Barra de vídeo 1

Loading...

lunes, 18 de enero de 2010

Al Qaeda Economics (Chapter I)

La tasa de interés, es el arma de destrucción masiva con silenciador incorporado mas contundente de su accionar por el mundo, muy superior a las utilizadas en Nagasaki e Hiroshima, capaz de realizar exterminios masivos. La suba de un punto porcentual en la tasa de interés variable de la deuda de un país promedio (cuya relación Deuda/PBI es de 50%), resta instantáneamente 0,50% del PBI, en términos de gasto público, solo para atender los servicios financieros. Esto se traduce en términos del sector público en una reducción de dinero aplicado a financiar hospitales, escuelas, policías, jubilaciones, o empleo estatal. En el sector privado, provoca desaceleración de la actividad económica, desincentivo a la inversión (menos fábricas o reducción de turnos) y desempleo proporcional a las dos primeras menciones.
Aunque claramente son terroristas, dadas las pérdidas que ocasiona su accionar, no operan como una organización o un movimiento, no obstante existe una de red de terrorismo económico. No hay un Osama bin Laden, pero hay cientos de analistas políticos, economistas y comunicadores sociales que coinciden en su cariz con el mismísimo bin Laden. Obviamente en un extremo podemos ver la enorme coincidencia de quienes piensan y actúan desde el mesianismo fundamentalista. Sirven al dios Dinero, y sus profetas anuncian por todo el mundo las bondades de la libertad incondicional de los mercados. Ciertos economistas comparten el hecho de haberse educado en prestigiosas universidades como el líder Talibán, que estudio en Inglaterra. En el resto, coincide el hecho de haber recibido diferentes tipos de financiamiento en sus estudios, lugares en empresas u organismos, con un obvio interés resarcitorio y transaccional, como las que recibió el asesino talibán, y como antiguamente otorgaba Babilonia a los cautivos, en los tiempos de Nabucodonosor.
La estructura es informal, pero tienen cientos de militantes en el mundo y redes de contactos que les otorgan una muy amplia movilidad de acción, es por eso que ofrecen una gran dificultad a los gobiernos que deseen desarticularlas. El presunto objetivo es reunir a todos los países bajo un mismo pensamiento, lo estimulan de modo informal, pero regido en forma estricta bajo las leyes de los mercados que estarán siempre por encima de la Constitución. Para ellos,-aunque no lo dirán abiertamente-aquellos gobiernos que no se ajustan a estas políticas deberían ser sustituidos. Desde su principio, “Al Qaeda Economics” ha considerado a todo lo que no es propio de su forma de pensar, como enemigo, y ha entrenado a todos los alumnos de las universidades de mejor marketing mundial, para embarcarse en una guerra furibunda, como forma de resolver los asuntos económicos. La disputa es contra aquellos que están fuera de sus extremos básicos, en especial, contra los países de idiosincrasia independiente.

No hay comentarios: