Barra de vídeo 1

Loading...

sábado, 13 de febrero de 2010

Nuevo orden económico internacional

Se encienden las alarmas de default desde los países bautizados “PIGS” (Portugal, Ireland, Greece, Spain), por la ya insipiente, aunque proverbial, xenofobia europea. No obstante la imprudencia de esos países, que creyeron ser desarrollados, y están mostrando desarrollados, de una magnitud “ultra emergente”, confirman la ridiculez de los economistas que los encomiaban.
Grecia, tiene un déficit fiscal financiero equivalente a 12.7% del PBI y, un nivel absurdo de endeudamiento, donde la deuda pública en términos del PBI asciende a 113.4%. Paradójicamente, aunque su costo de financiamiento ha subido 82%, de 205 a 375 puntos básicos sobre Treasuries Bonds; con los mismos ratios, Argentina tendría 150 mil basis points de riesgo país, al tiempo de ser “boleta” cincuenta mil trimestres antes.
España con un déficit fiscal de 12.3% del PBI, tiene una deuda que representa 50% del PBI. Irlanda, con un déficit de 12.1% del PBI, tiene una deuda vecina a 76 % del PBI. Portugal, mantiene un déficit de alrededor de 7% y, su deuda representa 116.3% del Producto. Italia, la que fue séptima potencia del mundo, arriba a 5.6% de déficit, proyectando una deuda de 68.6% del PBI.
La situación fiscal de Grecia, y su larga historia de defaults, más las mentiras detectadas por el FMI, la revelan poco creíble. Un ajuste fiscal y una fuerte ayuda de la Unión Europea evitarán una reestructuración de su deuda, según manifestaron los líderes europeos, en un exceso de voluntarismo y sin ninguna precisión.

El gobierno griego se ha comprometido a modificar su déficit fiscal en los próximos años, mediante el “Programa de Estabilidad y Crecimiento”. Este plan consiste en reducir de manera radical e ilusorio su déficit primario, para bajar el ratio de deuda en términos del PBI, reduciendo el déficit primario del año 2009 de 7.7% del PBI a 3.5% en 2010, para lograr el equilibro en 2011. Se trata de una cruzada incomparable con cualquier situación de un país europeo, por esta razón genera muchas dudas entre los analistas. No obstante las expresiones voluntaristas, los recortes de gastos o suba de impuestos que propenden a bajar el déficit, mas allá de obtener la aprobación formal parlamentaria, necesitarán un “si” de la sociedad, que aparentemente no estaría dispuesta a soportar un ajuste de tamaña magnitud.
Grecia es el país que mejor exterioriza el desastre europeo, acabamos de enterarnos de la verdadera caída del PBI de Alemania en 2009.
Existen crecientes dudas respecto de la velocidad a la que se podría recuperar Europa. Sigue muy débil la demanda doméstica en casi todos los países miembro, Europa ha perdido competitividad, el sector externo se recupera muy lentamente, y una eventual disminución del gasto podría tener efectos negativos sobre el ritmo de expansión de la demanda doméstica.
España, con su comportamiento de "nuevo rico"; está verdaderamente enredada en una recesión que presenta una tasa de desempleo de alrededor del 19%, más un déficit fiscal de 12.3% del PBI. Existen muchas dudas sobre el país que ostenta la mayor cantidad de defaults, en toda la historia económica mundial. Las calificadoras de riesgo le bajaran la nota a la deuda española, mientras el gobierno socialista pierde popularidad de manera creciente, en una sociedad de creciente propensión conservadora. Concretar un ajuste fiscal para que los mercados crean que España va a pagar, puede sacar a Zapatero por la ventana, cuando lo que tiene que hacer con esa extravagante tasa de desempleo es, estimular el gasto y de ninguna manera contraerlo. El "sindrome Cavallo" comienza a despuntar en Europa, es que ni los españoles ni sus socios pueden devaluar por su compromiso con el Euro, a eso se suma la amenaza que Alemania y Francia impulsen una suba de las tasas de interés, si comienza su recuperación, y las expectativas de inflación asoman. Si esto sucede, si la tasa de interés llega a subir en Europa, la situación para la economía real de España puede tornarse explosiva.
Las asimetrías de los países de la Eurozona pueden complicar la política monetaria del Banco Central Europeo, porque lo que necesita Alemania y Francia luce inadecuado para el resto. Puede haber tarjetas rojas en el futuro, el "Don Pirulero" puede ser el camino más fácil para fortalecer el Euro.
No ha trascendido, pero la Unión Europea en un futuro cercano, quedará integrada por diez países. Se agregará en el tramo postrero un último país que hoy no está, y se constituirá en el líder. Los números expuestos nos anticipan que los cambios se están precipitando a una velocidad inusitada. Tres países de la Unión Europea se van a oponer al ingreso de el último integrante-que va a ser el líder- y, obviamente se van a tener que quedar afuera de la Unión. Este último en llegar, será el miembro clave, aquel que establecerá el nuevo orden económico internacional.

Que descubran los eruditos: -¿Cual es el país que establecerá un nuevo orden económico internacional? -, y, ¿Cuales son los tres países de la UE que se opondrán a su liderazgo, quedando fuera del bloque?

No hay comentarios: