Barra de vídeo 1

Loading...

miércoles, 18 de julio de 2012

#Wikipedia vs. experiencia


Momento económico para gente de percepciones frescas, y entrenada para contestar preguntas agudas y resolver problemas puntuales.
¿Como interpretan las cosas los traviesos que esperan un error?
El primer asunto sumamente importante es saber como los traviesos demuestran y explican las cosas. La interpretación económica constituye un hecho creativo que puede ser manipulado de mil maneras. La creatividad interpretativa es influida por intereses, sentimientos y prejuicios ideologicos. En el caso de los muy traviesos, sus sentimientos son fuertemente hostiles hacia el oficialismo; pero existen herramientas genuinas para contestarles.
Por el lado del oficialismo, la conviccion de un funcionario que puede dar su opinión sin temor, teniendo la sensación que los compañeros confían en el, y el en su propia intuición; determinara la manera de cómo responderá a los dos desafíos planteados al pricipio.
"Juego a lo seguro", es un recurso menor, es recitar el discurso que viene siendo ejercitado sin convencer a nadie nuevo. “Lo que piensa el jefe yo también lo pienso, de ese modo me mantuve aquí, año tras año” , no es una estrategia deseada.
Los refractarios están ridiculizando “la conformidad y el excesivo celo de algunos funcionarios por tratar de no salirse del libreto”, hasta comparándolo socarronamente. Alguien dijo: “esto parece una dictadura”, aqui no se puede disentir. Por suerte se trata de una observacion ridicula, pero los tiempos han cambiado y los enemigos aumentado. La estrategia de confrontacion politica puede seguir su curso, pero deben cambiar profundamente la excelencia en la ejecucion y la táctica comunicativa.
Es necesario aplicar "toda" la energía disponible para mantener el rumbo y los resultados de un exitoso proyecto nacional. No se puede gastar polvora en celar la existencia de compañeros brillantes, ni en guardar las apariencias. No se debe negar una realidad que no es tan complicada, como se la exhibe desde la oposición. Hay que enfrentarla manteniendo el nivel de acierto promedio.
¿Se acuerda de la ortodoxia peronista de los setenta? Era una calamidad, un conjunto de obsecuentes que se cuidaban de no desafiar la autoridad constituida ni con una opinion. La juventud de mi tiempo estaba en las antipodas. Sin proponérselo, se ha creado una nueva “ortodoxia”, en un esquema donde aparentemente existe baja tolerancia a la crítica, aun de los amigos. Se necesitan nuevos argumentos económicos, mas osados, y si las propuestas van a seguir siendo heterodoxas, que sean creativas, y la aplicacion de las mismas bien detallista.
El enfoque neo liberal no tiene nada nuevo que ofrecer, hoy su desprestigio es universal, ningún economista serio puede escuchar una propuesta de este enfoque sin que se le escape una sonrisa. Existe una oportunidad inmejorable para la creatividad del profesional en ciencias económicas.
Pero percibo cierta desconfianza y muchos recelos. Luce como si hubiera un jefe que cuando pide un punto de vista, la única respuesta debe ser el silencio. Así se comportan los empleados corporativos. Los ejecutivos viven con temor a equivocarse, a cometer errores, a ser rebajados de categoría. Los que hemos tenido la "temeridad" de decir la verdad a la maxima autoridad, siempre hemos sufrido por ello; pero luego cuando la organizacion quedaba atascada en su línea filosófica, nos llamaba para escucharnos.
Por fuerte que resulten estas líneas, creo que el proyecto nacional necesita cada vez más voluntades (no menos), y mas mentalidades creativas que estén dispuestas a correr riesgo por dar su propia opinión, que se sientan libres de razonar en forma imaginativa. Luego se necesitan buenos comunicadores y menos ayudantes atropellados.
La creatividad y la comunicacion necesitan que la cultura del poder aliente nuevas expresiones abiertas, ideas nuevas, si fuera posible irritantes y perturbadoras como las que dio Nestor Kirchner. Esto requiere que el entorno ejecutivo este entrelazado en equipos de colaboración con la presidenta.
La pregunta del millón es : ¿Como hace la presidenta para ir de un punto en que los funcionarios temen correr riesgos y ademas no confían unos a otros, y menos a los "out siders", a un punto en que resulte seguro proponer ideas nuevas?
Esta pregunta ha adquirido una urgencia inusitada, porque el gerenciamiento de la economía y la naturaleza de este trabajo han sufrido cambios notables. Cada vez el gobierno dependera más de la habilidad profesional para reaccionar con rapidez a las cambiantes demandas de los consumidores, ahorristas, inversores, trabajadores e industriales en cuanto a dar nuevas respuestas.
Hoy, a esta misma hora, las economías de todos los países del mundo dependen de las capacidades creativas emergentes de "todo su pueblo", no del militante "Gonzalito", de la agrupación política "X"
Como nunca antes, la calidad de vida de cualquier país del mundo, dependerá de la aplicación de la inteligencia, incluso de la experiencia para solucionar las cuestiones económicas que se van a presentar a partir de la crisis mundial que se avecina.


3 comentarios:

Lic. Ramiro García: dijo...

El problema es†á en la cobertura que los medios le dan a los operadores ortodoxos que son enviados por las empresas y corporaciones que los contratan a dispersar la visión neoclásica de la foto del hoy, en verdaderos raids mediáticos, de cable en cable, de aire en aire y el los programas también auspiciados por las mismas empresas y corporaciones. La valoración negativa que reflejan todos los medios no es un tema de impacto menor, el ánimo del incauto expectador finalmente se ve averiado, impacta en el humor social e influye decididamente en la toma de decisiones, en los actos de comercio de todos los días que configuran la economía real. La batalla es despiadada, porque ellos bien saben que finalmente, la política que se imponga no será por la verosimilitud que tenga o no tenga en la interpretación de los hechos de la realidad sino por detentar y ejecutar efectivamente su posición de poder. Adhiero a tu reflexión. Saludos.

yenny dijo...

Muy buena Ramiro! Abrazo, PABLO

omar dijo...

En gran medida estoy de acuerdo con Pablo y con Ramiro, creo que si bien hay sectores de poder que le pegan injustamente al gobierno, también el gobierno en algunos aspectos hace méritos para que le peguen. Por ejemplo negar la inflación y no atreverse a enfrentarla. Tomar decisiones como la de obligar al sector público a comprarle a YPF y aerolíneas argentinas, a YPF le deberíamos comprar porque ofrece el mejor producto al mejor precio, viajar en aerolíneas porque ofrece el mejor servicio. El gobierno solo sin que nadie se lo pida debe subir el mínimo no imponible de ganancias. Porque está a favor de la justicia social debe hacer universal, es decir para todos la asignación universal por hijo. Yo no soy liberal pero tampoco "K" a ultranza, me gustan varias cosas de este gobierno, tengo en mi casa tv pública y creo al igual que Pablo que el neoliberalismo no tiene nada que ofrecer, lo voté a Nestor a Lavagna y en la últimas elecciones a Binner y veo que cada vez que opinás en algún foro o diario algo que a algún ultra K no le gusta y sale a atacar y a defender al gobierno como un alcahuere, creo que eso debe terminarse, los operadores del gobierno deben decirle al gobierno que cambios debe hacer y dejar de ver un enemigo en cada uno que hace una crítica.