Barra de vídeo 1

Loading...

jueves, 2 de julio de 2009

La confianza de los mercados y el marketing

La confianza del consumidor estadounidense, que en Abril y Mayo se había recuperado, durante el mes de Junio muestra señales de agotamiento. El indicador de confianza del consumidor elaborado por el Conference Board registró en Junio un nivel de 49.3 -base 1985=100-, situándose 5 puntos por debajo de Mayo -54.8- y, fuertemente debajo de lo esperado por el mercado que creía en un nivel cercano a 55.5.
En Europa las noticias son más negativas que en Estados Unidos, si bien algunos indicadores de confianza, y las exportaciones de Alemania se van corrigiendo sobriamente. Europa del Este sigue “a los saltos”, solo Rusia luce un tanto más optimista luego de un derrumbe feroz desde Septiembre de 2008. China e India y, el Sudeste Asiático siguen mejorando. Se calcula que China puede alcanzar nuevamente cifras de entre 8 y 10% de crecimiento en su PBI, desde comienzos de Julio.
Concretamente, los datos entrantes de actividad y las señales son muy precarios, menos son los positivos que los débiles, incluyendo a los mercados financieros, que como habíamos opinado, reflejaban un clima de optimismo voluntarista, sin ninguna base de Marzo a Junio. El Dow Jones pasó de 8800 bp a alrededor de 8.300/8.400 bp. Y si llegara a 9.000 bp, estaría 4.500 puntos debajo del máximo. Obviamente un día llegará la recuperación de la economía mundial, pero a tasas muy alejadas de las que caracterizaron al período de auge 2003-2007, comenzando la recuperación más cerca del 2010 que de 2009. Mientras “el comité de regocijo del pueblo de Springfield” imagina que la economía mundial sale de la recesión ascendiendo a muy buen ritmo, creo que cuando el mundo deje de caer, crecerá a una tasa bien moderada.
“The Rejoicing Springfield Comittee” espera una recuperación vertiginosa de la economía mundial basando su pronóstico en artilugios imaginativos con base en otras crisis y, como respuesta a la extravagante política económica que se ha dado en llamar “quantitative easing”. El argumento es que lo que sucedió en Setiembre de 2008 (y no en Marzo de 2007=error) la caída de Lehman Brothers fue pura “casualidad”, un fenómeno fortuito que proyectó una crisis de confianza en el sistema financiero internacional, con impacto en la economía real y, resuelto el problema de desconfianza e incertidumbre, apelando “solo por esta vez” a políticas transitoriamente activas que están extendiendo por el mundo, todo volverá a la normalidad en un plazo transitorio y, la economía mundial podría retomar un ritmo de crecimiento pujante, como si nada hubiese sucedido.
La estructuración del argumento “pour la gallerie” de estos optimistas full time, se asienta en la adecuada reacción de los policymakers ante la crisis, que han evitado repetir los errores cometidos durante la Gran Depresión, cuando las políticas monetarias y, el descomunal proteccionismo aplastaron la economía por alrededor de 10 años. La combinación de acometedoras políticas monetarias de mega expansiones cuantitativas de dinero, completadas con políticas fiscales más que expansivas, con un G20 decidido a evitar un avance proteccionista, será bastante y podrá sacar adelante la economía mundial de esta recesión, para retomar la senda del crecimiento. Este “comité” dice que el apoyo brindado por el Estado a los bancos y entidades financieras permitirá solucionar todos los problemas del sistema financiero y terminar inmediatamente con las restricciones de crédito-“credit crunch”- que viene demorando la recuperación inminente de la economía mundial.
Me cuesta incorporar esta crisis como un fenómeno accidental separado de las causas estructurales que originan un colapso desestabilizador del sistema económico en su conjunto. Pienso en una recuperación moderada-cuando deje de caer la economía- y, no estoy seguro que las causas que originaron el desbarajuste se estén reparando en forma completa, más bien veo un desordenado ataque a “los efectos”.
La absurda sobre expansión, un apalancamiento imprudente que se mantenía en equilibrio precario, combinando un irreflexivo juego de descalce del sistema financiero, sigue recibiendo emparches que no aseguran evitar nuevas burbujas en el futuro. De hecho, ya comienzan a gestarse nuevas burbujas en el horizonte, inducidas por las bajas tasas de interés que en forma discrecional, “algunos” vienen recibiendo. -¿Amigos de hoy y de ayer? - Como en todas partes.

No hay comentarios: