Barra de vídeo 1

Loading...

miércoles, 11 de marzo de 2009

Estadista, un escalón superior

La gente de la ciudad inducida por los medios, y todo el arco opositor, dice: "los K son mala gente". En tres días me lo dijeron cuatro empresarios. A todo esto súmele los desaguisados que Néstor, Cristina y Moreno realizaron para aumentarles la bronca. Ahora deberán bregar con esta situación, en un contexto de crisis económica internacional inédito.
Si bien el escenario debiera favorecer las probabilidades de éxito de una oposición que capitalice la situación, esto no sucede. El resentimiento, por sí mismo no construye, y a la larga o a la corta el escorpión pica al sapo en el medio del río, porque es escorpión y no puede con su genio.
La reunión entre la Presidente y las Entidades, puso en evidencia lo que el gobierno pudo haber logrado si deponía la rigidez absoluta durante la disputa por la 125, flexibilizando ese rol inquebrantable que había asumido. Los acuerdos ya comienzan a cumplirse, aunque los productores simulan estar disconformes para poder progresar con nuevos reclamos. Esto lo aprendieron de los sindicatos peronistas y las enseñanzas de Perón a los delegados gremiales: “Ustedes negocien hasta que consigan lo que quieren. Se dan la mano con la patronal, esperan y; unas semanas después empiezan a negociar el próximo reclamo”.
Más allá del resultado de la reunión que arruinó la estrategia opositora, la disputa entre los ruralistas también es grande. Hay bifurcaciones en la Federación Agraria Argentina y Confederaciones Rurales. Lilita los dividió. Se trata de una escaladora profesional, magullada por la negativa de los dirigentes del campo a su participación como oradora en las manifestaciones de mediados de 2008. Carrió planteó que la reunión del gobierno con el campo violó la confianza entre las bases y la dirigencia del campo. Gravísima acusación. La respuesta de la SRA no se hizo esperar y fue dura. Carrió lanza esa imputación, momentos antes de la reunión que la Mesa de Enlace mantuvo con los legisladores del PRO-peronismo empresario. A diferencia de la posición mudable de los dirigentes del PRO-peronismo empresario-que ya actúa con los "tics" de la vieja política-, Lilita en cambio se mete adentro como si fuera una dirigente de la Sociedad Rural.
A costa del sufrimiento de todo el país, la oposición se posicionó y salvo la ropa en el 2008, cuando ninguno medía de manera gravitante en el ranking de rivales. Los avances se lograron socavando la confianza entre la sociedad y el gobierno. Por fin la oposición encontró una palanca impensada para mostrar muchedumbres y además, ganar una votación en el Senado. Irrumpe en primer plano Cobos, y “el no positivo” lo constituye en un líder bondadoso para el campo, y un traidor serial para radicales y kirchneristas.
Así como el campo le brindó un gran servicio a la oposición, ésta ahora depende del campo de manera singular. Hasta la “banda en fuga” de dirigentes justicialistas, explicó su comportamiento oportunista, en base a su disidencia con la política agropecuaria, en vez de decir que visualizaban el “momentum” de huir porque ya no convenía apoyar a los Kirchner.
El PRO-peronismo empresario y la Coalición Cívica, advirtieron al campo como su tabla de salvación, la posibilidad de tener una estructura territorial a nivel nacional, que ninguno de las dos ligas posee. - ¿Se estará reeditando la Alianza versión Ruralista? - Será el campo una especie de Frepaso que subestimó la capacidad de los políticos para fagocitarlo primero, y escindirlos olímpicamente mas tarde? -
El rol que viene desempeñando el campo, es una sólida muestra de la fragilidad de la oposición. La sola posibilidad de un acuerdo con el gobierno, sacó a la superficie lo que puede lograr Cristina si actúa sin la propensión marginal K, a la contienda permanente, que tanto éxito le brindó a Néstor, en otro momento.
- ¿Será CFK una entendida de los tiempos, que puede cambiar de actitud y metodología-no de convicciones-ni un paso atrás-, pero poniendo en el primer lugar los intereses nacionales-producción y trabajo? - No quiero otra vez un país parado, no quiero empezar de nuevo cada 5 años. Aún los marxistas evitan la provocaciones. - ¿Podrá Cristina, proceder como los grandes? - En escenarios peligrosos vale la pena menguar, para alcanzar los objetivos superiores?-

No hay comentarios: