Barra de vídeo 1

Loading...

viernes, 25 de diciembre de 2009

Consultoras



Algunos grupos de asesores “mala onda full time”, poseen una elevada inteligencia matemática y gran capacidad de aprendizaje en general, aunque mayormente sus destrezas sociales son deficientes, si bien esta no es la raíz del problema por el cual están siendo cancelados sus servicios.
Me dicen los ejecutivos de empresas internacionales:
“su colega no sabia ponerse en la piel del otro”…, “era incapaz de ver el mundo desde otra perspectiva, se paso seis años asustándonos de todo, por esa razon lo estamos reemplazando...”Yo se muy bien, que por su formacion, suelen ver a la gente como objetos inanimados, como si las multitudes pudieran ser meneadas por normas de manual, solo miran si los números cierran o no, desde su perspectiva; nunca desde la de quien manda. Tienen el coraje del idiota, no pueden aceptar su propia falibilidad, y no tienen las agallas para decir "no lo se". Son miembros V.I.P. de la especie humana, con tanta superioridad intelectual que no son capaces de cambiar ni aun reconocer evidencias empiricas.
Resulta interesante describir que existen asesores y ejecutivos, cualquiera sea su cociente de inteligencia, que manifiestan una alta incapacidad de trabajar bajo condiciones de incertidumbre, mucho menos de hacerse cargo del “gerenciamiento de la incertidumbre”.
En los consultores increíblemente, los errores crónicos de predicción no les hacen infelices, y sufren vagas consecuencias por el absurdo, 70% de sus seguidores o clientes empiezan a sancionarlos, pero 30% todavia se aferra al comentario-dicho con majestuosidad forastera- que llega de sus labios.
“Estamos al borde del colapso de la economía…esto será algo que cambiara todos los aspectos de la vida nacional”. Y los clientes, los medios de comunicación y la gente común se hacen eco, luego comentan y se preparan para “el fin de los tiempos”.
Por alguna razón, se olvida la gente que la última vez que se le pronostico el colapso final, tenía las mismas expectativas caóticas, y nunca se cumplieron. Un tiempo después el industrial, el comerciante, la señora ama de casa; se ira dando cuenta que no pasa nada catastrófico, los temores van a menguar y se regresara a la situación inicial, como la ultima vez que les habían encrespado.
De haberse previsto otro error de pronóstico, seguramente se hubiera seguido produciendo en las fábricas, dando empleo; vendiendo y ahorrando para cuando de veras llegue un problema irreversible. Esta manipulación psicológica es la que estimula comprar dólares y fugar capitales, haciendo creer a la gente que puede perder su patrimonio en forma devastadora, una y otra vez.
Mi preocupación ya no es tanto por los malos pronosticadores, hoy en retroceso; sino por los últimos escuchas que les van quedando, quienes siguen sin aprender de los errores del pasado al proyectar el futuro.
Este tipo de error en la previsión, cuando se trata de influyentes personajes mediáticos, a veces tiene la finalidad política de “parar la economía o generar caos”, motivando a la gente a postergar la compra del automóvil, suspender el proyecto de refaccionar su casa, etc. Obviamente a gran escala se despiden gerentes de empresas, se altera el consumo y la inversión provocando daños considerables.
Me parece bien-a veces-, que ante estos temores se deje para el año próximo el plan de expansión, las inversiones, las vacaciones o la renovación del vestuario, y así se puede evitar correr riesgos innecesarios. Sin embargo, déjeme refrescarle la memoria, en la Argentina, algunos se perdieron un ciclo de 60% de crecimiento del PBI. Sumele a esto que vivimos en un mundo diferente, donde hace 10 años descubrimos los riesgos “no calculados”. Recuerde recientemente los resultados de quienes hicieron la hazaña de darle dólares a Lehman Brothers, o quienes inconcientemente depositando en paraísos fiscales ignoran los riesgos medio ambientales de las Islas Caimán, eso sin contar las perdidas de la conservadora compañía suiza que reaseguraba las torres gemelas.
Si en nuestra profesión hemos de cobrar por predecir-dentro de lo predecible- que es lo que va a pasar en el futuro a otros individuos supuestamente menos inmunizados, se nos habrá de juzgar por el acierto de nuestras previsiones. No obstante se calcula que existe aun un 30% entre banqueros y compañías internacionales, que siguen siendo “agorero-abonados”, de quienes le han advertido a tiempo 68, de las ultimas 4 crisis Argentinas.

No hay comentarios: