miércoles, 5 de enero de 2022

LAS BUENAS NOTICIAS QUE NOS DEJA 2021

 


El Gobierno de Mauricio Macri fue un régimen de pésimos resultados económicos, baja calidad institucional y habitual desinterés por las mayorías populares; sin embargo los votos de la elección de medio tiempo favorecieron a la Alianza JxC, demostrando el éxito de la desculturización política 2015-2019.  La retórica de los macroeconomistas y los medios amigos siguen siendo fuertemente influyentes. El discurso del tándem describe al populismo  como una forma de gestionar las políticas públicas en función de las cuales el gobierno distribuye bienes y servicios en forma demagógica a los sectores populares para lograr apoyos electorales inmediatos. En octubre 2021  quedó demostrado que eso no sucede, simplemente porque es un poco más compleja la noción de populismo. 

Sin embargo prevalecieron los lectores del manual de economía de Stanley Fischer, Rudiger Dornbusch, Richard Schmalense (McGraw-Hill 1989), y sobretodo (Dornbusch y Edwards, 1991) un tanto demorados en conocer que el populismo es un fenómeno político. Los autores de aquel tiempo confundían populismo con “mala administración” o “inflación”. Según esa mirada la dictadura 1976-1983  fue populista y en cambio Evo Morales quien gobernó con baja inflación y equilibrio fiscal no fue populista (Casullo). Un disparate.

El año 2020 constituyó una tragedia económica y sanitaria a nivel mundial.  En 2021 pudimos presenciar el delicado manejo económico del Gobierno, que ha recuperado la actividad en magnitud ligeramente superior al derrumbe del nivel de actividad provocado por la pandemia. Pese a la mejoría del 10/11% del PBI en 2021(p) y con un consumo privado que se ubica por encima del que dejó el gobierno macrista, el mismo está por debajo del nivel previo a la crisis que terminó apelando a la consigna: “Espero que todo el país termine enamorado de Christine Lagarde” (Macri-2018)

Pero hay causas que explican la mala onda de las personas indocumentadas: los particulares que no pueden comprar dólares baratos para ir a Punta del Este, los empresarios que no consiguen pasar fácilmente pagos en dólares a $108, además es más difícil-no imposible-abusar del bolsillo de los argentinos, la bronca de la evidencia peronista (nunca un gobierno peronista se fue sin que crezca el PBI y se paguen las deudas) y, el terror de que las buenas noticias de la macroeconomía en 2021 sea el inicio que desemboque en la reelección del FDT. Todo esto sin contar que el elenco estable pronosticó un crecimiento del 4% del PBI. Un error de 4/5 veces el déficit fiscal primario, que tanto les preocupa. Las empresas trabajaron con un forecast de ventas 60% por debajo del potencial, por mal asesoramiento. (El forecast de ventas es la estimación y previsión de la demanda de bienes o servicios en un tiempo determinado. Con el uso de esta técnica, se intenta saber con mayor certeza qué va a pasar en el año con la finalidad de tomar decisiones más efectivas y alcanzar los objetivos deseados a priori). Las empresas que creyeron en los pronósticos de los pifiadores seriales perdieron negocios.

Los indicadores de noviembre y diciembre (p) insinúan que la economía extendió su recuperación en el último bimestre 2021, si bien corresponde explicar que se observa cierta dispersión secundaria en los ritmos de crecimientos sectoriales. Si se confirmaran las cifras provisorias del último bimestre, el PBI 2021 podría tocar 11%, dejando un arrastre estadístico para 2022 de unos 3%. La mejora de la demanda doméstica estaría alrededor de 15%, con el consumo privado creciendo alrededor de 12% y la inversión repuntando 36% anual. El superávit de la balanza comercial alcanzó los u$s 15.000 millones. Hay que señalar que la Argentina es uno de los países de mejor desempeño económico en la recuperación, a nivel regional.

Se acaba de anunciar un ajuste tarifario básico de los servicios públicos y otros privados; el tipo de cambio comienza a ajustarse por encima de la inflación-crawling peg- y; el déficit primario sigue bien controlado. La base monetaria creció en 2021 alrededor de 38% entre puntas, muy por debajo de la inflación.  El BCRA emitió para comprar dólares alrededor de 17 puntos y para asistir al Tesoro Nacional unos 21 puntos. Nada más. Se pudo esterilizar una parte colocando Leliq y Pases. Los factores contractivos de la base monetaria en 2021 fueron la venta de bonos por parte del BCRA contra pesos y la venta de divisas del Banco Central al Tesoro. Con el BCRA colocando deuda para esterilizar pesos y el sector público nacional absorbiendo fondos del sistema para tener su propio financiamiento, el crédito al sector privado en pesos creció alrededor de 45% en términos nominales. Los agregados monetarios crecieron menos que en 2020. Sin embargo la tasa de inflación tiende a acelerarse en diciembre por el bajo incremento de los precios minoristas en noviembre-de 2.5% mensual-, y en enero por los anuncios de correcciones que no tienen que ver con cuestiones monetarias. Los números provisorios para diciembre aseguran que creciendo –piso 10%-el PBI, la inflación estará entre 5 y 6 puntos por debajo de la que dejó Macri, cuando el PBI por el contrario, se desplomó 2.1% (y, sin pandemia en 2019).

Visiblemente,  2021 fue un año de recuperación económica enérgica con menor inflación que 2019. El dólar ilegal o “blue” en 15 meses perdió por goleada la batalla frente a las tasas de interés y otras opciones de inversión, contradiciendo a quienes pronosticaron entre $ 400 y $ 2.000.( https://www.lanacion.com.ar/economia/dolar/roberto-garcia-moritan-reconocio-su-error-al-vaticinar-un-dolar-poselectoral-a-400-pesos-exagere-un-nid21072021/), (https://elpaisdigital.com.ar/contenido/el-dlar-sombra-y-las-mentiras-de-cachanosky/31886)

Pese a las escasas reservas netas del BCRA, se siguen cancelando los compromisos contraídos en la era Macri, con mejor balance fiscal y monetario promedio (2016-2019) y sin desborde social. Es cierto que existía un mullido colchón tarifario del gobierno anterior y del “viva la Pepa” de servicios del sector privado. Por esa razón no existe inflación reprimida, sino más bien una mejor distribución de la carga, sobre todo, de las tarifas de los servicios públicos. La vista ahora debe estar puesta en el salario real y el empleo, aunque este último se viene recuperando.

Las negociaciones con el FMI siguen avanzando con honorabilidad. Los vencimientos  de  capital e intereses con el FMI son de u$s 4.000 millones en el primer trimestre 2022 y u$s 32.000 millones entre el segundo trimestre 2022 y 2023. Lo que exhibe la elocuente incongruencia de los fallidos acuerdos Macri-Dujovne-Lagarde, quienes pusieron al país en situación de no poder afrontar los pagos, ni con recursos propios, ni con colocaciones en el mercado voluntario del cual resultaron eyectados en enero de 2018. Recuerde que el actual gobierno renegoció exitosamente la deuda impagable contraída entre 2016-2017 con el sector financiero internacional privado. Lo cierto es que la reestructuración de la deuda, cuyo costo rebajó en u$s 37.000 millones de intereses, se cerró en el momento más crítico de la pandemia. El país se había caído del mundo en 2018 y al defaultear la deuda-reperfilamiento compulsivo-en pesos en 2019; había quedado sin la mínima chance de volver a colocar deuda en los mercados globales, con la posibilidad contingente de tampoco poder hacerlo en el mercado local. Recuerde que la reestructuración de deuda de 2001 se acordó alcanzando 95%, 8 años después del default, en lugar de los 8 meses que le tomó a Guzmán-sin caer en default-.

Con el cumplimiento estricto de los pagos de la deuda pública en dólares, las reservas internacionales brutas del BCRA siguen estando en los niveles 2020. Conmemoremos el dato, las exportaciones terminarían incrementándose en más de u$s 22.000 millones.

A los controles cambiarios que implementó Macri, se fueron asignando nuevas restricciones sobre el atesoramiento, la cancelación de deudas del sector privado y el pago de importaciones. Si bien la posición de reservas netas internacionales es escasa, una aceleración en el ritmo de corrección del tipo de cambio ira favoreciendo el tipo de cambio real. Si las exportaciones crecieron alrededor de 39%, y el saldo de la balanza comercial fue de u$s 15.000 millones, es obvio que la competitividad no está en riesgo, por el tipo de cambio.

En materia fiscal, el gobierno recibió de la administración anterior un déficit fiscal de alrededor de 1.2% a pesar de la extravagante contracción monetaria aplicada en 2019, pateando al déficit financiero proyectado para los años siguientes, -como dijimos antes-imposibles de financiar. Luego llego el COVID y el derrumbe de los ingresos fiscales en 2020, cuando ya en 2019 (con Macri) había caído un 11% en términos reales. Este año la moderación fiscal sorprendió al oficialismo y la oposición, en ese orden. En particular, el gasto primario se aceleró muy por debajo de las reales necesidades sociales. Tal como habíamos explicado acerca del cierre de la brecha fiscal, en 2021 la recaudación tributaria ascendió a 11 billones de pesos o 101.900 millones de dólares; 65.9% más que en 2020. En el peor de los casos 15% más alta en términos reales.

Decepcionando sortílegos y agoreros, nos ha ido bien en 2021, demos gracias a Dios porque el paracaídas se abrió providencialmente al cumplirse 5 años del salto al vacío.

(*) Profesor de Posgrado UBA y Maestrías en universidades privadas. Máster en Política Económica Internacional, Doctor en Ciencia Política, autor de 6 libros. @PabloTigani

 

lunes, 15 de noviembre de 2021

ELECCIONES 2021, EL DIA DESPUES

 

Por Pablo Tigani*


Situada a mediados de los ochenta-guerra fría-, narra los devastadores efectos de un holocausto nuclear en la vida de los habitantes del pequeño pueblo norteamericano de Lawrence. Sus habitantes vivían ajenos a la creciente tensión entre la URSS Y EEUU, por un conflicto en Berlín. Pero la guerra estalla y, la cercanía de Lawrence a una base de misiles nucleares americanos firmará la sentencia de muerte a la mayoría de sus habitantes. La escena final de la película “The day after” (El día después), se desvanece en color negro, cuando el profesor Huxley llama por su radio improvisada: “¿Hola? ¿Hay alguien ahí? alguien, vivo”.

El peor error que cometemos es hacer y escuchar pronósticos, tenemos un historial nefasto en la predicción de los macroeconomistas cuantitativistas y las encuestas REM que recibe el BCRA. Ni hablar de los presidentes del BCRA y los ministros de economía. Al enfocar nuestra atención sólo en escenarios políticos extremos, desatendemos otras posibilidades. En el proceso, los macroeconomistas se tornan más vulnerables a los archivos en Youtube. Los relatos tergiversados perpetúan la ilusión de que “los macroeconomistas televisivos” pueden comprender y predecir el entorno social y económico que nunca han entendido. Usan equivocadamente la retrospección para predecir. Lamentablemente, tanto los hechos como la investigación muestran que los pronósticos pasados no tienen relación alguna con los sucesos acaecidos. Los consejos de estas celebridades constituyen el imperio de los charlatanes.

 “La mejor manera de predecir el futuro, es creándolo” (Peter Drucker). Una frase repetitiva que escuché hasta el hartazgo la semana anterior a las elecciones de medio término fue ¿Qué va a pasar el lunes? El domingo 14 de noviembre estuve contestando a los medios que hicieron la misma pregunta hasta antes de las 21 hs. Mi respuesta fue la del maestro Peter Drucker. Pero el banco de inversión ex socio de Clarín-Goldman Sachs-dice que los resultados de las elecciones del domingo de Argentina pueden complicar las conversaciones con el FMI y precipitar una gran devaluación.

EL FAMOSO CLUB DE LA DEVALUACIÓN

Es probable que la volatilidad macroeconómica y financiera de Argentina se mantenga alta después de las elecciones de mitad de período celebradas el domingo, y dados los grandes desequilibrios actuales, una gran devaluación a corto plazo parece inevitable, dijo Goldman Sachs-que estuvo al borde de la quiebra en 2008 y, fue salvado por el Gobierno de los EE.UU.- en un informe a los inversores. Con el partido gobernante de Argentina sufriendo una segunda derrota electoral este año, el país puede ver un mayor riesgo en las negociaciones en curso con el Fondo Monetario Internacional y enfrentar medidas populistas adicionales en el corto plazo, según Goldman Sachs. Sin embargo hoy lunes, subieron los títulos públicos argentinos, los bonos Globales en dólares mostraban subas de hasta (+2,8%), encabezadas por GD41D, y secundadas por el GD35D (+2,4%) y, el Riesgo País cayó 43 basis points (-2,5%) y taladraba los 1.700bp, como respuesta a la derrota del oficialismo en los comicios de medio término que se celebraron ayer.

En reacción a las elecciones de mitad de período del domingo en la nación sudamericana, el banco de inversión dice que las divisiones dentro del gobierno pueden profundizarse y que “la disidencia interna sobre la dirección de la política podría crecer aún más”. Nada más falso, el miércoles17 (pasado mañana) habrá una expresión popular impresionante de apoyo de todos los movimientos sociales, y las diferentes Centrales de Trabajadores. Esta elección ha unido al Frente de Todos que preside el presidente Alberto Fernandez.

Según los resultados oficiales reportados por Clarín (ex socio de Goldman Sachs), la coalición gobernante Frente de Todos perdió el control del Senado ante Juntos por el Cambio, pasando a ocupar solo 35 plazas de una mayoría de 41 escaños. Es que el Senado juega cuestiones provinciales de negociaciones y Alianzas, donde la fortaleza del Poder Ejecutivo es crucial. Nada es tan difícil de negociar en el Senado.

Un frase como “Este telón de fondo aumenta el riesgo de una combinación de políticas (incluso) más heterodoxa / intervencionista que podría complicar aún más la ya difícil negociación de un programa del FMI para volver a perfilar las fuertes amortizaciones en los próximos años”, que escribió hoy el economista Alberto Ramos, adquiere una posición ideológica y política que ignora que en los 4 Gobiernos peronistas, con políticas heterodoxas e intervencionistas el PBI creció de una manera amplia, entre 1945-1955, 1973-1975, 2003-2015. Inclusive en su versión neoliberal el Gobierno peronista de Menem creció con hetero-ortodoxia. Es un problema en la Argentina que no se estudia historia, ni se establecen diferencias entre un doctor, un máster, un licenciado y un perito mercantil, cuando se trata de análisis político economico. Y, cuando habla un analista financiero, generalmente responde a una escasa formación cultural, y excelente pero excesivo enfoque cuantitativo que no aporta demasiado.

“Perder el control del Congreso implica que el gobierno tendría que negociar con una oposición más fuerte y revitalizada que podría conducir a un proceso de formulación de políticas ruidoso y volátil. En general, es probable que la volatilidad macro y financiera se mantenga alta y dados los grandes desequilibrios actuales, una gran devaluación a corto plazo parece inevitable”, dijo Goldman en el informe. Claramente con fuerte interés en desbancar al Gobierno de Alberto Fernandez.

Es un error de análisis por desinformación, en la oposición ya hay por lo menos 4 candidatos a presidente y, la verdadera pelea esta dentro de la frágil Alianza anti peronista.

Programa del FMI

En un mensaje pregrabado que se dio a conocer el domingo por la noche, el presidente de Argentina, Alberto Fernández, dijo que el gobierno presentará al Congreso un nuevo programa económico la primera semana de diciembre. Clarín (el verdadero partido de la oposición-muleta del PRO, la UCR y la Coalición Cívica) informó que el programa podría ser el mismo plan ya discutido con el FMI, cuyo contenido y metas macroeconómicas aún se desconocen. Sin ofrecer detalles. El llamado dólar “blue” (ilegal) cotiza a la baja, alcanzando $ 199 por dólar. El billete informal venía de caer $6,50 el viernes y de registrar un máximo histórico intra-diario de $207 el jueves pasado, según un relevamiento del diario ambito.com en el Mercado Negro de Divisas.

CONTRADICCIÓN

En su conjunto, es probable que el mercado “adopte una visión netamente positiva” de los resultados electorales, dijo Goldman Sachs. “Una composición del Congreso más favorable al mercado podría conducir a controles y equilibrios más efectivos y, en última instancia, a un cambio de régimen de políticas en 2023, pero también existe el riesgo de políticas más populistas a corto plazo”.

Los NÚMEROS EN EL MUNDO Y LA ARGENTINA

En 2020 (durante la pandemia) se destruyeron 225 millones de empleos en el mundo según la O.I.T., el PBI argentino ese año cayó 9.9%, pero se recupera al 9.1% en 2021. En los mismos años tomados: Francia se desplomó 8.3% y recobra 5.5%, Italia se hundió 8.8% y rescata 5.5%, Italia se destruyó 10.83% y redime 5.5%, México se abatió 8.95% y reconquista 5.9%. Inglaterra tuvo la peor caída en 300 años en 2020 (-9.76%).

La inversión en la Argentina se recuperó vigorosamente, respecto a 2020 (+20.4%), en relación a 2019 (+16.3%), en proporción con 2018 (+8.4%) (Fuente: Orlando Ferreres). Los números revelan que existe mayor inversión con el Gobierno de Alberto Fernandez en medio de la pandemia, que con Macri (2018-2019) sin pandemia. Las exportaciones son record en 9 meses u$s 58.000 millones (las más altas desde 2011), con un superávit comercial de u$s 12.300 millones (el más alto desde el año 2009). La industria creció (+11.4%) respecto a 2020, (+10.4%), en relación a 2019, (+8.8%), en proporción con 2018, según Orlando Ferreres. En los 48 meses del gobierno de Macri, 46 meses se destruyó empleo. Hoy en medio de la pandemia hay 35.000 puestos industriales de trabajo más que en 2019 sin pandemia. Las exportaciones automotrices treparon 57% en septiembre (cifra más alta en 4 años). Los despachos de cemento crecieron en septiembre 18.3% (segundo registro más lato de la historia) Fuente: Consultora PxQ. La recaudación de impuestos creció 58% en octubre (la más alta en términos reales desde 2015) Fuente: AFIP.

CONCLUSIÓN

El riesgo más grande consiste en “no pensar”, sobreestimamos las capacidades de macroeconomistas fracasados y subestimamos una y otra vez que lo que ellos dicen puede salir mal. Los antiguos consideraban que el orgullo desmedido era el mayor defecto, y los dioses lo castigaban sin piedad. Observe Youtube y vea la cantidad de macroeconomistas de TV que recibió una retribución fatal por su engreimiento excesivo. Aquiles y Agamenón murieron pagando el precio de su arrogancia; Jerjes que destronó a la reina Vasti por no correr inmediatamente a su llamado, fracasó debido a su vanidad cuando atacó Grecia; y muchos estrategas a lo largo de la historia han muerto por no reconocer sus límites. Cualquier inversor o empresario del famoso coloquio que no examine que los macroeconomistas constituyen su talón de Aquiles está destinado a perder dinero. Eso sí, los coloquios son muy divertidos con los chistes de las celebrities macroeconómicas.

(*) Profesor de Posgrado UBA y Maestrías en universidades privadas. Máster en Política Económica Internacional, Doctor en Ciencia Política, autor de 6 libros. @PabloTigani

 

miércoles, 10 de noviembre de 2021

¿COMO ARREGLAR CON EL FMI EN 5 MINUTOS?

 

Por Pablo Tigani*



No es inteligente hablar de default, ni perspicaz hablar de “acuerdo o no acuerdo”. Salvo para quienes quieren manejar la agenda de Alberto Fernandez. La Argentina no está en default y se encuentra negociando, lo que estamos escuchando es lo que los intereses alineados con el FMI quieren difundir. Es así como se renegocia deuda.

Xi ha conversado sobre la inexorabilidad de la reunificación China-Taiwán, una amenaza que puede transformar la paz mundial, en potencial escenario de guerra. Ah pero en Argentina los macroeconomistas dicen que “no hay plan”. Como dice el inefable Alfredo Casero: “quiero flan”. Mientras tanto, los bancos centrales de los “países serios” aportan la mayor incertidumbre monetaria desde el final de la segunda guerra mundial, saliendo de una política extravagantemente expansiva. EE.UU. supero entre 2020-2021 en 25%-ajustado el dólar- el costo total del triunfo la segunda guerra mundial.

Remitiéndonos a Kant “tiempo y espacio”, “a priori y a posteriori”. Cuando se está renegociando una deuda no se revelan las verdaderas intenciones. La agenda de “saber qué pasa” es la del establishment internacional, no la de gente que “sabe cómo y qué se puede hacer”. Si queremos ayudar, dejemos a los que saben de finanzas, confiemos en quienes están a cargo de la negociación con Martin Guzmán. Los ultra kirchneristas deberían repasar que Néstor Kirchner no amenazó, ni creyó en el fin del mundo. Aguantó. Dejemos las consignas Trotskistas para Nicolás del Caño, porque con el FMI hacerse el Che Guevara no suma. Se va negociando y, cuando llega el vencimiento, si los dólares no están, habrá que ver qué pasa con la entidad que otorgó un préstamo enorme. La sorpresa no solo es un factor político clave, es la llave de una negociación financiera. Por el momento las noticias del mundo pasan por los submarinos que EE.UU. le vendió a Australia, Taiwán y su ministro de defensa que dijo que China estaría en capacidad de invadir la isla y el misil hipersónico con capacidad nuclear que disparó China  que dio la vuelta al mundo.

LOS 5 MINUTOS FATALES

El tratamiento de la cuestión “fondos buitres” fue sorprendentemente veloz. La velocidad de endeudamiento en 2 años fue record mundial. Brasil, Chile, México, Perú, Colombia, Venezuela y Uruguay estuvieron expuestos a las mismas falencias del régimen contractual internacional (peor calidad crediticia), sin embargo consiguieron el “grado de inversión” o Investment grade (Fuente: Juan J. Cruces en base a Institutional Investor magazine). Macri-Prat Gay, Sturzenegger, acordaron en 5 minutos, pero mal. No consiguieron calificaciones ni siquiera cercanas, no sufragaron menos de 7/8% anual (grado especulativo) 3.5/4 veces lo que pago el Gobierno populista, dirigista y estatista de izquierda de Evo Morales.  Económicamente, el beneficio de arreglar en 5 minutos no mejoró los costos nunca en 4 años. Según Cruces en 2013, si Kicillof mostraba voluntad de resolver el problema en términos razonables, reconociendo ciertos derechos de los litigantes, ni siquiera hacía falta pagar todo lo que pedían. Los resultados de litigios de hold outs mostraban que la mayoría pactaba (1976-2010) Fuente: Schumacher, Trebesch y Enderlein, 2014a.

Pero Macri-Prat Gay arreglaron en 5 minutos, y lo positivo se convirtió en negativo, la enorme capacidad de colocar deuda que brindaba un país con bajísimos niveles de endeudamiento (Dujovne), le permitió volver a los mercados financieros globales con una rapidez inusitada. En el primer año de Gobierno de Cambiemos  la colocación de deuda externa fue de alrededor de u$s 42 mil millones. Para cancelar los pagos trabados por Griesa 2014/15 unos u$s 3.000 millones, para pagarle a los fondos buitres u$s 8.700 millones. Al 15 de diciembre de 2015, la deuda total estimada con el sector privado y organismos multilaterales era de u$s 83.710 millones (20% del PBI; 13% del PBI con el sector privado, 7% del PBI con organismos internacionales), “cero con el FMI”, termin siendo 5.5% más del PBI, solo con los fondos buitres, llegando a un total de u$s 106.000; 31% del PBI en deuda intra sector publico- y 5.5% del PBI de LEBAC.

El enfoque ideológico que implicó el apotegma “volver al mundo” se convirtió en solo 2 años en un enemigo autogenerado al servicio del desastre de la política doméstica, muy bien aprovechado por el estrecho vínculo del equipo economico y los bancos e inversores internacionales, tras una década de desendeudamiento. Las visitas de Obama, Trump, Renzi, Hollande, Merkel, Macron y la fiestita propia del G20, nunca marcaron diferencia en términos de inversión y negocios para la Argentina.

POLÍTICA FISCAL Y MONETARIA

En el mercado de cambios se pasó de un sistema de tipo de cambio fijo con controles de capitales a un sistema de tipo de cambio con flotación sucia sin controles y una política monetaria autónoma (Prat Gay-Sturzenegger), derrumbaron el esquema de control y unificaron el mercado cambiario.

Desde el 29 de enero de 2016, en solo 33 días corridos se perdieron u$s 2.000 millones en reservas. Además se eliminaron retenciones a las exportaciones y subió el mínimo no imponible a las Ganancias, mientras aumentaron las tarifas eléctricas y de gas, en forma extravagante. Las tasas de LEBAC y el call se establecieron entre 36.5% y 38%, permitiendo una bicicleta jamás alcanzada. El BCRA acumuló pérdidas en el mercado de dólar futuro por más de $75.000 millones ($42.450 millones en diciembre 2015, $9.000 en enero 2016, y $25.000 en febrero 2016) por efecto de la devaluación. Contra su propia opinión el equipo economico apeló casi exclusivamente a una política monetaria contractiva sin corrección fiscal. Así resintió excesivamente el crédito y el nivel de actividad económica. El Gobierno comenzó su mandato con aceleración de la inflación y caída del nivel de actividad.

Si bien se fijaron metas de reducción gradual del déficit fiscal y de inflación, para 2016 se anunció una meta de déficit primario de 4.8% del PBI y una meta de inflación de 20/25%, que en realidad fueron 7.5% y 41% respectivamente. En otro orden de cosas, la inversión alcanzó apenas 14 puntos del PBI, el menor ratio de toda la región, y más bajo que en todas las recesiones anteriores. En materia de inversión-desde el comienzo-la administración Macri no pudo generar optimismo, sino todo lo contrario.  Como el PBI no creció, cayó la relación capital/producto. Asimismo, una parte del stock de capital se tornó menos productivo como consecuencia de la eliminación paulatina del subsidio necesario para la energía y del aumento del precio de oferta del gas para estimular producción-absolutamente innecesario-que afectó la competitividad de las industrias intensivas en gas. El año terminó con una caída de 2.3% del PBI, en lugar de crecimiento de 3.5% como había previsto el equipo económico. Un error de pronóstico de alrededor de u$s 30.000 millones, viajaron 5.7% del PBI.

El déficit fiscal y LA DEUDA EN LA ARGENTINA

Según el mismo estudio, el resultado final del sector público argentino (nacional + provincial + municipal) como porcentaje del PBI: 1961-2013, proporcionó un déficit promedio 1961-2013 de 4.2% del PBI (Juan José Cruces, Ph.D in Economics, University of Washington, rector de la Universidad Torcuato Di Tella). Entonces si quitáramos los 7 años de superávit y 3 años de bajo déficit del periodo kirchnerista, hubiésemos superado el 7% de déficit, incluyendo el periodo de convertibilidad. ¡Uf! -¿Un éxito fiscal el kirchnerismo?- Esto es data.

En todas partes, pero especialmente en la Argentina, la deuda pública históricamente detiene la acumulación de capital, coloca en riesgo la estabilidad del sistema económico y financiero, haciendo que resulte imposible administrar la política monetaria y más tarde es difícil evitar el estallido social (2001). Los elevados déficit gemelos record de 2017, a través de la deuda redistribuyeron la carga proyectada para el largo plazo y, se volvieron un grave inconveniente, al registrarse un vertiginoso acervo en solo 2 años. En diciembre de ese año se había alcanzado el máximo de  casi 3 décadas (alrededor de 13% del PBI).

Los sucesivos gobiernos se verán obligados a subir los impuestos o bajar el gasto primario para cancelar deuda. No obstante se alcance el equilibrio presupuestario, si los mercados y los organismos multilaterales de crédito accedieran al simple roll over (renovación permanente de la deuda), se debería colocar mas deuda para pagar los intereses sobre el stock, o la misma iría creciendo en forma consistente con la tasa de interés promedio que se vaya devengando.  

LA MENTIRA COMO CARÁCTER

Para cristianos y judíos La Biblia reprueba la mentira en cuanto refute y, especialmente cuando destruya la comunión basada en la fidelidad que la persona le debe a Dios y a sus semejantes. Este es el sentido del mandamiento: “No darás falso testimonio contra tu prójimo”. También habla de la persona que es genuina, congruente, amiga y merecedora de confianza; Jesús dice sobre Natanael: “He ahí un israelita de verdad en quien no hay doblez”. La mentira es doblez, deslealtad, falsedad, hipocresía, etcétera. La autenticidad es la clave de un dirigente que construye su liderazgo con eficacia. Con hechos concretos que respaldan sus dichos, ya que el supuesto fundamental para producir credibilidad política o financiera consiste en que el orador que adquiera un compromiso lo cumpla, de modo que se pueda confiar en él. En el sector privado la franqueza es el recurso más fácilmente identificable para obtener vínculos con el mercado. Y se logra siendo consecuente lo más iterativamente posible con el cumplimiento de las promesas. “Los mentirosos no heredaran el Reino” (San Juan 8:44), pero además no deberían poder engañarnos otra vez.

(*) Profesor de Posgrado UBA y Maestrías en universidades privadas. Máster en Política Económica Internacional, Doctor en Ciencia Política, autor de 6 libros. @PabloTigani

 

 

LA MANCOMUNIDAD EXALTADA Y PLUTOCRÁTICA

Por Pablo Tigani*



La nueva derecha argentina es una conjunción de elementos emergentes de la Alianza Cambiemos que combina la falsa y ofensiva supuesta superioridad moral y estética de su discurso amoral y mal educado. Comunican mentiras con absoluta desinhibición social pública, mediante una agresividad sin precedentes. Se enfurecen contra la ciencia y la razón. Los que llegaron como apolíticos (PRO 2002) y sus nuevos vecinos (libertarios 2020) despreciaban a los políticos, pero ahora son parte de “la casta política” que denunciaban. Tienen ambiciones políticas feroces y hambre de poder. Apelan tácitamente a viejas consignas nazis (“somos superiores estéticamente”-Milei). Macri ya negocia con Milei. Buscan captar nuevas formaciones resentidas entre la población urbana, machista y cristiana. La idea es salir del hoyo del fracaso de 45 años. Están llenos de furor anti democrático impúdico. Hablan del país y el Gobierno nacional, como si no hubiera mundo ni pandemia, ni Poder Judicial. ¿Ignoran lo que está pasando, o su cerrazón es producto de ese espíritu fascista que no quiere mirar, no quiere saber, ni reflexionar?

¿COMO ESTA EL MUNDO en cifras del tercer trimestre anualizadas?

El PBI mundial crece al 3% en el tercer trimestre, por debajo del 4.4% del primer semestre (cae 1/3). Debido al desplome del PBI de China que se contrajo (-3.3%) en el tercer trimestre 2021 y, a la moderación del crecimiento de EE.UU. con desaceleración del consumo en el tercer trimestre (1.6%). Mientras tanto Europa brilló en el tercer trimestre con un crecimiento de 9.1%, Latinoamérica crece (4.7%), donde Argentina crece al 12% (casi el triple del promedio). Pero el consumo mundial se desaceleró y se vio afectado por el aumento de la inflación. Los bancos centrales han sido laxos, dieron dinero fácil en abundancia y a tasas bajas y ahora la incertidumbre pasa por la política monetaria. La más floja de los últimos 50 años. Según la orientación de Milei, habría que incendiar al BCE (Banco Central Europeo), la FED (Reserva Federal de los EE.UU.)

El BCE y el BCJ (Banco Central de Japón) permanecen en pausa, y el BCE no ha dado señales de programas de compra de activos para la recuperación. En cuanto a la FED, reconoció que la inflación está por encima de lo esperado, y tardará más en bajar. La FED está lista para iniciar el tapering (la reducción gradual de la compra de activos financieros). Algunos bancos centrales ya iniciaron la moderación de su política monetaria. El Banco de Canadá decidió terminar con sus compras de QE (Quantitative Easing), mientras que el Banco de Inglaterra comenzaría con una suba de su tasa de interés de 15 bs (basis points), seguida de dos incrementos de 25 bs en 2022. Es probable que se haya acortado el lapso esperado entre el fin del tapering (mediados de 2022) y el comienzo de la suba de la tasa de interés de los federal funds (fondos federales estadounidenses). Con suba de los costos laborales del sector privado aumentando al ritmo más rápido en 23 años, la presión inflacionaria puede ser permanente, lo que probablemente haga que se agreguen dos subas de la tasa de interés de la FED en 2022.

Durante más de una década, la percepción del mercado laboral se movió bastante a la par de la percepción de la economía. Hoy la percepción del mercado laboral se encuentra en un nivel alto, existe mucha demanda de empleo con salarios que aumentaron en los EE.UU., y eso presiona al alza la inflación, mientras la economía viene bajando y la gente no percibe la mejora en su nivel de ingresos.

La suba de los precios de la energía tiene que ver con la descarbonización de China, las dificultades en Europa con el suministro de gas de Rusia y, la decisión de la OPEP que mantuvo las cantidades ofrecidas pese al aumento de la demanda. Para 2030, el presidente Biden quiere reducir 50% las emisiones de gases efecto invernadero causantes del calentamiento global, provocadas por las plantas de generación a carbón, automóviles, y el uso de otros combustibles fósiles. El problema con la transición energética es que no ocurre espontáneamente. La velocidad de cambio para reemplazar parte de la generación con combustibles fósiles por renovables, o reemplazar el parque automotor por autos eléctricos, exige tiempo. Además si la OPEP no aumenta las cantidades podría llegar a dar lugar a un aumento transitorio del costo de las energías renovables.

En otro orden de asuntos internacionales, la dirigencia de China no acepta ni la separación de Taiwán, ni tampoco que Hong Kong tenga sus propias instituciones. Xi Jinping ha hablado sobre la inexorabilidad de la reunificación China/Taiwán y esta amenaza puede terminar transformando la rivalidad estratégica EEUU-China en un escenario de guerra potencial. Xi pretende afianzar la soberanía china en Taiwán y hacerse de la importante fábrica de semi-conductores TSMC. El PC chino ha adoptado políticas contra de los grandes millonarios de las empresas tecnológicas. Existen problemas con las grandes constructoras inmobiliarias, sobreendeudadas, que reciben el 60% de los ahorros de la gente. Inquieta el endurecimiento del enfoque oficial hacia las empresas tecnológicas y los constructores inmobiliarios. Se celebra el VI Plenario del Comité Central del Partido Comunista Chino, antes de la Reunión del Congreso de 2022 donde seguramente Xi Jinping será consagrado como presidente por un nuevo período. Está previsto que en el Plenario Xi explique "el socialismo de características chinas en la nueva era”. En Brasil, el gobierno de Bolsonaro, con imagen deteriorada (Lula lo aventaja por 20 puntos en las encuestas) tiene planes de aumentar el gasto público. Con los planes fiscales expansivos de Bolsonaro, las expectativas de inflación se han disparado y ya es hoy la más alta en 26 años (10.34% anual). Incertidumbre fiscal e incertidumbre política, pérdida de credibilidad. Este año Brasil no crece.

FMI Y LAS NEGOCIACIONES

Los vencimientos de la deuda en dólares son impagables. Y los vencimientos de la deuda en pesos se siguen acumulando, con creciente estrés para colocar deuda en el mercado local. Desde julio 2020 a septiembre 2021, la deuda pública en pesos creció fuerte en términos nominales, sin satisfacer las necesidades amplias de la población. Pese al incremento récord de  u$s 21.600 millones de las exportaciones 2021, lo que implicaría un incremento de 39% anual, el Gobierno no pudo salir de un creciente estrés cambiario e incremento de la brecha. La realidad es que llegamos a las elecciones, con un sinnúmero de dificultades y asuntos pendientes que avivan el fuego del descontento ciudadano.

El objetivo oculto de los oportunistas sigue siendo desmantelar la sociedad, asfixiar la democracia y sujetar el Estado para asegurar un escudo para las fuerzas de la corrupción que gobernaron cuatro años. Son los mismos libretos con iguales y diferentes actores del mercado, anti igualitaristas, anti sociales, mintiendo, convocando gente enojada. Es que el neoliberalismo fracaso y busca una nueva identidad, pretendiendo que la culpa de sus desastres económicos y políticos son de otros, mintiendo noche y día por los medios hegemónicos. La democracia ha sido asfixiada y deshonrada, entre 2016-2019. El efecto ha sido el opuesto a los objetivos de permanencia. En vez de acertar con la economía, y demostrar ser capaz de dirigirla, tomaron el Estado para favorecer a las grandes industrias, la agricultura, las petroleras privadas, las farmacéuticas y las finanzas. Construyeron una ciudadanía vulnerable a la demagogia amarilla, condenando la soberanía y la acumulación de capital, fugándolo. Pero increíblemente en dos años, las energías políticas antidemocráticas crecieron otra vez en magnitud e intensidad y, dieron lugar a un conjunto de monstruos lacayos, a merced de los poderosos intereses económicos y un fervor extraño, sin coordenadas, ni espíritu, ni responsabilidades democráticas, ni siquiera afectos constitucionales, y por lo tanto no hay límites claros. Votemos con responsabilidad.

(*) Profesor de Posgrado UBA y Maestrías en universidades privadas. Máster en Política Económica Internacional, Doctor en Ciencia Política, autor de 6 libros. @PabloTigani