Barra de vídeo 1

Loading...

jueves, 23 de octubre de 2008

Que pase el que sigue, ahora los Hedge Funds

Estamos transitando la peor crisis financiera mundial que nuestra generación, la generación de nuestros padres, e incluso de nuestros abuelos haya visto jamás. Es sorprendente que los Bancos Centrales de los países desarrollados, los Organismos Multilaterales de Crédito y las Calificadoras de Riesgo no hayan podido preveer la implosión del sistema financiero. Nuestros políticos/as “sabelotodo”, y los sortílegos vernáculos “pro mercados” tampoco se enteraron. Preexistía una enorme cantidad de bancos y entidades intermediarias con alta exposición en el negocio hipotecario, que dadas las condiciones, eventualmente podía arrastrarlos a la quiebra. Asistimos a una verdadera catástrofe en el mercado de valores, el popular punto de referencia de los americanos, ese numerito que aparece aún debajo de las escenas de la invasión a Irak; ha perdido alrededor del 38%, en un solo año. Para decirlo más claro, las empresas valen y los inversores tienen ahora, 62 de cada 100 dólares que atesoraban un año atrás.
Lo mas grave es que antes que veamos atisbos de una mejora, vamos a ver como las cosas se siguen poniendo peor cada día. Desde el momento en que se abrió “la caja de Pandora”, el 14 de Marzo de 2007, cuando la Asociación de Bancos Hipotecarios reveló que el número de impagos en el sector hipotecario de Estados Unidos (unos 6 millones de contratos por 600 mil millones de dólares) alcanzaba su punto más alto en siete años.
-El día 13 de Septiembre de 2007, casi 299 millones de estadounidenses no sabía nada-
Ahora comienza la caída en masa de de los “hedge funds*” y no es improbable que si las cosas se complican, las autoridades tengan que establecer el cierre de los mercados por una semana. Esta verdadera industria financiera tropieza además con su peor año en los últimos veinte, y en Septiembre tuvo su mayor caída mensual en una década. Es que si la crisis sigue, los inversores de estos fondos comenzarán a deshacerse de activos de manera violenta. Estamos ante una clara situación de “alto pánico”, y puede haber ventas intensas. Se calcula que un tercio de los “hedge funds*” van a ir a la quiebra de aquí en adelante. Esto no sucedió antes, porque el grupo de políticos que manejó la crisis decidió suspender las “ventas cortas”- o short-selling, para detener el desorden del desequilibrio (son dos cosas distintas**), luego que el 14 de Octubre EE. UU. se comprometiera a invertir 125 mil millones de dólares en 9 Bancos, y después que la FED lideró en forma coordinada una baja de las tasas de interés del 8 de Octubre.
El riesgo sistémico se fue tornando cada vez más alto, hasta ahora hemos visto solo principio de dolores en la “economía real”, no tenemos que sorprendernos que los países desarrollados inauguren también, sofisticadas versiones de nuestros tradicionales “feriado bancario y bursátil”, “corralitos y corralones”, etc. Rusia ya suspendió las operaciones por tres días, unas semanas atrás, y Brasil tuvo que detener “la rueda” en la Bolsa de San Pablo.
Ya no existen dudas, Estados Unidos y Europa marchan a la recesión, y no se ve muy claro como este ciclo pueda ser revertido antes de los próximos dos años.
Las cosas se están poniendo muy desagradables, inclusive en los mercados emergentes que reciben los coletazos financieros más fuertes por la fuga de capitales. Vivimos a diario presenciando por las noches (en nuestras latitudes) un desorden descomunal en los mercados de valores de Asia; y luego durante el dia, lo mismo en Latinoamérica. La razón es que la suba del riesgo país y la fuga de capitales-que son mellizos-permiten que se seque el mercado de dinero, aumente la aversión al riesgo por parte de los banqueros, quienes simultáneamente suben las tasas de interés en los mercados locales. El costo de pedir dinero a las naciones menos desarrolladas se les disparó a su precio más alto en los últimos seis años. Hoy tenemos países de menor grado de desarrollo económico relativo como Hungría, Bielorrusia, Ucrania y Pakistán pidiendo un salvataje al FMI, para resolver la caída del precio de sus commodities y saltear un mercado financiero inaccesible por las razones expuestas. Existen ya por lo menos 12 países con problemas financieros severos. Inclusive ya hemos visto como pequeños países sufren los efectos sistémicos de la economía global. Islandia ya tuvo su corralito.
Es en ese contexto cuando se agitan las aguas y se busca algún país-chivo expiatorio- que en el futuro pueda ir a default, algunos le apuntan a la Argentina, por su historia reciente-2001/2002-y su conducta poco amigable hacia los mercados en los últimos años; más que por las condiciones objetivas de que esto pueda suceder. Aún en forma subjetiva e hipotética, luciría absurdo y egoísta que se piense en dejar caer (aunque no sucederá) a un país de 40 millones de habitantes por segunda vez, y se salve a un Banco abusador y sus ejecutivos sospechados de toda corrupción, o manifiesta ineptitud.

*Hedge Funds: mayormente son entidades privadas que reúnen fondos en forma colectiva para invertir en actividades especulativas, donde a cambio de su gerenciamiento, participa de las ganancias y/o perdidas. En general se requieren importes mínimos de inversión muy elevados para entrar, ellos persiguen rendimientos absolutos en lugar de rendimientos relativos, basados en un índice de referencia. Utilizan técnicas de inversión financieras no permitidas para los fondos tradicionales con responsabilidad fiduciaria. Venden en descubierto, lo que se llama “short selling”, usan productos derivados y compran valores mediante apalancamiento agresivo (Toman fondos prestados y en realidad, los invierten a riesgo del que le prestó), están sometidos a reducida regulación y tienen escasas obligaciones de información. No necesitan demostrar su liquidez en forma diaria como un banco u otras entidades.

**Se puede experimentar y corregir profesionalmente cualquier desequilibrio con un cierto orden vigente. Este no ha sido el caso.

2 comentarios:

Hernan Bosca dijo...

Que opina sobre el amero? Cómo afectaría a la Argentina?

Anónimo dijo...

Claramente de ser cierto, "el Amero" puede convertirse en el "gran paga Dios". En ese caso, salvo EE UU nadie sería favorecido.
PABLO TIGANI