Barra de vídeo 1

Loading...

jueves, 27 de octubre de 2011

El #Peronismo y el Partido Anti #Peronista


La consagración de Cristina Fernández como presidenta de la Nación, ha sido histórica y contundente. Reelecta con el 54% de los votos, alcanzo el porcentaje más alto obtenido desde el regreso de la democracia, en 1983. Lo hizo indudablemente, logrando la diferencia porcentual más amplia entre un ganador y el seguidor, inclusive ganándole por 8 puntos porcentuales a la sumatoria de todo el resto (alrededor de 18% más que la suma de todos). Nunca desde 1983 un triunfo ha sido tan concluyente. El oficialismo tendrá amplia mayoría en las dos cámaras del Congreso, por la inclusión de los nuevos legisladores, y sumando otros bloques que se le añadirán, como ya está sucediendo con el denominado PJ disidente.
La derecha tiene un solo candidato "no peronista"-el ingeniero Macri-, quien aun no tiene percepción ni proyección nacional. Es por esta razón, que ya se agitan las aguas de la animadversión, tratando de tentar a Binner, para que desde la oposición se cuestione al oficialismo en supuestos aspectos institucionales. Así lo hizo oportunamente el Partido Anti Peronista con Cobos, cuando generando un ambiente destituyente-el hecho político mas extravagante de la historia argentina-, instalaron la figura de un insólito Vicepresidente de la Nación, que a la vez oficio durante casi 2 años como jefe de la oposición.
El peronismo en esta elección-como en las otras 2 ultimas-; en lugar de ir a una interna, presentó diferentes candidatos a Presidente, que sumados totalizaron alrededor de 70%, un escalón mas arriba que el 62% establecido por Juan Domingo Perón, en 1974.
Hay que decir que el peronismo gobernó 24 de 27 años en democracia, constituyéndose en el partido dominante (no hegemónico), que de acuerdo a su percepción del mundo y el posicionamiento de la oposición, ha oscilado hacia sus distintas vertientes nacionales y populares. Los sectores representados por el peronismo siempre fueron diversos. Complejo de entender ha sido el comportamiento de una singular argentinidad peronista, o “anti peronista" visceral.
La elección ha confirmado la fuerte tendencia instalada en la Argentina; es decir, que gane el candidato peronista, como en las últimas tres elecciones presidenciales (2003, 2007, 2011).
Lo que sucedió en 2009 fue ocasional, ya que a falta de una coalición opositora apropiada, el conflicto del campo aglutino al anti peronismo en casi todas sus expresiones. No obstante en 2011, se acaba de poner en evidencia, como cada vez en un tiempo mas rápido, el anti peronismo como estrategia, favorece al peronismo.
El oficialismo gobernará 20 de 24 distritos, y salvo en 3 casos, estará representado por todos los intendentes del GBA.
El regreso a las convicciones originales en forma consistente con una buena performance económica social y cultural en todo el territorio, ha contribuido al triunfo del oficialismo, en las elecciones nacionales, provinciales y locales.
Hacia adelante, al Partido Anti Peronista le queda la gran cuestión de cual será el eje de la oposición al gobierno peronista. El buen resultado obtenido por el ingeniero Mauricio Macri en su reelección como Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, plantea la posibilidad que la derecha vuelva a tener alrededor del 10% histórico, que ha exhibido en democracia. Por otra parte el éxito de Binner le da la oportunidad a la centroizquierda de sumar 17%, y alcanzar así al 27% promedio histórico del Partido Anti Peronista, cifra que ostenta desde la vuelta a la democracia. Por ultimo hay que destacar que el peronismo oficial se sitúa porcentualmente, cada vez más lejos de la versión Menemista, que tanto afecto suscito en el Partido Anti Peronista.




No hay comentarios: