Barra de vídeo 1

Loading...

jueves, 16 de julio de 2009

INDEC, un reclamo atendible, pero interesado

Los operadores excitan la salida del secretario de Comercio, para que se normalice el INDEC, con lo que se podría plantear un reclamo jurídico de magnitud, teniendo en cuenta los bonos que ajustan por inflación. No es una actitud de ingenuidad. El motor que impulsa el reclamo de mesura y sensatez, no es la normalización de una institución creíble, no es esto lo que tanto preocupa y mueve aún a los comunicadores que realizan invocaciones letárgicas. Es dinero en juego, el gobierno que se lo “ahorró” de un modo inverosímil y, los que apostaron a la inflación (especuladores de la descomposición de la economía) que quieren recuperarlo. Si se llama a 100 universidades, 200 expertos mundiales y 900 fiscales independientes para normalizar la entidad; la quinta pata del gato será posible para descalificar la toma de conciencia oficial de la inviabilidad que representa el statu quo.
Con respecto al segundo trimestre de 2009, los datos de consumo y producción fueron mejor de lo esperado, aún con la contrariedad de la mala cosecha que aparejó la sequía. Las cantidades vendidas en Shopping subieron todos los meses del segundo trimestre; las ventas en supermercados registraron un importante repunte en Mayo y Junio. La cantidad de autos 0 KM vendidas en el mercado doméstico creció en Junio 2.6% con respecto a Mayo, acumulando 5 meses consecutivos de subas. La producción industrial,-según datos de FIEL-, mostró en el bimestre Abril-Mayo una mejora de 2,5% con respecto al primer trimestre del año. La producción automotriz hace 5 meses que crece y también se recuperó la producción de acero.
Si bien la producción industrial mejoró, la producción agrícola no lo hizo, el resultado de la cosecha impactó perjudicialmente en el segundo trimestre. Si son sólo 63 millones de toneladas-no sabemos si esto es así como se dice-, 2009 sería 35% inferior a 2008, cuando se alcanzara el récord de 97 millones de toneladas. Este año se dice que se perdieron 14 millones de toneladas de soja (que pasamos de 46,2millones en la campaña 2008 a 31,9 millones actualmente, 7,5 millones de toneladas de maíz (pasando de 20,7 millones a sólo 13,3) mientras que la producción de trigo se redujo al 50% (pasando de 16,5 M en 2008 a 8,3 en 2009).
Caída en la producción agrícola y menores precios internacionales dejan un saldo de 10 mil millones de exportaciones menos-que ingresaron en 2008 desde el sector agrícola-, nostalgia “no ten fin” inmortalizando a “Vinicius de la Soja 2008”. No obstante las perspectivas son más confortantes de cara a la próxima campaña, cuando se espera una producción agrícola de 84 millones de toneladas, con fuerte recuperación de la soja que en 2010 alcanzaría el récord histórico de 50 millones de toneladas. También se espera un repunte para el maíz (se producirían 15 millones de toneladas=+12% que en 2009). El trigo está complicado, se sembrarían 2,5 millones de hectáreas, con lo que la producción sufrirá una caída, pudiendo reducirse a menos de 6 millones de toneladas el próximo año. Se alzan voces que alertan, acerca de que Argentina podría tener que importar trigo para abastecer el consumo interno. Recuérdelo y felicítelos si aciertan, pero encomiende a su memoria por si esto no sucede. Tirar bombas no ha tenido ningún costo para los incendiarios. La retentiva en Argentina es muy quebrantable, somos el único país donde los gerentes de las multinacionales siguen contratando a los economistas que yerran el PBI en 5 puntos porcentuales, o fabrican pronósticos artificiales sin solución de continuidad. Son simpáticos, entendibles, lucen clarividentes, aunque no lo han podido demostrar.
El PBI del segundo trimestre de 2009, podría dar una sencilla variación favorable con respecto al primer trimestre. Teniendo en cuenta el contexto mundial y, “la previa de las elecciones” no está nada mal un poco de crecimiento, por mas modesto que sea. Pero lo mejor sería que este pequeño aporte impacte las perspectivas para los próximos trimestres, donde podría afianzarse, incluso terminar siendo mayor la recuperación como consecuencia de una menor salida de capitales. Así se podrían abandonar los actuales niveles de fuga con una menor actitud pesimista de quienes atienden a los traviesos hostiles.


No hay comentarios: