Barra de vídeo 1

Loading...

viernes, 28 de julio de 2006

Hipotecas en Disneylandia




La tasa de crecimiento del PBI en los EE. UU. se habría desacelerado en el segundo trimestre del año. La Reserva Federal (FED) cree que el crecimiento por debajo de la tasa de expansión del PBI potencial continuará en 2006 y 2007. El moderado crecimiento se imputa a la desaceleración del mercado inmobiliario; el efecto tardío de los 17 aumentos de la tasa de referencia de los fondos federales; y la reducción del gasto de los consumidores justificada por la desaceleración del aumento constante de su efecto riqueza.
La desaceleración del mercado inmobiliario, ya se manifiesta en la generalidad de los indicadores sectoriales. Efectivamente, la construcción se desaceleró marcadamente en los últimos meses. Se verifica una merma en los proyectos e inicios de edificación de viviendas por el número de los permisos de construcción, así como también, se observa una mayor acumulación de propiedades sin vender. No obstante, la mayoría de los miembros de la FED, opinan que todo se encuentra dentro de lo previsto en las expectativas-dicen que la evolución se está desarrollando en forma gradual y ordenada.
No se puede excluir una enérgica reversión, en un mercado que tuvo un extraordinario crecimiento en los últimos años con tasas extravagantemente bajas. Es significativo que la FED esté dándole más importancia a la desaceleración del crecimiento, ya que antes no lo había hecho. El último comunicado de la reunión de política monetaria expuso sin artificios la desaceleración que se estaría plasmando. En todas sus declaraciones la FED confesó que el rebote inflacionario en los últimos meses es un tema de enorme trascendencia, y en caso de proseguir, generaría una significativa inconsistencia con el sostenimiento de la estabilidad de precios, tarea que le corresponde monitorear y operar con eficiencia por facultad y obligación.
En este contexto, el ingenio financiero de los norteamericanos no tiene límites.
Este crepúsculo está permitiendo el despliegue de una capacidad fenomenal para desarrollar ingeniería financiera. El intento consiste en posponer los inminentes estrangulamientos familiares y sus consecuentes derivaciones. Asistimos al surgimiento de iniciativas bancarias que harán las delicias de todos los “deuda maníacos” y “consumidores compulsivos”. Germinan nuevas líneas de crédito como los (HELOCs- Home Equity Lines of Credit), estas son las segundas deudas adicionales a los préstamos hipotecarios. Se constituyen HELOCs para utilizar el valor patrimonial de la casa con el objeto de consolidar deudas, efectuar mejoras residenciales, o dedicarse a sí mismo halagos concupiscentes. Existen muchas opciones disponibles como los HELOCs, aunque asomaron otros recientes que incluyen amortizaciones de hasta 50 años. Si esto sigue así, no sería disparatado pensar en la ocurrencia e instrumentación legal de la transferencia de deuda de padres a hijos, con amortizaciones a 100 años-. Otra nueva variante que se puede destacar es el crédito de pago mínimo del 1 %, (options arms). También está el ARM convertible – el ARM con la opción de conversión a préstamo con tasa de interés fija durante un periodo de tiempo determinado. La hipoteca con tasa de interés ajustable, donde los deudores reciben el estado de cuenta de la deuda hipotecaria como si fuera una tarjeta de crédito con la opción de pago mínimo. Los plazos de este pago mínimo están garantizados por hasta 5 años, amortizando el 1% de la deuda. No es inverosímil pensar que esto arribe al pago de solo una parte de los intereses, y tal vez se pueda hacer por 20 años y luego por 30, anyway! La trama de la “amortización negativa”, me recuerda la Circular 1.050 del BCRA (1977/8), esta opción donde el aumento en el saldo del capital que ocurre como consecuencia de que los pagos mensuales no son suficientes como para pagar la totalidad de los intereses devengados, dado que los auxilios implementados para que continúen los pagos, impiden disminuir la cuantía del monto de la deuda principal. El interés diferido se suma al saldo del préstamo, dando lugar a que el prestatario deba más dinero que la suma original, esa película ya se vio en Argentina, aunque aquí los préstamos hipotecarios nunca representaron el 90% del PBI.
Como si esto fuera poco, hoy existen prestamistas furtivos que se animan a atender al deudor en tercer lugar, detrás de este tipo de préstamos descriptos.
En un mercado inmobiliario donde las propiedades están reduciendo su valor, mientras se implementan diferimientos de pago; las curvas de pendiente negativa y positiva ya se entrecruzan peligrosamente, se incrementa la deuda acumulada y disminuyen las garantías inmobiliarias. Yo pregunté sin que nadie me respondiera sin una sonrisa: -¿a que hora cierra-Disneyworld.- digo, para disponer una salida oportuna, eligiendo una puerta que no sea la número 12?

martes, 25 de julio de 2006

Editorial Fortuna 25-07-2006


En China, país con las tasas de crecimiento, inversión y comercio más altas del mundo, todo tiene su modelo y dinámica, todo puede ser especial y no serlo. Existe muy poca claridad y muchas formas de cometer errores. Si bien siempre hay que ser cuidadoso con los negocios, en China los esmeros deben de ser más efectivos. Las posibilidades de tergiversación, rapacería y malas interpretaciones son muchas.
Las inversiones extranjeras directas Chinas son estratégicas, y se realizan a nivel de gobierno o a nivel de grandes empresas. El gobierno solo invierte en energía-petróleo y sus derivados, gas, carbón térmico-, y materias primas básicas-hierro, acero- aunque menos, ya que pueden transformar el hierro, cobre y zinc-. Las grandes empresas invierten en adquisición de marcas comerciales, cuando ya no les es posible seguir copiando. El chino no es un hombre de negocios torpe, sabe perfectamente que lo que produce y vende por un dólar FOB., en Europa se despacha por quince. Al comprar la red de distribución, sabe que venderá por quince dólares en Europa, Australia, EE.UU. o Canadá. Con esa tasa de retorno invierte. En China solo interesan las grandes empresas y no las PyMEs. A los chinos no les interesan ni siquiera sus propias PyMEs. Ellos anhelan fascinar grandes empresas que empleen a miles de trabajadores y que realicen inversiones millonarias. Teniendo en cuenta que todo esta controlado por el gobierno, a las empresas extranjeras se las obliga a unirse en joint venture con empresas estatales que, generalmente se sostienen con enormes falencias financieras. El objeto asociativo es que sean saneadas por los nuevos inversores y produzcan. Una vez funcionando el Joint Venture, el riesgo será “el rapto de la tecnología”. Se me olvidaba, la facturación se realizará, a través de empresas paralelas de capital 100% chino.
¿Que se le puede vender a China? – Materias primas, energía y derivados. La razón es sencilla, un chino promedio puede gastar menos de un dólar al día en comida y sus rutinas alimentarias son muy simples. Los productos que lleguen necesitarán de un periodo de maduración largo para ser aceptados en el mercado. La leche ha entrado hace menos de diez años, los yogures menos de dos, y el mejor café a los ojos de un chino es el café instantáneo, porque fue el primero en llegar. Claramente un buen café colombiano, a los chinos no les gustará. Apliquemos este criterio para vinos finos, yerba mate y dulce de leche. Para los chinos estos gustos son nuevos como el mismísimo jamón español, no están al corriente de lo que es bueno o malo para los occidentales. Además, para este tipo de venta, en China hay que realizar grandes inversiones iniciales, corriendo el riesgo de ser asidos. Los vendedores coinciden en decir que si pueden-y siempre pueden-los compradores chinos serán lo menos claro posible, ellos nunca dicen que no a nada, aunque no estén muy seguros. En esta serie de inferencia, cobra importancia la red de contactos en altos niveles de gobierno. Hoy lucen interesantes las minas de cobre, mineral que ha alcanzado un precio histórico durante el mes de Junio. Me permitiría decir que en China “se buscan minas”, pero de grandes cantidades de toneladas al mes, con un precio CIF competitivo. A esta altura he conseguido expresar que los chinos conocen de medio a medios los embelecos, que no se le ocurra a nadie especular confiando en la viveza criolla. Para ir hoy a China, hay que hacerlo con un proyecto claro y acciones muy limitadas, como relocalizacion de plantas productivas para obtener beneficios en los costos salariales. Esa es la razón de las extraordinarias inversiones que capta China, y de ninguna manera la meneada seguridad jurídica que tanto exageran los economistas antiguos. Ante esta realidad, tampoco parece sólido el argumento de país serio con el que a los argentinos tanto se nos flagela.

domingo, 23 de julio de 2006

No apto para improvisados


En China, país con las tasas de crecimiento, inversión y comercio más altas del mundo, todo tiene su modelo y dinámica, todo puede ser especial y no serlo. Existe muy poca claridad y muchas formas de cometer errores. Si bien siempre hay que ser cuidadoso con los negocios, en China los esmeros deben de ser más efectivos. Las posibilidades de tergiversación, rapacería y malas interpretaciones son muchas.
Las inversiones extranjeras directas Chinas son estratégicas, y se realizan a nivel de gobierno o a nivel de grandes empresas. El gobierno solo invierte en energía-petróleo y sus derivados, gas, carbón térmico-, y materias primas básicas-hierro, acero- aunque menos, ya que pueden transformar el hierro, cobre y zinc-. Las grandes empresas invierten en adquisición de marcas comerciales, cuando ya no les es posible seguir copiando. El chino no es un hombre de negocios torpe, sabe perfectamente que lo que produce y vende por un dólar FOB., en Europa se despacha por quince. Al comprar la red de distribución, sabe que venderá por quince dólares en Europa, Australia, EE.UU. o Canadá. Con esa tasa de retorno invierte. En China solo interesan las grandes empresas y no las PyMEs. A los chinos no les interesan ni siquiera sus propias PyMEs. Ellos anhelan fascinar grandes empresas que empleen a miles de trabajadores y que realicen inversiones millonarias. Teniendo en cuenta que todo esta controlado por el gobierno, a las empresas extranjeras se las obliga a unirse en joint venture con empresas estatales que, generalmente se sostienen con enormes falencias financieras. El objeto asociativo es que sean saneadas por los nuevos inversores y produzcan. Una vez funcionando el Joint Venture, el riesgo será “el rapto de la tecnología”. Se me olvidaba, la facturación se realizará, a través de empresas paralelas de capital 100% chino.
¿Que se le puede vender a China? – Materias primas, energía y derivados. La razón es sencilla, un chino promedio puede gastar menos de un dólar al día en comida y sus rutinas alimentarias son muy simples. Los productos que lleguen necesitarán de un periodo de maduración largo para ser aceptados en el mercado. La leche ha entrado hace menos de diez años, los yogures menos de dos, y el mejor café a los ojos de un chino es el café instantáneo, porque fue el primero en llegar. Claramente un buen café colombiano, a los chinos no les gustará. Apliquemos este criterio para vinos finos, yerba mate y dulce de leche. Para los chinos estos gustos son nuevos como el mismísimo jamón español, no están al corriente de lo que es bueno o malo para los occidentales. Además, para este tipo de venta, en China hay que realizar grandes inversiones iniciales, corriendo el riesgo de ser asidos. Los vendedores coinciden en decir que si pueden-y siempre pueden-los compradores chinos serán lo menos claro posible, ellos nunca dicen que no a nada, aunque no estén muy seguros. En esta serie de inferencia, cobra importancia la red de contactos en altos niveles de gobierno. Hoy lucen interesantes las minas de cobre, mineral que ha alcanzado un precio histórico durante el mes de Junio. Me permitiría decir que en China “se buscan minas”, pero de grandes cantidades de toneladas al mes, con un precio CIF competitivo. A esta altura he conseguido expresar que los chinos conocen de medio a medios los embelecos, que no se le ocurra a nadie especular confiando en la viveza criolla. Para ir hoy a China, hay que hacerlo con un proyecto claro y acciones muy limitadas, como relocalizacion de plantas productivas para obtener beneficios en los costos salariales. Esa es la razón de las extraordinarias inversiones que capta China, y de ninguna manera la meneada seguridad jurídica que tanto exageran los economistas antiguos. Ante esta realidad, tampoco parece sólido el argumento de país serio con el que a los argentinos tanto se nos flagela.
*Master en Política Económica Internacional