Barra de vídeo 1

Loading...

domingo, 9 de octubre de 2011

La economia real amenazada

Fuerte desaceleración mundial en el segundo trimestre, la mejora de Junio y Julio genero expectativas favorables, pero la economía internacional vuelve a perder impulso desde el mes de Agosto. Los países desarrollados han crecido 0.68% anualizado, mientras el mundo emergente se expandió al 4.56% anualizado. EEUU crece escasamente y Europa está parada, mientras los países emergentes crecen a menor ritmo. Los efectos no deseados de la crisis de la deuda europea han incrementado la aversión al riesgo en todo el mundo, provocando salida de capitales de las naciones emergentes, debilitando las tasas de crecimiento de quienes hasta ahora traccionan la economía mundial. Argentina sin comerla ni beberla, paso los 1.000 bp de riesgo país, y sostiene una extraordinaria pulseada con quienes dolarizan sus portafolios y fugan capitales. Existe desasosiego en quienes temen un aterrizaje de China, que muestra una desaceleración de las extravagantes tasas a la cual venia creciendo. El PMI de China (índice líder de la producción industrial) se ubicó en 49.9 en Septiembre y permanece levemente debajo de los 50 puntos hace 3 meses. Además, China dejó de apreciar su moneda como ya lo había hecho en 2008, y eso despierta recelo.

Por fin “los genios del mundo” están preocupados por la posibilidad de una caída de la demanda mundial. Las perspectivas del segundo semestre del año se revisan a la baja, todo indica que EEUU crecerá 1.4% anualizado en la segunda mitad del año, periodo en el que se proyecta crecimiento nulo para Europa. Así las cosas, se prevé que la economía mundial crezca 2.3 % en 2011, donde exhibirá 1.25% los desarrollados y 5.7% los emergentes, si los números no bajan mas aun.
Con una desaceleración fenomenal, y en plena “trampa de liquidez”, EEUU que necesita una política fiscal expansiva en el corto plazo aprovecha la demanda de bonos del Tesoro, prometiendo austeridad fiscal para el mediano plazo. Una bicicleta poco seria y nada creíble.
Los “economistas top del establishment mundial” discuten la mejor propuesta para enfrentar la crisis. Claro, los traumas ideológicos, de haber pasado la vida orientados a perfeccionar “la libertad incondicional de los mercados” los condiciona de una manera brutal. También los limitan los intereses económicos que representan; lo cierto es que no dan pie con bola acerca del plan mas adecuado. Si bien Keynes ya no es un economista Trotskista, todavía sigue produciendo escaldaduras inguinales en quienes lo persiguieron en su tumba.
Como no queda margen para sostener la demanda agregada y el nivel de actividad con políticas expansivas; el alto endeudamiento público estadounidense (101% del PBI) y un descomunal déficit fiscal (9% del PBI) reducen la posibilidad de aplicar una receta lógica. No hay crédito, los canales de transmisión para reactivar el gasto agregado están agotados y la FED no puede hacer casi nada más, para apuntalar la recuperación y el desempleo. No se entiende a que se refiere Bernanke cuando dice que va a “hacer todo lo necesario” para evitar otra recesión. La venta de bonos del Tesoro de corto plazo para comprar bonos de largo plazo, para bajar los rendimientos de largo decepcionó a los mercados.
En otro orden de cosas, el fundamentalismo economicista-moralista impide desde el Congreso estadounidense que se logre poner en marcha una política fiscal más expansiva en el corto plazo. Obama anunció en Septiembre un paquete fiscal de u$s 450 mil millones en recortes de impuestos y subas del gasto público para estimular la economía, pero fuentes demócratas confiables, solo esperan que la oposición en el Congreso, ponga “palos en la rueda”. Por un lado los republicanos creen que seria una medida electoralista, por otro el Tea Party, cree que es una inmoralidad; ambos insisten en avanzar en una consolidación fiscal, cueste lo que cieste.
Con tanta incertidumbre e inestabilidad en los mercados; estoy pensando que la desaceleración de la actividad, hará que el mundo de la economía real, se vuelva un lugar muy angustiante para quienes trabajan y producen.

No hay comentarios: