé una reducción del déficit primario, se mantendría un nivel elevado en términos históricos, implicando un incremento persistente del nivel de endeudamiento público. Ya comenzamos a pagar deuda con emisión de nueva deuda, el Tesoro coloco u$s 1.700 millones en Letes y $ 20.000 millones en Badlar, refinanciando Letes y Bonar que vencían en 2017.
Lo más probable es que esto termine como sucede histórica y frecuentemente. No se lograría una reducción del déficit primario como la prevista y el déficit fiscal se mantendría a lo largo de todo período, en este caso, alrededor de 6/7% del PBI. El sistema financiero global continúa extremadamente líquido y la economía local recibe dólares prestados que sobran en todo el mundo. El país se encuentra en estanflación o recesión-estancamiento con inflación, y el presidente del BCRA dice que las expectativas de inflación se mantienen elevadas y la de febrero-abril será más alta. Si esa es la perspectiva, se viene una paritaria difícil con los sindicatos. Así las cosas, el nivel de endeudamiento del gobierno nacional continuaría creciendo hasta 2019, espoleado por un elevado déficit fiscal que impondrá un sendero irreversible, lo cual implicará asumir una dinámica fiscal comprometida en términos de sustentabilidad fiscal intertemporal. Luego se comenzaría a sufrir la aplicación de tasas altas, producto de la advertencia de las calificadoras de riesgo que nuevamente van considerar alto el riesgo de insolvencia fiscal intertemporal. Las proyecciones macroeconómicas del presupuesto 2017: crecimiento económico de 3.5%-asumiendo que el gobierno cumpliera las metas de reducción de déficit primario-, haría que la deuda pública neta aumentará de 22% a 38% del PBI desde final de mandato CFK. Hay que decir que la deuda pública neta no incluye las deudas intra-sector público (BCRA, BNA, FGS y Anses, etcétera).
Así aceptando los supuestos oficiales e incluyendo la deuda en poder de las agencias estatales, obtendríamos que la deuda pública bruta del gobierno nacional estuviera elevándose a 66% del PBI en 2020. Consecuentemente, si el ajuste del déficit primario no se cumpliera y el crecimiento económico fuera mas bajo hasta 2019, el déficit fiscal sería más elevado, el nivel de endeudamiento-si los mercados no titubean antes de prestar de nuevo-aumentaría aceleradamente porque las necesidades de financiamiento serían extremadamente altas. Bajo este escenario, el riesgo sería importante, definitivamente la estrategia de gradualismo en la reducción del déficit primario con un déficit fiscal constante, implicaría un incremento fenomenal del nivel de endeudamiento. Nuestra relación deuda/PBI, hoy solo es peor para Zambia, Senegal, Pakistán, Angola, Ghana, Sri Lanka, grupo de países al que pertenecemos en la categorización de la calificadora Moodys.
Sin querer lograr este objetivo, el programa fiscal presentado por Dujovne se constituye en un esbozo poco creíble y endeble, manifiestamente inviable por las razones expuestas.
Del BCRA solo diré que para que la inflación cierre en mas de 40% (record absoluto en dos décadas, segundo país de la región después de Venezuela) las ganancias de quienes invirtieron en Lebacs, costaron alrededor de u$s 13 mil millones de dólares-al cambio-en 2016. Si los tenedores de Lebacs (u$s 43.000 millones) decidieran que ganaron lo suficiente y comienzan a pasarse a dólares, sus tenencias totales equivalen a 85% de las reservas del BCRA. Si a ese supuesto catástrofe le sumáramos el riesgo que ofrecen los depósitos en caja de ahorro en dólares (u$s 15 mil millones) que se podrían reclamar en un día por mostrador, mas la cancelación de los poseedores de plazo fijo en dólares a cortísimo plazo (u$s 6 mil millones) retirando los depósitos, recordando 2001, o por cualquier episodio eventual como-salud del presidente, estado de animo del mismo o hastío por las presiones, las consecuencias son imprevisibles. En abril de 2001, el FMI estimaba que en 2002 Argentina crecería 4.4% (Cavallo y casi todo el equipo económico actual-no estaban todos los actuales economistas en el sector publico, pero muchos de ellos, si estaban- coincidía con pequeñas diferencia de decimales).
En octubre de 2001, días antes de la elección de "medio tiempo" (como la que se aproxima en octubre de 2017 ), unos 70 días antes de la renuncia de De la Rua, las consultoras privadas que hoy apoyan 100% al gobierno nacional, daban un pronostico de crecimiento para 2002 de 3.6%. Luego de la renuncia del ex presidente, en 2002 Argentina tuvo una caída del PBI de (-10.9%). Los pronósticos no son seguros y un “error” de 14.5% en la tasa de crecimiento nunca se había dado en el mundo. Hubo en aquel tiempo una pequeña minoría que predicaba en el desierto, refutando a los medios y los economistas amigos de Cavallo que siguen diciendo: “no vimos venir la crisis”.
 (Sigue en el próximo artículo: Parte segunda)

¿QUÉ PASÓ CON EL PRONÓSTICO DE CRECIMIENTO?

Las causas inmediatas y visibles de la crónica recesión y del estancamiento argentino son las políticas monetarias y crediticias restrictivas que reducen la demanda efectiva, la inversión y el consumo. Sin embargo, esta deliberada política recesiva tiene dos motivos subyacentes. El primero es la restricción externa y el segundo, derivado de ella, es la restricción inflacionaria (Marcelo Diamand, “Hacia la superación de las restricciones al crecimiento económico argentino”, Centro de Estudios de la Realidad Económica Nro. 4).
En febrero la industria cayó 6%. La industria de la construcción cayó 3.4%, la industria textil 22.5%, la industria alimenticia 4.2%, la industria automotriz 18.6%, la industria metal mecánica 8.5%, la producción de acero 9.3%, la refinación de petróleo 9.3%, los permisos para edificar 23.5%. Todo se derrumbó en forma interanual según el INDEC en febrero. Pero la noticia mas nociva ya había sido que la economía creció solo 0.5% en el último trimestre de 2016 con respecto al trimestre previo. También se contrajo 0.5% en enero de 2017 contra diciembre de 2016, cuando ya se había registrado una merma de 0.1% con respecto a noviembre de 2016. Así las cosas, los brotes verdes-eufemismo para referir un tímido repunte-no alcanzó para revertir la fuerte caída registrada en el primer semestre de 2016, con lo cual la economía terminó contrayéndose 2.3% en el año, en lugar de crecer 1.5% como pronosticó Prat Gay, junto a Lacoste y Caputo. Un pronóstico en base a medidas sueltas, incompletas, separadas del objetivo real, representa para un inversor la privación del conocimiento del plan integral, esto fue inadecuado y confuso, por eso las inversiones no llegaron. Este tipo de pronósticos no es fruto de un mal diagnostico,  sino de aplicación de medidas sueltas e inadecuadas, de doctrinas inadecuadas, falsas para un país que ya abrevó de ellas.  Todo esto fue falaz, y no permitió conocer las cuestiones tal cual eran, sino algunas cosas en forma fragmentaria. La imagen artificial que se viene transmitiendo, al ver los números que le dan soporte confunde a los inversores internacionales.
La presentación marketinera ilusoria, para la economía internacional es impropia, porque lo fantástico no cala el mundo de las inversiones y los negocios internacionales, como penetra entre nosotros a través de los medios. La presentación real de la economía no estaba en situación de presentarse, no estaba en circunstancias de explicarse, pues toda ilustración debe ser causal y no había nada preparado, solo marketing. El marketing intenta proyectar imágenes aparentes, a veces simuladas percepciones; pero aun así, estas no pueden ser vagas, imprecisas y ambiguas. De esta forma solo pudieron llegar préstamos caros porque sobran dólares en el mundo, pero no inversiones de mediano y largo plazo.
Para entender mejor esta cuestión, en el cuarto trimestre de 2016 la economía se contrajo (-2.1%) con respecto al cuarto trimestre de 2015. Con ese dato, el PBI era menor que durante el primer trimestre de 2011-fin del primer mandato de CFK-y el PBI per cápita cayó alrededor de 7% durante el mismo periodo.
Los resultados de las cuentas nacionales del cuarto trimestre de 2016 son, sencillamente lamentables. La recuperación del PBI fue mucho más moderada que lo que había apuntado el estimador mensual de la actividad económica agregada-EMAE- anticipando (+0.9%), equivalente a un alza de 3.6% anualizada, en lugar de 1.9% real (la mitad). Esta revisión redujo el arrastre estadístico del cuarto trimestre de 2016 para 2017, que aminoró el pronóstico de crecimiento a 2.5%, en lugar de 3%, según el REM amigo (REM-Relevamiento de Expectativas de Mercado- que el BCRA invita). A su vez, la demanda doméstica mostró una contracción interanual de 3.1% con respecto al cuarto trimestre de 2015. La mayoría de los componentes de la demanda doméstica cayeron en el último trimestre del año pasado, el consumo privado retrocedió 1% trimestral, mostrando una caída de (-1.5%) anual en 2016. La inversión bruta cayó (-1.5%) en el cuarto trimestre y completó así una baja de (-5.5%) comparado con el ultimo año de CFK. Un verdadero bochorno, teniendo en cuenta que la comparación se realiza entre el último año de un gobierno populista-que genera incredulidad-pero que le ganó al año “luna de miel” de un gobierno pro mercados, que supuestamente generaría un shock de confianza-. De este modo, la inversión bruta alcanza apenas el 14.5% del PBI a precios corrientes y, no solo resulta la más baja de toda la región, sino que es inferior a la del año de la recesión mundial de 2009 con (15.6%) a PBI, del gobierno populista.
El consumo público cayó 2.5% el cuarto trimestre de 2016, respecto del tercero. Pero lo más conmovedor de los desequilibrios fue el comportamiento de las importaciones.
Cuando en 2014 con Kicillof de ministro, tal y como ocurre en años recesivos, las importaciones cayeron (-11.5%), en 2016 con Prat Gay,  crecieron 5.4%, restándole 1.3% a la variación del PBI del año.
En febrero, según el nuevo INDEC la balanza comercial registro un déficit de u$s 122 millones y, las importaciones de bienes de consumo crecieron 11%.
La pregunta sería: -¿Para que devaluaron 50%?-
Considerar una caída de la economía con aumento de las importaciones, implica un cocktail industrial y social explosivo.
Sigue siendo un problema grave la pérdida de competitividad de nuestras exportaciones. El atraso del tipo de cambio real y la fuerte demanda de dólares para atesoramiento, turismo y gastos por Internet, es record, solo que no se nota por la coyuntural entrada masiva de numerosos prestamos que a largo plazo están generando un endeudamiento extravagante. El atraso del tipo de cambio real es consecuencia de una política fiscal inconsistente con el dogma hegemónico totalizador que nos ha “devuelto al mundo”.

ECONOMIA LABORAL

En ese contexto, “fantásticamente” la Encuesta Permanente de Hogares (EPH*) del cuarto trimestre de 2016 reveló una disminución de la tasa de desempleo desde 8.5% en el tercer trimestre de 2016, hasta 7.6% en el cuarto; sin embargo, esta aparente buena noticia se ve refutada a la hora de ver las razones de la baja. La realidad de la disminución del número de desempleados se debió a una fuerte caída de la oferta de trabajo. Alrededor de 150 mil personas dejaron de buscar trabajo desalentadas por el ciclo recesivo y al descenso de la demanda de empleo. Lo que pasó en realidad es que hubo menos gente demandando trabajo por el “efecto desaliento". Estamos ahora mismo ante una preocupante tendencia declinante de la oferta de trabajo, sin miras de mejora. Si se comparan los datos de la EPH que reflejan el nivel de empleo total en los aglomerados urbanos relevados, con los de la encuesta de empleo privado registrado del Ministerio de Trabajo que exhibía una paulatina recuperación del empleo privado formal desde agosto pasado, podemos concluir que hubo una importante destrucción de empleo en el sector informal, fundamentalmente en la Provincia de Buenos Aires.
Recapacitando, la morosidad en el despegue del crecimiento y la demanda de trabajo con el desmoronamiento de los sectores más intensivos en mano de obra como electrodomésticos, comercio, textiles, calzados, implican una renuente recuperación del empleo y de la oferta de trabajo.
Volviendo al análisis estático y dinámico aludido en el comienzo y, ahora evocando a Saussure, las dos imágenes dominantes son las del tiempo que fluye y el instante que inmoviliza. En nuestra economía serian comparación estática (2015 versus 2016), y una potencial proyección dinámica en este caso (2017-2020).
La comparación estática 2016 versus 2015 es sombría, la dinámica proyectiva hasta 2020, si todo sale bien y según los supuestos oficiales, es espeluznante. Imagínese si sale mal. Es imprescindible incorporar la dimensión temporal, teniendo en cuenta que aun hoy, los actores de la crisis financiera mundial de 2008 y los teóricos extranjeros y locales afines de Argentina 2001, siguen afirmando “no haber visto venir las trágicas crisis Argentina y mundial”.

* Encuesta realizada por el INDEC desde 1973. Hasta 2003, se realizaba 2 veces al año (mayo – octubre). Desde 2004 (4 veces al año - trimestral). Cubre 31 aglomerados urbanos. Durante los 90 se incorporó (una medición mas en el mes de agosto) En la actualidad se realizan (4 mediciones trimestrales). Encuesta basada en una muestra aleatoria bietapica. En la 1ra etapa, dentro de cada aglomerado, se selecciona una cantidad de radios censales. En la 2da etapa, se listan todas las viviendas. Los hogares que habitan esas viviendas son los hogares a encuestar. De la EPH surgen las tasas oficiales de empleo, desocupación, subocupación, pobreza y distribución personal del ingreso. La muestra de la EPH alcanza 100 mil hogares anuales. Suponiendo que hay 4 personas por hogar, tenemos información de sobre 400 mil personas. (Censo 2010) = 40 millones de personas y  aproximadamente el 88% vive en aéreas urbanas: El objetivo de las estadísticas laborales no es medir el trabajo que realiza toda la sociedad, sino aquellas actividades que pasan por el mercado y a las que se les puede asignar un precio.
                                  






sábado, 25 de marzo de 2017

PRONOSTICOS DE CRECIMIENTO DEL PBI:


En abril de 2001, el FMI estimaba que en 2002 Argentina crecería 4.4% (Cavallo y casi todo el equipo económico actual-no estaban todos los actuales economistas en el sector publico, pero muchos de ellos, si estaban- coincidía con pequeñas diferencia de decimales).
En octubre de 2001, días antes de la elección de "medio tiempo" (como la que se aproxima en octubre de 2017 ), unos 70 días antes de la renuncia de De la Rua, las consultoras privadas que hoy apoyan 100% al gobierno nacional, daban un pronostico de crecimiento para 2002 de 3.6%. 
Luego de la renuncia del ex presidente, en 2002 Argentina tuvo una caída del PBI de (-10.9%). Los pronósticos no son seguros y un "error" de 14.5% en la tasa de crecimiento nunca se ha dado en el mundo a solo 70 días. Hubo en aquel tiempo una pequeña minoría de profesionales que predicaba en el desierto, afirmando que dentro de las probabilidades asociadas de ocurrencia, había mas de 50% de posibilidades de caer 10%. Nadie nos escucho, Cavallo tampoco.




jueves, 23 de marzo de 2017

LA CUESTION SOCIAL y MARZO 2001


La inviabilidad social de ajustar más, anticiparía la tercera frustración del mismo enfoque en solo 36 años.

Otra vez la democracia populista fue sobrevenida de una nueva etapa de reivindicación neoliberal con los mismos actores funcionales a la instalación. Esto representa una fuerte regresión cívica manipulada por un espacio público-marketinizado políticamente por la misma biósfera que precedió 2001. Desde 2015, tanto en Brasil como en Argentina se impuso la idea de la corrupción- Increíblemente, desde los eternamente sospechados, imputados y procesados-, como forma de desacreditar partidos populares y líderes que lograron transformaciones económicas y sociales. No es que no haya existido ningún episodio de corrupción, pero fue un extraordinario relato mediático el que generalizando un fuerte cuestionamiento hacia las instituciones democráticas, fecundó un intersticio en el tejido de relaciones entre la política y la ciudadanía.
Advierto una última y perentoria observación. El escenario no es exactamente igual, pero me impresionan las similitudes y coincidencias tanto de los meses del año, como de los actores harto emparentados con la vivencia De la Rua. 

POLITICA Y CIENCIA POLITICA

El entorno Macri “polariza” con CFK y denuncia un supuesto complot destinado a evitar que complete su mandato, en lugar de recapacitar sobre los daños auto infligidos.
En realidad, la democracia es más que un presidente legalmente elegido. Durante su mandato este debe ser legitimado o puede perder legitimidad democrática (Rosanvallón), inclusive como vimos en Brasil, puede ser interpelado por el Congreso-por otras causas-, la Republica eventualmente dispone mecanismos Constitucionales. Recuerde que nuestra democracia es representativa y no delegativa (O’Donnell). No existe tal cosa como un cheque en blanco de la ciudadanía al presidente electo. Independientemente de lo científicamente político, luce extraño pretender representar a un jubilado ignorando cuanto gana.
Por ultimo, amenazar con represión luce patéticamente Delarruistico.
Nueva instalación mediática del entorno: “Al presidente lo quieren desestabilizar”. -¿Será una estrategia electoral, una auto-condenación o una expresión de deseos del presidente de regresar a vacaciones de 365 días?
Cristina Fernández mide bien en la provincia de Buenos Aires, y los que vivieron ambas experiencias de gobierno, tal vez en una provincia-con conurbano incluido-apuesten por ella en octubre, aunque eso no este muy claro todavía.
La gobernadora  Vidal aplica la misma estrategia macrista.  Otra “polaroid”: “Baradel versus Vidal”, aunque la llanera solitaria fue funcional a la nacionalización de la crisis, ese desenlace también nos remite a Menem y De la Rua; Scioli siempre tuvo limitada la discusión a su provincia. Al gobierno se lo ve temeroso, hasta una entusiasta como Mirta Legrand enmudeció al matrimonio presidencial en cámaras: “Ustedes no quieren ver la realidad”, espetó. Por eso Macri aplica una ensalada macroeconómica realizando concesiones crecientes en materia económica y social, acumulando deudas, posponiendo batallas y retrocediendo invariablemente cuando enfrenta tensiones. Juega a un juego que no domina, usando un ropaje que le queda fatal, y poco a poco se van disociando los actores, el discurso y las acciones de gobierno.
La realidad es que el criterio de evaluación de un gobierno no lo construye Mirta Legrand, sino que se establece en función del cumplimiento de los objetivos y la posibilidad de promover transformaciones. “Necesitamos 20 años para terminar con la pobreza hoy” (Macri), significa-en otros términos-“les aseguro que habrá pobreza por 20 años”.

A menos de dos décadas de la crisis política, económica y social de 2001, se puede afirmar que existen coincidencias que nos remiten a una curvatura indecorosa en las encuestas y mediciones de aprobación. Se patentizan incuestionables conformidades en cuanto a las condiciones políticas, y las consecuencias en la macroeconomía.

REFLEXIONEMOS, ANTES QUE SEA TARDE


El panorama mundial se presenta más favorable de lo esperado, el PBI mundial se acelera, crece como no lo hacía desde 2011-cuando empezó la tormenta sobre CFK-, hoy los precios de las commodities agrícolas se encuentran en niveles altos y  Brasil se estabiliza después de la depresión que verificaron sus “fundamentals” desde entonces.
El sistema financiero global continúa extremadamente líquido y la economía local recibe dólares prestados que sobran. El país se encuentra en estanflación o recesión-estancamiento con inflación, y el presidente del BCRA dice que las expectativas de inflación se mantienen elevadas y la de febrero-abril será más alta. Si esa es la perspectiva, se viene una paritaria difícil con los sindicatos.

Sigue siendo un problema grave la pérdida de competitividad de nuestras exportaciones, el atraso del tipo de cambio real y la fuerte demanda de dólares para atesoramiento, turismo y gastos por Internet no se nota, solo por la coyuntural entrada masiva de numerosos prestamos que a largo plazo están generando un endeudamiento extravagante. El atraso del tipo de cambio real es consecuencia de una política macroeconómica inconsistente con el dogma hegemónico totalizador que nos ha “devuelto al mundo”. Los colegas que piensan igual que el gobierno-ya que se paran en el mismo marco teórico-, critican el desbocado déficit fiscal financiado con deuda externa y altas tasas de interés reales, que dicho sea de paso, conllevan una gran oferta de dólares-hasta junio- y presionan a la baja el tipo de cambio. Pero: - ¿que pasaría si los poseedores de Lebacs no renuevan y se pasan a dólares? - Según los últimos datos oficiales el total de Lebacs  es de $646.000 millones y los pases pasivos $182.700 millones. La sumatoria de esta deuda supera las reservas del BCRA en un 4%. Súmele u$s 15.000 millones depositados en caja de ahorro que se podrían ir en un día, mas u$s 6.000 millones que están a plazo fijo y se podrían ir.
Con cualquier metodología que se utilice, el déficit fiscal primario es más alto que el que dejó “el marxista de Kicillof”. Ni hablar si se suma el déficit “financiero”, el de las provincias y el “cuasi fiscal” generado por la fiesta de Lebacs del BCRA.
En inflación nos aseguramos el segundo puesto después de Venezuela, pero duplicando las tasas en 2016, habiendo superado todas las marcas del kirchnerismo.

Nuestra relación deuda/PBI, hoy solo es peor para Zambia, Senegal, Pakistán, Angola, Ghana, Sri Lanka, grupo de países al que de todos modos pertenecemos en la categorización de Moodys.

lunes, 27 de febrero de 2017

“MOJIGATOLANDIA”, PURA DECADENCIA


Al elector no le importa si el gobierno se equivoca a favor del ciudadano, somos un país de mayoría cristiana pero egoísta. Si no refutamos las boberías, puede gobernarnos el espectáculo (Mirta Legrand, Susana Giménez, Jorge Lanata y otros jóvenes conductores)
Alguien me puede explicar: -¿Qué tiene que ver “estar desbordado de trabajo”-así nos explicó el gobierno los supuestos errores- con “bajar las jubilaciones y auto condonarse” una deuda?-
Todavía no sabemos que pasó con el robo de dinero de la casa de la vice presidenta, presunta propiedad de la "Fundación Mentir"
-¿Es que estamos frente a un club de embusteros, tontos y petulantes?-
No voy a abordar con amplitud el esquema, pero vale la pena mencionar “la magia de Duran Barba”. Lo suyo fue como sacar campeón del mundo a Sacachispas con el peor plantel de jugadores. Una influencia que claramente no celebro,  pero que merece por lo menos la curiosidad de quienes perdieron, no solo al evaluar el resultado de las elecciones, sino también el quiebre de la construcción hegemónica cultural que trató de realizar el FPV. El marketing y los medios lograron instalar al enemigo político FPV. Es obvio que Duran Barba leyó a Carl Schmitt y que lo empleó en la práctica, en lugar de realizar conferencias para un grupo de pocos amigos investigadores. Abal Medina asesorado personalmente por Laclau, no tuvo esa imprescindible sencillez escolar y mucho menos un saldo práctico en explicar la lógica y establecer el enfrentamiento “amigo-enemigo”. Inclusive, sin querer potenció el plan del mencionado encantador de serpientes, quien dio vuelta la pistola “del otro”, y le disparó en la cara”. Duran Barba logró articular una creativa e  imaginaria cadena equivalencial populista Laclauniana entre las minorías burguesas “por la negativa”. Identificó a todos y cada uno de los “wannabe” (termino que hace referencia a un personaje que quiere parecerse a otros, imitando y repitiendo sus actitudes y dichos, incluso deseando ser de otro linaje, sin serlo).
“No me gusta la cadena nacional”, “no me gusta La Campora”, “no quiero política en la escuela”, “no quiero mantener empleados del Estado”, “no me banco a los choripaneros”, “no quiero que se jubilen quienes no aportaron”, “no me banco a estos chorros”, “no me gusta la grieta que crearon en las familias”, “no me gusta que me ninguneen”, “no quiero veranear en Argentina”, “no quiero que me nieguen la compra de dólares”, “no quiero que se prohíba la importación”, “no quiero que me impidan girar dinero al exterior”, “no quiero pagar cien dólares un blue jean nacional”, etcétera. Hasta aquí, nadie puede negar que Macri ganó, y no solo la elección, sino la batalla “incultural”. Obviamente cuando en un año se abren 80 expedientes por “conflicto de intereses en el gobierno”, más la incompetencia manifiesta de todas las áreas, sospechadas de corrupción, se dispara un caos de endeudamiento, etc., la cosa tenía que dar un vuelco. La ausencia de planificación para viabilizar las promesas de campaña, el déficit fiscal desbocado con endeudamiento creciente y caro, una inflación que rebota, el negocio de los Lebacs que ya remunera 40% en dólares desde el inicio y el stock supera en magnitud al equivalente total de la base monetaria, súmele caída del salario, aumento del desempleo, cierres de PYMES y expansión de la pobreza, no se exhiben cuestiones menores. Inclusive ahora nos venimos a enterar que la toma de decisiones a “prueba y error”, es una estrategia que el siguiente video revela.
Transporte este simple ejemplo a “todo lo que hace el gobierno” y  compleméntese con la incertidumbre que le conté, perciben las consultoras de NYC. Vera usted, es obvio que las inversiones no aparezcan. Macri fue sorprendido con la condonación del Correo y de las empresas de energía, pero ya se habían realizado otras dispensas. Transpuso el Panamá Papers con el tiempo, pero hay muchos temas equivalentes como vemos cada día. -¿Cuantos 11 a 1 habrá si esa es la proporción es la que describe Bullrich?- Dijo: “Metemos 12, los docentes (cambie la palabra docentes por ciudadanía) se concentran en una, mientras le hacemos once. En unos dias Odebrcht-Calcaterra-soterramiento del Sarmiento, ofrenda a Nextel, previa autorización de venta unos meses atrás, etcétera. Todo esto luce como un arrebato vehemente y furioso, un frenesí delirante de avaricia que irrita y exacerba los ánimos.
Y, como “el que ama el dinero, no se sacia de el”, el presidente se ataja en España y dice que existe un entorno ansioso que lo presiona (circulo rojo) y le pide. El entorno, coincide con el entorno que ayudo y luego hizo caer a de De la Rua. Puede cometer otra vez el mismo “error de cálculo”. La dinámica de la protesta social aun es científicamente inconmensurable. Las consecuencias a veces se cuentan en semanas como desde el corralito en adelante por un lado, o el “Fora Dilma” por otro.
Apenas asumir y Macri intentó una grave violación institucional al probar cubrir dos vacantes de la Suprema Corte por decreto, sin acuerdo del Senado. Velozmente reculó, para evitar un juicio temprano del fingido republicanismo pregonado por la UCR y Lilita. Hace dos semanas, en un solo día retrocedió en la condonación del Estado a su propia empresa y dejó sin efecto la rebaja de las jubilaciones que respecto al ajuste previsto le permitía ahorrar más de 3.000 millones de pesos al año, a costa de los más vulnerables. El Ministerio de Trabajo acabó aceptando el 24% de aumento para “la bancaria”, que había impedido con el pretexto de no atentar contra la nominalidad de la inflación abocetada. Siguiendo el guión de Bulrrich me pregunto: -¿en todos los casos, se habrá tratado de “tanteos 11 a 1” para ver si hay reacción sectorial y/o popular?- La confesión del ministro sugiere que tal vez no todo sea “errorlandia”. A los CEOS los anima enfervorizadamente tener asegurado los blindajes mediáticos y de sus aliados.
El problema de Macri es que la situación ha cambiado, ya no esta en el primer año de gobierno, cuando al retroceder neutralizaba costos, vendiendo la idea de que “lo bueno de este gobierno es que reconoce sus errores”. Macri esta acabando con la paciencia de muchos y también se agota el  argumento falaz de la “herencia recibida”. La gente de a pie como yo, se desayuna en pocos medios de cuestiones inaceptables. Muchos argentinos que exploran nuevas fuentes de información, aquellos que escuchando a Lanata estaban indignados en 2015, hoy recelan la proximidad del apogeo de esta “pura decadencia”.



martes, 14 de febrero de 2017

“EL EQUIPO MAS LIGERO DE LOS ULTIMOS 50 AÑOS”


-¿Alguien le preadjudicó lentitud a los actuales actores en el gobierno? – De ningún modo, disimulan otras carencias, pero velocidad “para los mandados” les sobra. Las vicisitudes de este gobierno se han desarrollado bajo sus reflejos naturales, les aseguro que hasta el momento, nada me ha sorprendido. Un sentido de permanente impunidad que acompaña a los poderosos, le afianza al presidente la idea que condonación entre el Correo y SOCMA-Sociedades Macri-, terminará siendo resuelta por la justicia, como el contrabando agravado, el plan cloacal de Rousselot, las escuchas telefónicas,  o la salida de Sevel a la Bolsa (una tortuga que se le escapó a Cerruti).

¿Como nos puede ayudar la antropología y la etnografía, para entender estas cosas? 

Algo descubriremos si analizamos un concepto, “el idioma del parentesco”, gracias al esfuerzo de los antropólogos. La trama del “idioma del parentesco”, es un lazo social muy fuerte de ciertas sociedades originales que “conservan y mantienen” el orden, creando lazos de solidaridad.

¿Cómo nos puede ayudar la historia clínica y espiritual?

La historia de una familia puede prevenir antecedentes, por esa razón los médicos preguntan: -¿en su familia hay diabéticos?-Los pastores preguntan: -¿en su familia alguien era violento?- En este último caso suele explicarse bíblicamente un tema difícil, llamado “maldición familiar”. La buena noticia es que las maldiciones y aun las enfermedades hereditarias pueden suprimirse, otro día le cuento.
Sigamos con la “adoración a los ancestros”, que para la cultura judeo-cristiana es considerada idolatría, para la psicología se combina con esos excesos que provoca el “querer agradar”. A la inversa, una relación turbulenta o de sumisión incondicional con el padre revela connotaciones de flaquezas de la infancia y otras cuestiones que no son objeto de este artículo. Casualmente hay muchos integrantes del equipo de gobierno “hijos de”. Me refiero al hijo de Franco Macri, hijo de Félix Peña, hijo de Jorge Prat Gay, hijo de Adolfo Sturzenegger, hijo de Rogelio Frigerio (h), etcétera. Además de haber muchos primos, parientes, amigos y allegados.
La concepción clásica del parentesco acentúa su función original, “mantener un orden social disciplinador”; esto mismo se transbordó al estudio de la política y las leyes. Existen dos enfoques antropológicos para estudiar la política. Uno es el enfoque terminológico y el otro, es el que nos ocupa, “el tipológico”: cuyo ejemplo mas emblemático es “la Sociedad de Bandas”, formadas por cazadores, pescadores, horticultores; cuya estructura social se basa en el parentesco. Articulando política, economía, finanzas y negocios, este tema me refiere a lo societario-asociativo, típico caso “las empresas de familia”. Está largamente estudiado que, en una “Sociedad de Banda” se puede llevar una forma de vida igualitaria sin que alguien necesariamente ejerza el liderazgo o si hay liderazgo, puede ejercerse en forma temporaria o indistinta y con fines específicos. Ejemplos: el capitán de un equipo de caza, o de una banda guerrera, más inmediatamente podría pensarse en una banda de Rock. En el mundo corporativo un equipo de negociación de una fusión o adquisición empresaria, una restructuración de deuda en “default”, un equipo para realizar un “hostil take over” (sign. “tomar el control de una empresa en forma hostil”), un equipo de abogados para litigar. Sin que se me acuse de cartesiano, podría aventurarme a proponer un nuevo ignorado estudio tipológico. Pero entraré en puntas de pié, no pretendiendo iniciar un proyecto de investigación-por el momento- pero se ve una suerte de antropología política corporativa, que algo podría aportar al pensamiento contemporáneo, observando a Donald Trump y su papa y otros sucedáneos.
Existen aun “sociedades tribales”, formadas por pastores de ovejas y horticultores donde la estructura social se basa en clanes o linajes. Pasan niveles, a veces tienen líderes que ganan prestigio y consiguen apoyo en función de haber dirigido bien alguna tarea, por ejemplo: los “Grandes Hombres” de Nueva Guinea. “La sociedad de Jefes” (no me refiero a CEOS), están gobernadas por Jefes hereditarios que a menudo concentran poder en función de familia, dinastía,  y/o fortunas heredadas. En ese tipo de sociedades los Jefes ofician como jueces, distribuyendo riquezas e ingresos, inclusive en virtud de su lugar reciben poderes políticos y hasta sobrenaturales (brujería) cumpliendo funciones sacerdotales.
En nuestro tiempo, la lingüística nos ayuda y, cuando escuchamos la palabra “Jefe”, cabe preguntarse el significado. Sobretodo porque hoy la usamos frecuentemente para referirnos tanto al rector de la universidad, como al líder de una tribu, una corporación, un destacamento o una banda. La usanza de anteponerle Jefe a un nombre o directamente decirle “Jefe”, antes de abordarle, debe comprometer nuestra atención.

Por último quiero referirme a "las sociedades de estado". Sencillamente se dan en algunos de los países agro-exportadores, donde se exporta materia prima y se importa todo el resto, donde se puede estratificar socialmente, incluyendo castas. Estos Estados tienen líderes hereditarios o electos legítimamente, que ostentan deberes sagrados y hasta ejercen poderes sobrenaturales, me refiero mas a la bruja ecuatoriana que a “lo aspiracional del gobierno”; a practicas de negocios de ciertos países africanos, a los cuales en forma inadmisible, el gobierno tiende asemejarse. 

lunes, 6 de febrero de 2017

Milton Friedman, Market fundamentalism - Milton Friedman, fundamentalismo de mercado

The economy should have abandoned in 2008 the claim of neoliberal macroeconomists to prescribe a single prescription.

La macroeconomía debería haber abandonado (2008) la pretensión de los macroeconomistas neoliberales de prescribir una receta única.

jueves, 26 de enero de 2017

PYMES RECESION:

El 96% de las 520.000 empresas que había en la Argentina eran PyMEs. Cuando una PyME vende poco es difícil que tenga ganancias, pero más difícil es que pague los impuestos-atencion gobernantes-. Si no hay ganancias ni perspectivas de ganancias, tanto PyMEs como grandes dejan de reinvertir. En general he visto pocos empresarios PyMEs que ponen dinero en su empresa cuando no gana. Puede que un Banco le preste a una PyME que no vende lo suficiente y no gana razonablemente bien-transitoriamente-Eventualmente el Banco remplaza a un necesario nuevo inversor-que se necesitaría-pero que no se conseguirá para invertir. Recapitulando, la PyME no vende, no gana y no recibe inversiones, pide al Banco que no le presta o le presta muy caro porque el riesgo es alto. Si la PyME recibe el crédito caro, además de no vender y no ganar...aumenta su deuda y su costo financiero crece, llegara el momento donde se producirá un dilema, dirá: “Quiero pagar, pero no puedo”...OK., usted ya entendió.


lunes, 23 de enero de 2017

MACRI NO DA PIE CON BOLA

Frente a la asunción de Trump, Macri enfrenta el problema de que no habrá continuidad de los acuerdos alcanzados con Obama. Expertos en América Latina, confirman la baja importancia que Trump le asigna a Macri. Obama recibió a comienzos de enero los pedidos de Argentina para tener mejor acceso al mercado estadounidense, habían arreglado la exportación de limones pero Trump se la corto de cuajo, Hoy las acciones de San Miguel se hicieron añicos. Argentina sólo envió a la asunción de Trump al Embajador Lousteau-evitando ser maltratado-, al mismo tiempo que cuatro ministros estaban en el Foro de Davos, donde no consiguieron absolutamente nada. La relación bilateral con EE.UU. tendrá menos importancia que con Cristina. Macri ira a Brasil y España, a falta de esta carta que se le ha disipado. Mayor prioridad a la relación con el MERCOSUR (lo que no quería) un escenario que no es el de Lula o Dilma con Cristina, pero algo hay que hacer. La Canciller hace agua por todas partes, si no tuviera respaldo de “vaya a saber quien”, hubiera volado con el resto de los despedidos.

lunes, 2 de enero de 2017

STURZENEGGER AL COMANDO


Hoy el que no ve los beneficios economicos de las medidas de este gobierno soy yo. 
Recuerde, desde la dimisión del Vicepresidente Carlos Álvarez (octubre de 2000), hasta la renuncia del presidente Fernando De la Rua (diciembre de 2001) pasaron solo catorce meses. Fue una profundización de medidas de ajuste como las que están preparando los dos nuevos "subordinados" de Sturzenegger, las que dieron cuenta de la magnitud y velocidad de los acontecimientos del devenir de la crisis en 2001. El otorgamiento de facultades a Cavallo apuro normativas con ayuda de su intelectual más preciado: Federico Sturzenegger. Esperemos que Federico no tropiece dos veces con la misma piedra, porque en Noviembre de 2001, después de probar "de todo", con la novedad del corralito, renuncio para dar clases en el exterior, dejando a Cavallo explicando semejante decision, solo y en llamas.
Entre los funcionarios mas destacados que condujeron a la Argentina durante el desenlace de la crisis financiera, estaba el actual presidente del BCRA, el mismo que ahora le gano la pulseada a Prat Gay. 
El proceder de Macri de “delegar responsabilidad”-algo absurdo desde la gestion de una empresa-, conlleva transferir el poder político del circulo rojo al Foro de Davos para naturalizar la dominancia financiera. Macri luce extenuado, y esta “delegando responsabilidad” como lo hizo en la C.A.B.A. con Rodríguez Larreta, desapareciendo a descansar. 
Solo un trimestre antes del estallido social de 2001 se daba un debate sobre las políticas a implementar entre los sectores afines; estaban quienes señalaban la conveniencia de mantener vigente el rumbo, y los que pretendían escalar el ajuste fiscal. Ayer y hoy ganaron los profundizadores del ajuste, la gran diferencia es que la herencia de 2015 fue muy sólida comparando ambos escenarios. Un pais creciendo 2.5%, desendeudado en dolares, con bajo desempleo. Existe margen, pero los antecedentes no les favorecen. 

En algunos casos, reconstruir e identificar los actores involucrados en la crisis de 2001, nos conducirá a las mismas personas como mencione, pero además, ahora nos recuerda el rol de Domingo Cavallo. Nuevamente el fenómeno de desplazar el poder político y ponerlo en manos de funcionarios subordinados a los centros de poder financiero internacional. Ayer fue Domingo Cavallo, hoy es Federico Sturzenegger-quien en 2001, era Director de Política Económica de Cavallo-. Por otra parte digamos que el actual ministro de Hacienda también fue funcionario de Fernando De la Rua y Carlos Menem.