Barra de vídeo 1

Loading...

martes, 21 de febrero de 2012

#Inflacion #Kirchner

En tiempos de restructuración de deudas soberanas con quitas como las de Argentina (2005) y Grecia (2012), es interesante mencionar que sin hacer uso de esta degradante situación; un país como EE.UU., en 1966 emitió bonos a 30 años, cuyo poder adquisitivo a la fecha de vencimiento (1996), fue 5 veces inferior. La inflación fue buena para la gran nación del norte que licuo sus deudas produciendo una transferencia de recursos del sector privado al estado.
La inflación no produce una perdida directa en la producción, como el desempleo. Ni la pobreza de un salario bajo es comparable a la pobreza de un desocupado. Estas son las razones por lo cual el gobierno argentino no estableció antes la variable precios, como indicador preeminente en su ranking de prioridades económicas. Cuando se analiza la inflación, es importante distinguir entre la inflación “perfectamente prevista” (tenida en cuenta en las transacciones económicas-la cual no debería producir trastornos ni molestias-), y la “imperfectamente prevista” (inesperada). En Argentina por muchas décadas la inflación ha sido imperfectamente imprevista y variable, como consecuencia de tremebundas devaluaciones y su posterior (pass-through) pase a los precios. Por todo eso me agrada el sistema de asignación de prioridades del gobierno, y me entusiasma ver que se confirmo nuestro pronóstico de Noviembre de 2010 (para 2011); y que 2012 empezó de acuerdo a lo previsto por nuestro equipo (ver en este mismo blog).
La economía ha venido teniendo una determinada tasa de inflación que (en la Fundación Esperanza #www.fundacionesperanza.org.ar) hemos previsto correctamente. El supuesto continuo siendo acertado en Enero, por lo cual quienes realizaron contratos con nuestras cifras de pronóstico inflacionario, han visto reflejada la inflación esperada. La suba de precios promedió de las consultoras privadas dio en Enero de 2012, por debajo de Enero 2010 y 2011.
Para perfeccionar una visión extendida, durante 2012 digamos que el pronóstico de la Fundación Esperanza www.fundacionesperanza.org.ar es: “inflación estable”. Es interesante destacar la estabilidad de precios (con índices altos), en un mes donde las cifras de turismo y esparcimiento, vuelven a batir record. Señalaré también que la revisión de subsidios a los servicios eléctricos, gas domiciliario, AySA y subtes sumó inflación en Enero. Para mi lo más destacable han sido los precios de los alimentos, que se mantuvieron constantes; no es un dato menor que haya cedido la presión inflacionaria de un segmento que crecía a más del doble de la tasa registrada (siempre según las consultoras privadas), máxime en medio de lo que fue una sequía que impacto fuertemente el abastecimiento de frutas y verduras. El INDEC anuncio una suba mensual de 0,9%-menos del 10% año contra año-, manteniendo como en los últimos tiempos, una brecha con las estimaciones privadas. En lo que resta del año habrá que agregar el efecto de la reasignación de subsidios y tarifa diferencial para usuarios de transporte que no cuenten con la tarjeta SUBE, también estarán presentes los aumentos que no fueron observados en 2011. Tarifas, acomodos de precios relativos, efectos monetarios de la inyección de pesos por causa de la financiación publica del BCRA, compra de las divisas excedentes del balance comercial, y algunos efectos inflacionarios de la menor oferta de bienes importados, mas las presiones de costos derivados de paritarias. Desde la política monetaria, por ahora seguimos contando con un BCRA que avanza con el objetivo prioritario de no destruir la tasa de crecimiento económico acumulada, aunque se registren niveles de crecimiento más bajos que los del promedio de los últimos 8 años.
Todo lo hasta a qui dicho “ceteris paribus”, sin tener en cuenta la desaceleración económica mundial, procedente fundamentalmente del devenir de la crisis en Europa, y las eventuales hipótesis de conflicto bélico en distintos frentes geográficos.



4 comentarios:

alermac dijo...

tengo la impresión de que el kirchnerismo usa la inflación como motor del crecimiento, favoreciendo el consumo, sobre todo sabiendo que debido a tantas crisis económicas los argentinos somos proclives a ahorrar bajo el colchón y sacar esos ahorros del sistema financiero.

tiochimi dijo...

Hasta 2007 la inflacion fue baja y crecimos al 8/9%. Luego coincido que opera como estimulo para el consumo. Los ahorros en bancos estan en su punto mas alto, desde que se registran historicamente.

Carlos dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Diego Penizzotto dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.