Barra de vídeo 1

Loading...

jueves, 5 de noviembre de 2009

Riesgo país, confianza, políticas económicas

Las políticas económicas y sus resultados generan grados de credibilidad, y esto a su vez influye significativamente en la prima de riesgo país. Obviamente que la percepción de los mercados que monitorean las cuestiones fiscales y monetarias, aprobando o corrigiendo en forma anticipada, aporta grados de confianza.
Sabemos que en la Argentina se desplomó el riesgo país; la salida de capitales pasó de u$s 2,600 millones en Junio a u$s 1,500 millones en Julio, un poco mas de u$s 700 millones en Agosto, menos de u$s 600 millones en Septiembre, y en Octubre se recuperó la normalidad. La tasa de devaluación que marcaban “los futuros” de NY pronosticada aún más arriba por el consenso de “pesimistas full time”,-que en Junio perseveraba con la necesidad de una devaluación-, hoy espera un tipo de cambio nominal de u$s 3.85-3.90 pesos un dólar para Diciembre de 2009.
El BCRA dejó de vender dólares y empezó a comprarlos. Entre Agosto y Octubre, el BCRA habría adquirido alrededor de 2.000 millones, cifra equivalente a la de Junio de 2007, cuando algunos proponían “enfriar” la economía. También repuntó la constitución de certificados de depósito a plazo fijo, mientras cayeron las tasas de interés tanto pasivas como activas. El tipo de cambio real se mantiene bien situado y es obvio que la economía no ha perdido competitividad. El BCRA viene apreciando el peso frente al dólar desde mediados de Septiembre, cuando el tipo de cambio nominal pasó de $ 3.85 a $ 3.82 por 1 dólar. El tipo de cambio real multilateral sigue estable, exhibiendo que la economía vista desde este ángulo también logra mantener niveles adecuados de competitividad.

No obstante podemos conjeturar que en 2010 el gobierno no ha de permitir que el tipo de cambio real multilateral se deteriore-hoy la devaluación del dólar ayuda-, porque esto afectaría a los insipientemente y ya reanimados sectores industriales, como por ejemplo el automotriz que en unos meses “vuela”. Si bien el tipo de cambio es más bajo que el registrado entre 2003-2006, no obstante se ubica por encima del promedio histórico. Recuerde que en la salida de la convertibilidad el tipo de cambio era: (1 peso = 1 dólar), y se aseguraba que el atraso cambiario era de alrededor de 40%, lo que implicaba un nivel de $ 1.40 por dólar. Si trasladamos ese escenario, hoy nos hallamos 50% por encima, lo cual indica que el tipo de cambio es suficientemente estimulante para la producción de bienes exportables, funcionando también como soporte eficaz para los sustitutivos de importaciones.
¿Cómo es esto que no dependemos de las reformas estructurales, ni las privatizaciones, para obtener la sostenibilidad del tipo de cambio y la baja del riesgo país?
En estos meses, podemos asociar la caída del riesgo país y, la reversión del flujo de capitales a la percepción del advenimiento de un horizonte de prosperidad, sin reformas estructurales ni privatizaciones.

No hay comentarios: