Barra de vídeo 1

Loading...

martes, 20 de mayo de 2014

ENGAÑAR Y MENTIR


Voy a reunir el engañar y el mentir por ser costumbres similares o paralelas. El engaño tiene tres expresiones: uno puede engañarse a sí mismo, puede engañar a otros, y puede ser engañado por otros. Todas estas formas, por mas pomposas que sean, tienen relación directa con la integridad o la falta de integridad que padece nuestra sociedad. Para guardar o mantener la integridad ética, intelectual, emocional, sentimental, espiritual; es necesario evitar ser engañados por otras personas. Veo en estos días, un sinnúmero de personas que procuran engañar a otras, a los cuales quisiera yo evitar; en el sentido de no molestarme luego por poner en ellas mi confianza, pero los mentirosos están por todas partes. Lo encuentro en el trabajo, en algunas universidades sucede entre los alumnos y profesores, en los comercios donde hacemos las compras, en un servicio al cliente donde el empleado “zafa”, en un programa de TV donde un títere con cara de serio, con un aceptado “falso sentido común”, miente sin sonrojarse. En la radio el conductor lee una noticia como si fuera propia, la saca de algún sitio o periódico sin citar la fuente, y asume las mentiras y el costo de lo que dicen y se propaga. En los periódicos ya sabemos, y en Internet no me imagino el volumen que alcanza esta desgracia de nuestra sociedad.
Engañar a otras personas es similar a mentir, no tiene diferencia. El engaño o la mentira son un cambio o distorsión de la verdad, sea o no sea en forma obvia o no obvia. La astucia que tienen  grandes personajes para lucir serios cuando cuentan las mentiras mas grandes; no difiere mucho de la de un colaborador mío cuando le pregunto por algo que no hizo, y debía haber hecho. Logran acosos, engaños, explotación, mediante amenazas inciertas; y “todo de mentira”. Para empezar en las empresas, los burócratas valoran al mentiroso. No porque figure en los requisitos, pero porque “cuando es necesario”, el sujeto va a mentir. No importa que tenga los súper conocimientos en lo que va a trabajar, solo que no proteste en publico, aunque lo haga por lo bajo;  y para el mentiroso, hacer todo lo que se le dice valdrá la pena, y eso si, si escucha o cree ver cualquier cosa, va a contárselo al jefe, esperando ser recompensado.
Un solo ejemplo: Le dije a mi abogado: ¡eso es mentira!, aunque como estaba certificado por una escribanía que decía haber presenciado una situación imaginaria, mi abogado me dijo: búscate dos amigos tuyos como testigo y vamos nosotros a otra escribanía; inventaremos una mentira mas grande, porque en un pleito, una mentira se rebate con una mentira mayor. ¿Eso es el derecho? Pues, parece bastante torcido, no es raro entonces que la sociedad siga las reglas que están establecidas por quienes supuestamente son aquellos que administran justicia, acusando o defendiendo.


No hay comentarios: