Barra de vídeo 1

Loading...

lunes, 23 de diciembre de 2013

EL TEMA PRECIOS + UN POQUITO DE MI VIDA (Copyright DIARIO REGISTRADO)


EL TEMA PRECIOS (Copyright DIARIO REGISTRADO) + (un poquito de mi vida profesional, para que sepas desde donde opino)

@pablotigani

 

El jueves estuve invitado a “678”. Cuando hablamos del tema precios con el panel exprese mi punto de vista, tanto de los temas económicos, como de los políticos o “ejecutivos”.

La economía de una Nación, esta a cargo del Poder Ejecutivo. “Ejecutivo” es sinónimo de “rápido, urgente, expeditivo, inmediato, diligente, pronto, eficaz, etcétera”. Yo suelo aportar sugerencias desde mi experiencia profesional como ejecutivo y consultor del sector privado, y en menor medida desde mi rol de profesor. Como los lectores saben, tengo una inclinación inaudita que consiste en defender temas de interés popular, generándome problemas “gratuitos”, en lugar de clientes que pagan honorarios. Puedo comprender que mi apariencia luce esquizofrénica, porque la vengo ejerciendo ante el estupor de un sinnúmero de colegas, y “almas irreprochables” o “tribunales éticos” que dudan de mi pureza hace 30 años. Paradójicamente, cada vez me resulta más gratificante.

Me quede con una pregunta de Barragán, que no hubo tiempo de contestar, ni tampoco se puede contestar en un articulo. - ¿Como se hace para resolver el tema precios? – Descartada la “opción B”-aunque yo veo “una opción C”, la “opción A” supone que “sigue todo igual”, pero sin Moreno”. Entonces opino que hay que pensar en otra dinámica (17 días para un hipermercado es un siglo-los precios se revisan y remarcan en forma diaria), habrá que desplegar además, anticipación y creatividad para enfrentar prácticas abusivas (auxiliadas por la experiencia de quienes conocen la dinámica del sector privado, como Galuccio).

Para estabilizar los precios se requiere un gran acuerdo. La construcción requiere una cumbre política que involucre “partidos con vocación democrática”. Luego de un interesante apoyo político, viene el perfeccionamiento económico-social, que requiere la formulación de acuerdos escritos para reemplazar el paradigma de quienes desde la economía y los sindicatos afectan el escenario actual de precios y salarios. Logrado los consensos políticos-económicos, es posible arribar a las coincidencias programáticas a las cuales debería adherir todos los actores involucrados, previniendo que algunos no han de querer participar (aunque ya no podrán reclamar que no hay voluntad de acuerdo).

Hay que decir que los acuerdos proceden de consensos, y son la consecuencia de un diagnóstico común, para elaborar un vademecum de recomendaciones que de origen a un plan de acción. (Pienso en los próximos dos años). La clave del consenso debe estar dada por la representatividad, ya que es necesario tratar los evidentes perjuicios que provienen de la oligopolización de la economía y de la puja distributiva. En parte es por eso que se generan aumentos por encima de los índices promedio del resto de los precios de la economía (siempre y cuando ese sea el diagnostico consensuado). Para la implementación de un plan de acción de semejante envergadura, el gobierno debería incorporar una gran cantidad de profesionales provenientes de la actividad privada, respetados por los cuadros técnicos del oficialismo. En esta etapa, los ejecutivos (tipo Galuccio) deben ocupar los lugares hasta ahora completados exclusivamente por la “militancia tradicional*”, esta es la novedad que generaría credibilidad para las inversiones y los negocios. No hay margen para menospreciar ayudas que contribuyan a “consolidar” los logros obtenidos, mediante esta compleja manera de continuar el proceso económico.

Dentro de un enfoque Nacional y Popular, las diferencias ideológicas de matices no pueden ser un obstáculo negativo en el proceso de conformación de esta nueva etapa.

Fuera del oficialismo no existe ningún sector con suficiente masa critica ni propuestas (ya lo vimos); y dentro del oficialismo es necesario deponer actitudes para “reconciliar”, en pos del objetivo superior de sumar, para completar 12 años de éxito.

Es necesario que los actores puedan persuadirse que existe un escenario actual de mayor rentabilidad, justicia social e independencia económica que antes; y que desde el punto de vista ideológico, estamos dentro del marco de un sistema económico capitalista, que nunca se planteó substituir.

Si existe desunión entre las distintas vertientes del oficialismo, no solo se amenaza la profundización del proyecto nacional, sino que se arriesga todo lo que se ha podido recuperar en los últimos 10 años. Me refiero a que “básicamente” no puede haber ninguna escasez de compromiso entre los diferentes funcionarios y militantes con distintos perfiles del FPV. Hay que ser conciente que es una etapa muy difícil para obtener la convergencia, sustituyendo al recorrido de la confrontación.

Los empresarios deben “disminuir” algunos precios para recomponer la situación, mientras el ministerio de economía y el BCRA deben lograr convergencias macroeconómicas. La estabilidad de precios que requiere la sociedad, tiene que observar un costo explicito para cada empresa con posición dominante, en términos de precios y “compromisos de inversión”.

Si leyendo esta nota nos parece difícil lograr un acuerdo, habrá que seguir estrechando la verdadera, que es la “opción D”; es decir, la estrategia “desconocida”, la que se fue desarrollando, “paso a paso”.

 

*En mi opinión, militancia es un compromiso de vida activa (fuera o dentro de una agrupación política). No se debería caer en la sobreestimación exagerada o sobreactuada de la afiliación a una organización formal, cuando vivimos el proceso político más estéticamente informal de la historia contemporánea.

 

 

 

No hay comentarios: