Barra de vídeo 1

Loading...

lunes, 24 de noviembre de 2008

El salvavidas de plomo vuelve


Escalan las malas noticias. Vuelve el FMI ofreciendo recursos a países con problemas como Ucrania, Hungría e Islandia. El mismo organismo que exigiera en el pasado la aplicación de políticas pro cíclicas a otros países y que ahora mira complacientemente a Europa y EE UU haciendo todo lo contrario que le recomendara a Argentina. Podemos mencionar la línea del FMI llamada Servicio de Liquidez de Corto Plazo (SLC), mediante la misma se establece un servicio para proporcionar financiamiento de gran escala y a corto plazo, con desembolsos rápidos al comienzo del período, para países con políticas sólidas y una buena trayectoria, que enfrentan problemas de liquidez. El nivel máximo de desembolso de los recursos del FMI equivale a 5 veces la cuota aportada por los países miembro, con un vencimiento a 90 días. Los países pueden efectuar como máximo tres giros durante cualquier período durante los 12 meses. Para poder participar, están los países con una buena trayectoria de políticas sólidas, con acceso a los mercados de capital y una carga de la deuda sostenible. Dado el énfasis que se pone en el desempeño pasado, el financiamiento no está sujeto a las normas de escalonamiento, los criterios de ejecución, la supervisión y la condicionalidad habituales de un acuerdo con el FMI. Sin embargo, los prestatarios deberán mantener su compromiso de mantener un marco macroeconómico sólido. Obviamente Argentina con estos requisitos no califica, aunque quisiera. También hay nuevas líneas de la Reserva Federal en dólares para sostener las monedas emergentes-swaps-, ya se encuentran disponibles los “Acuerdos Temporarios Recíprocos” de canje de monedas. Mediante swaps monetarios, la FED recibe monedas locales de los Bancos Centrales admitidos a cambio de dólares, con el compromiso de recompra a una paridad preestablecida y por un monto y plazos máximos determinados. Este tipo de acuerdos ya eran practicados por la FED con algunos Bancos Centrales de regiones, países desarrollados como Inglaterra, Japón, Canadá, Australia; y ahora se extendieron a cuatro países emergentes claves por su tamaño y vulnerabilidad: Brasil, México, Corea y Singapur, por un monto de hasta 30 mil millones para cada uno, con un plazo que llega hasta el 30 de abril de 2009. Alguien dijo, yo por las dudas, paso.

1 comentario:

Anónimo dijo...

No gracias, que sigan otorgando facilidades a Hungría.