Barra de vídeo 1

Loading...

sábado, 6 de julio de 2013

Incertidumbre, resiente el clima de negocios


Se amplificó el ruido por la incertidumbre sobre Brasil. Sabíamos que afronta una realidad económica complicada, pero a esto se sumo un extraño conflicto social, con masivas protestas en las calles. Las presiones han derrumbado en las últimas encuestas la popularidad de Dilma Rousseff, quien de todos modos dice
sentirse orgullosa de tener una sociedad que protesta en democracia y reclama más derechos.


Existe un contexto externo menos favorable para Brasil, se puede describir como uno de los países emergentes más conmovido por el eventual retiro de los estímulos monetarios que proyecta la Fed. Debido a la necesidad de la oposición de atacar políticamente a la economía Argentina, han sido poco difundidas las lasitudes brasileras en nuestro medio años atrás. Solo escuchábamos que las empresas argentinas se iban a Brasil, que allí afluían los capitales, que sus tasa de riesgo país es baja, etcétera. Pero Brasil que ha crecido una década a la mitad de la tasa de crecimiento de Argentina, ahora crece bajo (a la mitad); la inflación es elevada si se la compara contra la meta de inflación que ellos utilizan, y las expectativas de negocios aparecen como en un plano inclinado. En este momento esta claro que Brasil no es China ni EE.UU., como a veces nos quisieron hacer creer. Brasil concede subsidios para estimular el consumo en el corto plazo, reduce impuestos y hoy no crecen, sino que salen las inversiones privadas, por eso se apela a las inversiones públicas. Aunque nadie nos decía esto, Brasil viene aumentando el déficit fiscal y subiendo las tasas de interés para contener la inflación, que a su vez, tiende a aumentar el costo financiero que debe pagar debido a su elevada deuda pública de alrededor de 70 puntos del PBI. En el Banco Central do Brasil ha ido mermando la independencia y el país tiene un Ministro de Hacienda desarrollista que piensa como los nuestros, aunque “a la brasilera”. Los lobbistas aquí y allá, ya están “operando”, dicen que se está resintiendo el “clima de negocios” y “crece la incertidumbre”.
Esta semana también fue noticia Grecia, que aumentó la incertidumbre de Europa, se oscureció el panorama de Grecia y ahora crece el temor que la Fed restrinja el combustible del motor, antes de alcanzar la meta. En Grecia la coalición gobernante se dividió. Como era obvio, se fue la izquierda democrática de la coalición de gobierno, porque se opuso al cierre del canal público de televisión para solo reducir 2000 empleos. Ahora la “Nueva Democracia” y el “Pasok” son mayoría parlamentaria pero con 153 escaños en 300, y comienzan a vagar los fantasmas sobre la capacidad de que pueda cumplir con los compromisos de austeridad y reformas estructurales comprometidos. La Troika redobló las presiones para que el gobierno griego aplique “crueldad máxima”, a riesgo de cortarle los víveres si los problemas políticos detienen el suplicio de sus habitantes. Eso es un “cepo”, pero no del dólar, sino de martirio de una población que no entiende lo que pasa. En unos años pasaron de ser “lo mismo que Alemania”, a parecerse más a los países de Europa del Este. El Comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, les condicionó el próximo desembolso de ayuda, a la satisfacción de la Troika en la revisión del programa en de Julio. Entre otras hostilidades, el gobierno griego debe pasar 12.500 empleados públicos al programa de movilidad, para en seguida ser reubicados o posteriormente cesados para siempre. Ayer te conté de China y USA, hoy de Europa y Brasil; así esta el mundo.

 

 

No hay comentarios: