Barra de vídeo 1

Loading...

martes, 16 de febrero de 2010

Malvinas son Argentinas

Hace un mes eran los guardianes de las reservas del BCRA porque “…son de todos los argentinos...” , hoy, después de haber sido el número dos en Cancillería, Redrado hace mutis por el foro sobre el episodio con el Reino Unido. Ni hablar de los parásitos profesionales del servicio exterior de la Nación, muchos de ellos estudiaron en universidades públicas y aún siguen viviendo del estado. No han dicho una palabra.-Los que les hemos pagado los estudios y sueldos con nuestros impuestos, nos pregntamos -¿a quien sirven?- Mas bien se han "servido" del servicio exterior de la Nación, de la política y de la gente. -¿Y los políticos y diputados no oficialistas que se rasgaban las vestiduras por el Fondo del Bicentenario?... Carrió, Prat Gay, Sanz, Morales, ningún adalid defensor de las reservas del BCRA acompaña los reclamos de las reservas petrolíferas y el territorio nacional. Inclusive, algunos que lo hicieron en 1982, pero ahora callan.
En medio del nerviosismo que instala la inminente exploración petrolera en las islas Malvinas, la presidenta pidió que se respete el derecho internacional y, le reclamó a Naciones Unidas que haga cumplir al Reino Unido las disposiciones que lo instan a negociar la soberanía. El Reino Unido ha desoído sistemáticamente las resoluciones de la ONU y se ha negado a negociar para resolver el conflicto. Así, la presidenta defendió su decisión de frenar la incursión de buques de cualquier nacionalidad que operen en los puertos de las Islas Malvinas, sin previa autorización del gobierno argentino.
Nuestros prohombres nos protegieron del prejuicio que se inyectó entre los criollos desde antaño, el que aseguraba que si no nos subordinábamos al señorío imperial nos “caeríamos del mundo”.- ¿Le suena...?-.
Aquellos próceres esclarecidos se opusieron a semejante manipulación, también resistieron los ataques bélicos, rechazando a esta potencia amenazante que cuando no intentaba invasiones militares, llegaba a nuestras vidas a través del comercio de carnes, mediante sus cómplices vernáculos. Para rechazar las embestidas británicas durante dos siglos, hemos invertido vidas y materiales; recientemente con la entrega total y abandono valeroso, de nuestros jóvenes que en 1982, pelearon por la Argentina.
Es una regla en la vida de las naciones y los pueblos que anhelan su emancipación, que "todos juntos" han de luchar para sobrevivir, aun después de obtener la soberanía, deberán cuidarla.
Desde hace 28 años, las Malvinas tienen un valor incalculable para los argentinos, es bueno que lo que es de gran precio para nuestro pueblo, lo defendamos con todas nuestras energías.
Aquin en New York, en este edificio (Organizacion de las Naciones Unidas-ONU) hay suficiente evidencia acumulada, los funcionarios tienen incumbencias en los temas relacionados con soberanía y colonialismo, pero para Gran Bretaña parece que no.
Aunque a usted le parezca mentira, lea entre líneas, ya hay expresiones indirectas que se oponen sórdidamente a una posición argentina intransigente, puedo intuir que es solo porque odian a la actual presidente y lo que ella representa políticamente. Tergiversan la verdad hasta en los temas más delicados para los argentinos, ahora tratan de engañar y destruir los sentimientos nacionales de los más incautos y no dan ni un céntimo de su capital político o financiero.
Algún día la verdad sobre Malvinas ha de prevalecer, llevada y defendida por quien sea (¡que me importa quien!), defender los intereses nacionales es una tarea importante de cualquier gobierno y una responsabilidad tremenda, además de un privilegio.
¿Cuánto valor le da usted a la soberanía Argentina sobre las Islas Malvinas y, como piensa acerca de la confraternidad de los argentinos con su gobierno de turno, acerca de este tema?
Hay mucho operador político, que interesado en destruir al gobierno, esta vez atenta directamente contra la credibilidad sobre los valores, los símbolos nacionales y la unidad del pueblo argentino.
Preste atención y verá claro (en este tema es muy fácil) a ver quien se mantiene firme y apoya los legítimos reclamos, quien hace un apoyo explícito y, quien se hace el burro.
No he visto nada más oportuno y evidente para identificar a los verdaderos desleales, falsos y egoístas políticos; que aquellos que están callando acerca de este nuevo atropello.

No hay comentarios: