Barra de vídeo 1

Loading...

viernes, 27 de diciembre de 2013

Balance economico de 2013


Los numeros de la economía argentina llegan casi exactamente a mis pronosticos del primer programa "A 2 Voces", en 2013 (http://www.youtube.com/watch?v=wViB9qZd6xY ) . Hasta los politicos, economistas y consultores que habían pronosticado “crecimiento cero”, hoy hablan de 3/3.5%. La actividad económica volvió a recuperarse a pesar de las primarias y las elecciones de medio tiempo, luego de un 2012 pobre. Lo mejor de todo es que trepó y se mantiene la creación de empleos. La inflación se encuentra alta, pero estancada en términos nominales, en las cifras de los últimos 4 años. El gasto público creció entre Septiembre y Noviembre; y aunque el déficit primario de 2013 es mayor que el de 2012, no explotó la emisión de moneda para financiar al sector público, como vaticinaban a principios de año, las consultoras encrespadas.
En materia cambiaria, el gobierno viene acelerando la tasa de devaluación nominal, depreciando el peso en términos reales, junto con otras medidas que atacan en forma directa el gasto en “dólares suntuarios”.
A esta economía más recuperada y al gobierno que mantuvo su estructura de poder luego de las legislativas,  se le enfrentó un simulacro de tensión social con obvios y vandálicos saqueos de comercios que se cobraron muertes en varias ciudades, todo ello disparado por una extraña crisis policial que afectó a la mayoría de las provincias y en adición, pretende ahora influir las discusiones salariales.
Por ahora sigue la “luna de miel” que provoca un cambio de gabinete, en estas semanas se hizo evidente el protagonismo del nuevo Jefe de Gabinete de Ministros, que va ganando gravitación en el gobierno, mientras decrecen otras expresiones, cuya tendencia hoy empantanaría la solución de los temas económicos. Sin embargo, aunque nadie ignora las variables económicas, en lugar de moderar extremadamente el gasto público-como pretenden los partidos que representan a las minorías- prevalece la idea de mantener el nivel de actividad y el empleo, en una clara señal de que el gobierno no cree en la restricción presupuestaria por encima de las necesidades de la gente.
No tomar en cuenta que se están examinando las vicisitudes del sector externo, el financiamiento monetario del sector público, y la evolución de los precios relativos, especialmente tipo de cambio, tarifas; y el dato de la inflación; luce ingenuo.
Estos crecientes desafíos macroeconómicos, no obedecen a los potenciales shocks externos desfavorables que amenazaban a fines de 2012, sino que es la propia política económica la que esta siendo revisada y accionada desde hace más de 90 días.
Si bien no hay suficientes indicios para fundamentar el optimismo de la banca de inversión que parlotea “una revolucionaria tasa de crecimiento del PBI mundial para 2014”, (según el Citi) o,  “el fin del fin del mundo”  (de Nomura Securities), demos gracias a Dios que el mundo no estalla, aunque no se puede negar que durante 2013 la banquina entre el abismo y el camino ha sido muy estrecha. Si el crecimiento mundial tomara más fuerza en los países desarrollados, 2014 podría ser igual que 2013. EE.UU. tiene que crecer impulsando el consumo y aprovechar la sensatez del oportuno menor recorte fiscal. Hay algunos países de Europa que (en los Fundamentals) habrían dejado atrás la recesión, y podrían repuntar mínimamente en 2014. En el Reino Unido y en Japón (con la Abenomics) la perspectiva también luce favorable, tras haber emprendido este año, acciones tendientes a instalar un mayor dinamismo en sus economías ultra endeudadas (con tasas casi cero).
En la Argentina, con la oposición dividida, el peronismo puede imponer un candidato con mucha chance de ganar las presidenciales de 2015. Para ello necesita conservar el apoyo obtenido, y comenzar a “multiplicar” en lugar de “restar”. El problema de la ortodoxia económica es que el peronismo va a mantener el nivel del gasto público en términos reales y no va a subir la tasa de interés. Y esto claramente limita las pretensiones económicas de una minoría, que cuando se ve acorralada, no escatima ningún esfuerzo desestabilizante.

No hay comentarios: