Barra de vídeo 1

Loading...

miércoles, 25 de febrero de 2009

La Biblia como mejor opción disponible




El colapso del nivel de actividad es concluyente y cada vez más uniforme entre los países poderosos. Aumentan las dudas acerca de la profundidad y la duración de la recesión internacional.
El nivel de actividad mundial, que se desaceleró fuertemente en el tercer trimestre de 2008, propiamente colapsó en el último trimestre. El PBI real global se cobraría una contracción de 5.3% con respecto al trimestre anterior. Esta calamidad ocurre en los países desarrollados y también en los emergentes. El ranking de caídas de PBI lo encabeza Corea que cayó 20.4%, Singapur 17.2%, Rusia 13.5%, Japón 12.7%, Europa del Este 8.3%Alemania 8.2%.
La producción de vehículos en España registró el pasado mes de Enero la mayor caída mensual de su historia, con un descenso del 53% en relación a igual mes de 2008 y un total de 124.000 nuevos vehículos fabricados. La situación ha provocado ajustes de producción en las plantas mediante la presentación de expedientes de regulación de empleo (ERE) temporales y ampliación de periodos vacacionales. Por tipos de vehículos, la producción de turismos, el segmento de mayor volumen, sumó 99.000 unidades, lo que arroja un descenso del 50%. La fabricación de vehículos industriales, se desplomó un 55,5% en el primer mes del año, hasta 24.772 unidades. El descenso de producción en Enero se registra después de que el ejercicio 2008 ya concluyera con una caída del 12%, hasta las 2,54 millones de unidades, que situó los niveles de fabricación en línea con los registrados en 1997. La economía japonesa afronta los peores indicadores económicos de los últimos 35 años y su Producto Bruto Interno (PBI) se derrumbó de manera catastrófica en el último trimestre de 2008: un 12,7% anual. Esta caída sólo se compara con el índice de Enero-Marzo de 1974, (-13,1%), a causa de la crisis petrolera de ese año.
No hay dudas de que la contracción de la economía de EEUU empujó a las economías desarrolladas y las economías emergentes, se manifiesta una alta sincronización en la caída de la demanda agregada y el nivel de actividad en los distintos países, lo que sugiere la irrupción de nuevos y veloces mecanismos de transmisión desde las economías desarrolladas a los países emergentes. Asia-sin Japón-habría mostrado una contracción superior a EEUU y Europa.
Cada vez las malas nuevas son peores, y se multiplican los paquetes de estímulos monetarios y fiscales que no terminan de detener la magnitud de una crisis, cuyas probables fechas de recuperación se corren hacia delante día a día.
Los analistas más optimistas que dijeron “en el segundo semestre llega la recuperación”, hoy hablan de fines de 2009. Los pesimistas hablan de depresión, salida lenta y dolorosa, con suba de desempleo a nivel mundial.
No podemos planificar porque no conocemos el futuro, lo cual no necesariamente es una mala noticia. Podemos empezar a planificar si tenemos en cuenta nuestras limitaciones para pronosticar. Predecir hacia dónde se dirige la economía mundial, ya es una tarea de “profeta”. Una profesión que comienza a competir razonablemente con la del master egresado de “las top five”, que no acierta una.
En medio de tanta incertidumbre, aumentaron las ventas de "El Capital", y "Teoría General de la Ocupación, el Interés y el Dinero". Yo creo que resulta más conveniente comenzar a monitorear a diario la Biblia, existe allí más claridad sobre los sucesos actuales, que en todos los libros y papers de las bibliotecas disponibles.

1 comentario:

Anónimo dijo...

La palabra utilizada por el autor de esta nota es correcta: CALAMIDAD.
¿Donde está la seguridad y seriedad que los países desarrollados le brindaban al resto?