Barra de vídeo 1

Loading...

jueves, 19 de febrero de 2004

Ambito, Un fondo de inversión para la deuda

Para: Ámbito del Comercio Exterior
Por Pablo Tigani*


El gobierno y el FMI pueden convocar hoy mismo a las instituciones e inversores para proponer la construcción solidaria de un fondo de inversión para la deuda en default. Con solo US$ 4.400 millones, el equivalente al 5% del total, la propuesta de Dubai mejora en un 20% para los tenedores de títulos
¿Quiénes serían los suscriptores de este fondo solidario que aportarían US$ 4.400 Millones?
1) Los organismos económicos internacionales, que en el caso argentino no aportaron fondos frescos, ni sufrieron pérdida alguna. 2) Los bancos de inversión que captaron inversores para títulos argentinos, en los países respectivos. De esta manera evitarán inminentes juicios de bonistas, como los que se inician en Italia en estos días, involucrando su responsabilidad y amenazando generar jurisprudencia internacional. 3) Los bancos tenedores de títulos. 4) Los tesoros nacionales de los países de los inversionistas damnificados que ayudarán a socorrer a sus ciudadanos. En Italia ya existen propuestas de partidos políticos en esta dirección. 5) Argentina, exteriorizando su voluntad de pago, con la quinta parte (US$ 880 millones, menos de un tercio del vencimiento del 9 de Marzo).
La implementación se pondría en marcha con la transferencia de bonos en default al fondo de inversión, por parte de los tenedores. Los títulos se tomarán con una quita del 70%, entregándose a cambio el 25% en nuevos bonos y el 5% en efectivo. Esta es una alternativa que está por encima de los valores contables de muchos beneficiarios, ya que una proporción importante de ellos tiene castigadas sus acreencias en sus declaraciones juradas. A tales fines, dada la simplificación operativa, el fondo de inversión para la deuda argentina, colocará los nuevos títulos sin comisiones bancarias.
Este es el momento, ya que la atención de todos los jugadores internacionales está sobre la Argentina. Este fondo ahora es un conciliador internacional que antes no existía, es complementario y no sustituto del FMI.
Los inversionistas podrán recuperar un 20% adicional “cash”, más la inmediata tenencia física de los nuevos bonos. Este es el fin de los pedidos de negociaciones de buena fe y las imputaciones de lentitud.
La Argentina podrá ahorrar gastos y comisiones bancarias por los servicios subsidiarios de las entidades adherentes entre US$ 70 y US$ 150 millones. Como suscriptores del fondo, las instituciones (FMI-BM-BID) tendrán un beneficio adicional participando, que hoy no poseen, además de evitar un eventual default de sus propias deudas. Desde los episodios legales recientes, los bonistas y fondos de inversión privados se precipitaron a trabar embargos, afectando el carácter de “acreedor privilegiado” de los organismos.
El objetivo puntual de este raising para la Argentina, expresará una nueva configuración estratégica mundial acorde con los tiempos. Esta propuesta, permite que todas las partes puedan salirse del laberinto en forma responsable, mejorando la credibilidad de las instituciones y estableciendo un marco político de solidaridad global.
Presidente de HACER, EUGENIO PABLO TIGANI & ASOC. www.hacer.com.ar

lunes, 9 de febrero de 2004

Oportunidad inédita

AMBITO FINANCIERO 9/02/2004
En estos días, la deuda en default ofrece una coyuntura inédita; todas las partes pueden salirse del laberinto en forma responsable, mejorando la credibilidad de las instituciones y estableciendo un marco político de solidaridad global.
Con la construcción subsidiaria de un fondo de inversión de US$ 4.400MM, equivalentes al 5%, se mejora la propuesta de Dubai en un 20% y a estas alturas (dos años de la declaración de default) esto es absolutamente viable. El gobierno y el FMI pueden convocar ya mismo a las instituciones e inversores, usufructuando los días que restan hasta el vencimiento del 9 de Marzo por US$ 3.000MM.
¿Quiénes serían los suscriptores solidarios subsidiarios de ese fondo por US$ 4.400MM?
1) Los organismos económicos internacionales, que en el caso argentino no aportaron fondos frescos ni sufrieron pérdidas. 2) Los bancos de inversión que aconsejaron la compra de títulos argentinos, cobrando comisiones en los países respectivos. Algunos evitarán inminentes juicios de bonistas. 3) Los bancos tenedores de títulos (*).- 4) Los tesoros nacionales de los inversionistas damnificados que ayudarán a socorrer a sus ciudadanos. 5) Argentina exteriorizando su voluntad de pago, con la quinta parte (US$ 880MM, menos de un tercio del vencimiento del 9 de Marzo).
La implementación: La transferencia de bonos argentinos al fondo de inversión por parte de los tenedores; se tomará con una quita del 70%, entregándose a cambio el 25% en bonos y el 5% en efectivo. Esta es una alternativa que está por encima de los valores contables de muchos beneficiarios, ya que una proporción importante de ellos tiene castigadas sus acreencias en sus declaraciones juradas. A tales fines el fondo de inversión colocará la nueva deuda sin costos, ocupando el lugar del sindicato de bancos que se retiró. Este es “el momentum” de aplicar el mecanismo alternativo, ya que la atención de todos los jugadores internacionales está sobre la Argentina. El rompecabezas se terminó de articular con el reciente retiro del sindicato de bancos que debía colocar la nueva deuda. Este fondo ahora es el sustituto de los bancos en fuga y un conciliador institucional que antes no existía. Los inversionistas podrán recuperar un 20% adicional cash, más la inmediata tenencia física de los nuevos bonos. Fin de las imputaciones de lentitud. La Argentina podrá ahorrar gastos y comisiones bancarias por los servicios subsidiarios de las entidades adherentes. Como suscriptores del fondo, las instituciones (FMI-BM-BID) tendrán un beneficio adicional participando, que hoy no poseen, además de evitar un eventual default de sus propias deudas. Desde el episodio reciente del embargo, los bonistas y fondos de inversión privados pueden precipitarse a ejecutar, afectando el carácter de acreedores privilegiados de los organismos. Finalmente, el objetivo puntual de este raising para la Argentina, expresará una nueva configuración estratégica acorde con los tiempos, que a la vez aportará confianza a la deteriorada situación de los mercados de colocación de deuda de los países emergentes. (*)Los bancos e inversores de países ricos contabilizan sus acreencias, una vez establecidas las previsiones. La mayoría de las veces, el valor libro no representa fehacientemente el valor del crédito. Los Bancos generalmente venden sus carteras de NPL (Non Performance Loans) a un valor diferente del que tienen contabilizado en sus libros (ya previsionados).