Barra de vídeo 1

Loading...

lunes, 30 de julio de 2012

#Oportunidad


Desde mi juventud, el tipo de cambio efectivo para las exportaciones agropecuarias siempre fue el tema más conflictivo de la política económica Argentina. No era imprevisible por lo tanto que las medidas de control de cambios reavivaran un tema tan polémico. Como los argentinos consumimos y exportamos (en buena parte) alimentos, dados los precios internacionales, el tipo de cambio efectivo determina los salarios reales y los precios relativos internos, es decir, la distribución del ingreso. Si factores aleatorios como la sequía de EEUU provocara un aumento de precios mayor a lo que estamos viendo, a través de la política debería evitarse que se produzcan nuevas tensiones internas. Una tendencia de aumento de precios en nuestros productos no debe volver a amenazar el funcionamiento de la economía y la tranquilidad de la sociedad argentina 2013.  Entre el agro, la industria, los trabajadores, el campo y la ciudad, no debe haber más fractura, sino solidaridad. En 2013 las exportaciones agropecuarias pueden jugar un papel primordial si los precios de las commodities agrícolas se mantienen como parece, y si se concretan los pronósticos meteorológicos disponibles. Los precios son óptimos y las perspectivas son propicias. Hoy la soja cotizó a USD 633,84 la tonelada, el maíz registró un alza de 2,7% alcanzando los USD 322.82 y el trigo subió 1.8% a USD 335.84.
Nada indica que la relación entre la oferta y la demanda global de estos productos vaya a vagabundear en los próximos 18 meses, tenemos que considerar la posibilidad de tener buenos precios por delante. Dicen los expertos que la sequía en EEUU es la peor de los últimos 56 años, y esta situación reduce manifiestamente los stocks internacionales de maíz y soja. El crecimiento mundial se ha desacelerado, pero el crecimiento del consumo global de alimentos es un fenómeno estructural de las últimas décadas, impulsado por China y la zona Asia Pacífico. Debemos entender que esta es la nueva configuración-conveniente para Argentina-que permanecerá aun cuando las tasas de crecimiento de estos países se desaceleren. En 2013 podríamos producir cosechas récords de soja y maíz, con mercados firmes y precios sostenidos; si Europa endereza la nave y los mercados financieros dejan de ser una amenaza, la Argentina podría verificar en la próxima campaña una cosecha de 115 millones de toneladas, con 60 millones de toneladas de soja y 35 de maíz; el valor de la cosecha alcanzaría unos USD 32.000 millones en 2013, unos USD 8.000 millones de dólares adicionales para la economía. Así las cosas, la infusión de divisas del agro será un factor clave de la reactivación económica el año entrante, porque hablamos de un aporte agropecuario de 2.4% al crecimiento del PBI 2013, suponiendo el impacto directo e indirecto sobre otras aplicaciones relacionadas a la originaria. Tal vez no sean tasas de crecimiento chinas, como en años anteriores; pero fácilmente podríamos pensar en crecer un 5% en 2013. Obviamente las proyecciones entre las consultoras y fundaciones, como los diagnósticos que le dan soporte no coinciden. Es obvio porque pocos quieren tomar una posición después de haber hablado de soja a USD 340 en 2012, y muchos creen conveniente presentar diferentes posturas (sin jugarse). Les dejan a los empresarios no solo la decisión, sino la base de los pronósticos y que ellos mismos tomen lo que consideren apropiado.
Ayer la UIA reiteró sus diferencias con la SRA, luego del cruce que mantuvieron el domingo sus respectivos presidentes; eso es algo que si me preocupa.
Haciendo introspección sobre los resultados del conflicto 2008, en 2012 deberíamos ver la gran oportunidad que tenemos “todos” para comenzar una construcción nacional con solidaridad y patriotismo entre los diversos jugadores y sectores de la economía argentina.

jueves, 26 de julio de 2012

#Cristina, #PratGay, #Redrado, #Galuccio


Los ámbitos de negocios y las universidades extranjeras de países desarrollados son organizaciones profundamente conservadoras. Ayer cuando escuchaba a Prat Gay, pensé en Inglaterra, donde se rigen por principios de jerarquía, de manera muy semejante al militar. Imagino que Lousteau o Prat Gay, jóvenes argentinos inteligentes-hijos de gente favorecida-que estudiaron allí, se habrán dado cuenta que una jerarquía tiene sus privilegios, pero también exige el pago de un “precio”. Es por eso que previo trainee en puestos auxiliares, volvieron a su comarca.
En nuestras pampas he podido ver reiteradamente asperuelas de esa educación: los desbordantes anhelos de ascender en la escala jerárquica, si es necesario manteniendo en la oscuridad a rivales potenciales, aunque hayan sido compinches. Verlos desmerecer a un colega, u ocultarle información a un público desarmado es un clásico de su expertise. Aquello que no satisfaga sus objetivos predeterminados o ignoren, lo descalificaran poniendo cara de estreñimiento. Agreguemos que pueden apelar a la destrucción de cualquier individuo que constituya un desafío, y/o realizar alianzas circunstanciales. Esto es parte de su entrenamiento “Reality Show”, donde hacen sus primeras armas, estos hijos de empresarios de prosapia. En general, ninguno trabajo mientras estudiaba. Es decir, fueron jóvenes subsidiados por sus familias o los amigos de su parentela. Con todo y eso, tienen embobados y obsecuentes admiradores que los envidian y les sirven.
Puedo entender el desencanto de Nestor y Cristina con este tipo de experiencias (Prat Gay, Redrado, Lousteau), cualquiera sufriría. 
Entonces, quiero remarcar la idea, de como un atractivo del sistema jerárquico piramidal coincidía con la formación de estos ex funcionarios "K" (insisto porque quien los escucha no debe olvidar que fueron parte de este proyecto político, aunque todos fueron despedidos). 
Para ser justo con Nestor y Cristina, hasta 2008 ellos tuvieron necesidades de convocar ejecutivos de relacion con el establishment; a la vez, no todos estaban demasiado quemados y ellos no conocían a otros en Bs.As.
El sistema jerárquico vino a reemplazar la frustrante experiencia de gobernar con funcionarios designados por las corporaciones y el establishment. La aparente ventaja es que los que están mas arriba pueden trasmitir instrucciones a mayor cantidad de gente, sin temor a cuestionamientos.
En conclusión, el sistema de ejecutivos corporativos no funciono, y el sistema jerárquico esta plagado de engaños, e integrado siempre por gente que lucha por el poder entre bastidores.
La vieja tradición de la autoridad no cuestionada, ejemplificada por la monarquía, el clero y los militares, nunca ha desaparecido por completo de los gobiernos, aunque resulta claro que ha perdido su utilidad.
No estoy de acuerdo con la dependencia mas absoluta de la instrucción que indica que es lo que esta permitido hacer y que no.
Pero hay buenas noticias, existe una tercera posibilidad, que es la del cambio imprescindible. Un sistema de información y gestión (ni corporativo-ni jerárquico), que le dice al ejecutivo cuales son sus responsabilidades y que se espera de su gestión; y de ese modo, ya no hay forma de rehuir o dejar tendales, culpando luego a los ex jefes (como hicieron los despedidos Redrado, Lousteau, Prat Gay, etc.).
El estilo de dirección donde la información se acumula en la cúspide y las decisiones fluyen desde lo alto, conduce al trabajo mecánico, no necesita imaginación ni creatividad, porque la responsabilidad recae en la máxima autoridad; eso si, cuando finalizan, los autómatas se van a trabajar de ex ministros. Recuerdo aquella vez que el Nro.1 del mundo (siendo CEO de una empresa internacional europea en Argentina y Uruguay) me dijo, “te pagamos para que hagas lo que te pedimos, no para que pienses”. En ese mismo momento decidí no seguir. No se puede controlar a la gente que trabaja en un proyecto, indicándole hasta el mínimo detalle.
Yo coincido en que nunca mas se le debe entregar todo el poder a las corporaciones en sus respectivas áreas, pero existen alternativas. Al decirle a un funcionario estrictamente lo que debe y puede hacer, lo que se esta haciendo es limitarle la “responsabilidad”, y prepararlo para que cuando se vaya, pase a la vereda de “enfrente” en un minuto. Creo que hay que asumir errores y seguir corriendo riesgos, sumando nuevas voluntades. Un fracaso matrimonial por mala elección, no significa que el casamiento es una mala idea, o que todas las mujeres u hombres son malos. Hay que buscar profesionales expertos y delegarles autoridad para la toma de decisiones, indicándoles adonde se quiere llegar, y la estrategia general. Entonces, eligiendo “la gente adecuada” que no siempre se encuentra en el escalafón o las agrupaciones (véase a Galuccio de YPF), se le da a los escogidos la libertad de imaginar y crear, dentro de los limites de la estrategia política, reservándose para si, el control de la gestión.

viernes, 20 de julio de 2012

#Dolar, control de cambios


El pensamiento de los últimos 35 años ha repetido la “teoría económica dice...”, en referencia al enfoque neo clásico, al mediano y largo plazo; el que ignorando el tiempo y el costo social, ha operado por encima de la racionalidad. En las universidades se ha estado educando y guiado a los estudiantes con Milton Friedman, bajo la premisa del libro “Libertad de elegir”, ignorando por ejemplo, que para elegir el mejor colegio para mi hijo necesito tener dinero. Se cumplen alrededor de 35 años restándole importancia a todos los temas sociales y a la democracia misma.
Aquel ambiente de la cultura económica de mediados de los setenta le aposto a la inexpresión social, sobre todo aquellas cuestiones que habían sido rotuladas como obstinaciones dirigistas o estatistas e izquierdistas.
Quienes defendían estos enfoques habían sido catalogados como profesionales técnicamente débiles, en consecuencia hubo una tendencia a reprimir el debate de uno y otro lado. En este contexto era común recibir consejos tales como: “Si dices eso te verán extravagante o van a pensar que tu formación es insuficiente”, van a pensar que eres un resentido porque no fuiste a Harvard o Chicago; no discutas, te ves vulgar cuando lo haces, contrólate, no menciones a Keynes.
Muchos profesionales en ciencias económicas amoldaron su opinión a los cánones generalmente aceptados, y aunque esto implicaba someter o negar sus convicciones, lo hicieron. Parte de que te tuviera en cuenta un colega era amoldarse a aquello que tal o cual eminencia sostenía: la inflación es lo primero, bajar el gasto público es crucial, “achicar el estado es agrandar la Nación” El relato dominante exagero al pretender meter la economía en un molde exclusivamente monetarista, y etiquetar las “herramientas económicas” en buenas y malas. Hoy no saben como arreglarlo.

Los instrumentos de política económica son simplemente herramientas que aplican a una realidad o una necesidad. Emitir no es bueno ni malo. No puedo dejar de emitir si no consigo o no es conveniente colocar títulos en los mercados voluntarios.
Las medidas económicas son reacciones o disposiciones para actuar, ante situaciones y circunstancias diversas.
Como profesionales no podemos eliminar las herramientas de la “teoría económica”, no obstante es necesario cotejar las experiencias y comportamientos que tuvieron en cada ocasión.

Las políticas económicas en cambio, son una opción dentro de un menú del cual la política puede escoger, la decisión representara el componente estructural de un programa que será parte esencial de la estrategia política. La política económica brinda la dirección que se requiere saber para planificar, facilita la toma de conciencia de los operadores de lo que significa el enfoque, al ser ésta expresión fiel de lo que se quiere lograr. En este sentido, la política económica otorga una referencia acertada de lo que ha de suceder (previsibilidad), y provee la energía adecuada para actuar.
Cada una de las componentes de política económica (política fiscal, política monetaria, política cambiaria, etcétera) nos ayudan a consolidar una dirección. Así por ejemplo “ser alcista en tasas” nos informa que la actividad económica no será expansiva, a su vez la expansión monetaria y fiscal nos dice que se va a impulsar la demanda agregada. Pero también existen las cuestiones (para nada técnicas), como la confianza del consumidor o el miedo de los empresarios a invertir. Se puede agregar que existen cuestiones psicológicas e históricas. En Argentina cargamos con la mochila de haber declarado un default, y un corralito que aun nos sigue pasando factura. La frustración de objetivos de estabilidad no alcanzados, la confusión que provoca en los inversores la información contradictoria que mana de las usinas refractarias de cada etapa económica. Cada cuestión tiene su propio mensaje e intensidad.
Hoy debemos lidiar con las “percepciones” o “traumas” de los sectores incómodos con el modelo, impugnando el valor del dólar, expandiendo el temor de otro “corralito”. Con la inflación renacen recuerdos del éxito y la frustración de las expectativas de aquel plan de convertibilidad, se espolea la inseguridad jurídica nacida de la volatilidad normativa de la pesificación asimétrica, etcétera.

Es entonces cuando el gobierno necesita echar mano a las herramientas consistentes con su política económica.
Al enfrentar una situación amenazante, es obvio que se quiera controlar, para que desaparezca, aunque la experiencia muestra que al principio, en general se intensifica. Hay muchas maneras de ejercer controles, el desafío es racionalizarlos, o elegirlos y aplicarlos “al detalle”, y no realizarlos en el caso de que resulten demasiado peligrosos. El resultado del esfuerzo por disciplinar la sangría ha sido parcialmente exitoso, aunque un tanto desorganizado. Retirar hoy los controles cambiarios no haría que desaparezcan las amenazas sobre las reservas, mas bien las aumentarían.

miércoles, 18 de julio de 2012

#Wikipedia vs. experiencia


Momento económico para gente de percepciones frescas, y entrenada para contestar preguntas agudas y resolver problemas puntuales.
¿Como interpretan las cosas los traviesos que esperan un error?
El primer asunto sumamente importante es saber como los traviesos demuestran y explican las cosas. La interpretación económica constituye un hecho creativo que puede ser manipulado de mil maneras. La creatividad interpretativa es influida por intereses, sentimientos y prejuicios ideologicos. En el caso de los muy traviesos, sus sentimientos son fuertemente hostiles hacia el oficialismo; pero existen herramientas genuinas para contestarles.
Por el lado del oficialismo, la conviccion de un funcionario que puede dar su opinión sin temor, teniendo la sensación que los compañeros confían en el, y el en su propia intuición; determinara la manera de cómo responderá a los dos desafíos planteados al pricipio.
"Juego a lo seguro", es un recurso menor, es recitar el discurso que viene siendo ejercitado sin convencer a nadie nuevo. “Lo que piensa el jefe yo también lo pienso, de ese modo me mantuve aquí, año tras año” , no es una estrategia deseada.
Los refractarios están ridiculizando “la conformidad y el excesivo celo de algunos funcionarios por tratar de no salirse del libreto”, hasta comparándolo socarronamente. Alguien dijo: “esto parece una dictadura”, aqui no se puede disentir. Por suerte se trata de una observacion ridicula, pero los tiempos han cambiado y los enemigos aumentado. La estrategia de confrontacion politica puede seguir su curso, pero deben cambiar profundamente la excelencia en la ejecucion y la táctica comunicativa.
Es necesario aplicar "toda" la energía disponible para mantener el rumbo y los resultados de un exitoso proyecto nacional. No se puede gastar polvora en celar la existencia de compañeros brillantes, ni en guardar las apariencias. No se debe negar una realidad que no es tan complicada, como se la exhibe desde la oposición. Hay que enfrentarla manteniendo el nivel de acierto promedio.
¿Se acuerda de la ortodoxia peronista de los setenta? Era una calamidad, un conjunto de obsecuentes que se cuidaban de no desafiar la autoridad constituida ni con una opinion. La juventud de mi tiempo estaba en las antipodas. Sin proponérselo, se ha creado una nueva “ortodoxia”, en un esquema donde aparentemente existe baja tolerancia a la crítica, aun de los amigos. Se necesitan nuevos argumentos económicos, mas osados, y si las propuestas van a seguir siendo heterodoxas, que sean creativas, y la aplicacion de las mismas bien detallista.
El enfoque neo liberal no tiene nada nuevo que ofrecer, hoy su desprestigio es universal, ningún economista serio puede escuchar una propuesta de este enfoque sin que se le escape una sonrisa. Existe una oportunidad inmejorable para la creatividad del profesional en ciencias económicas.
Pero percibo cierta desconfianza y muchos recelos. Luce como si hubiera un jefe que cuando pide un punto de vista, la única respuesta debe ser el silencio. Así se comportan los empleados corporativos. Los ejecutivos viven con temor a equivocarse, a cometer errores, a ser rebajados de categoría. Los que hemos tenido la "temeridad" de decir la verdad a la maxima autoridad, siempre hemos sufrido por ello; pero luego cuando la organizacion quedaba atascada en su línea filosófica, nos llamaba para escucharnos.
Por fuerte que resulten estas líneas, creo que el proyecto nacional necesita cada vez más voluntades (no menos), y mas mentalidades creativas que estén dispuestas a correr riesgo por dar su propia opinión, que se sientan libres de razonar en forma imaginativa. Luego se necesitan buenos comunicadores y menos ayudantes atropellados.
La creatividad y la comunicacion necesitan que la cultura del poder aliente nuevas expresiones abiertas, ideas nuevas, si fuera posible irritantes y perturbadoras como las que dio Nestor Kirchner. Esto requiere que el entorno ejecutivo este entrelazado en equipos de colaboración con la presidenta.
La pregunta del millón es : ¿Como hace la presidenta para ir de un punto en que los funcionarios temen correr riesgos y ademas no confían unos a otros, y menos a los "out siders", a un punto en que resulte seguro proponer ideas nuevas?
Esta pregunta ha adquirido una urgencia inusitada, porque el gerenciamiento de la economía y la naturaleza de este trabajo han sufrido cambios notables. Cada vez el gobierno dependera más de la habilidad profesional para reaccionar con rapidez a las cambiantes demandas de los consumidores, ahorristas, inversores, trabajadores e industriales en cuanto a dar nuevas respuestas.
Hoy, a esta misma hora, las economías de todos los países del mundo dependen de las capacidades creativas emergentes de "todo su pueblo", no del militante "Gonzalito", de la agrupación política "X"
Como nunca antes, la calidad de vida de cualquier país del mundo, dependerá de la aplicación de la inteligencia, incluso de la experiencia para solucionar las cuestiones económicas que se van a presentar a partir de la crisis mundial que se avecina.