Barra de vídeo 1

Loading...

jueves, 9 de junio de 2011

Moderacion si, Frankenstein no creo...

La economía argentina crece mas moderadamente, pero sin pausa, así lo demuestran tanto los indicadores privados como las estadísticas oficiales. El EMAE-INDEC exhibió en Marzo un aumento de 7,8% con respecto a 2010, y el consenso de consultoras privadas mas conservadoras concuerda que el crecimiento del mes de Abril, fue del orden de 6,7%. Quiero resaltar que el 80% de las consultoras privadas de la muestra analizada esta integrada por aquellas que han sido multadas, y son quienes asumen una posición muy critica de las estadísticas oficiales.

Mientras tanto, los indicadores de ventas en Shopping Centers trepan en facturación alrededor de 6% en términos reales, y la venta en los supermercados subió 6% en Abril; mientras la construcción es una locomotora que asciende acumulado en el año10%. También crece la obra pública, donde llevan la delantera las obras de infraestructura y caminos; registrando alzas del 13% interanual.
A todo lo expuesto sumemos que los salarios crecieron 26,5% interanual en Abril, superando los meses previos, y se espera que cuando entren en vigor las subas salariales de los nuevos convenios colectivos, habrá más consumo.
El impulso a la demanda agregada obedece, y es hoy nuevamente; la herramienta de política económica que ayudara a anticipar una previsible crisis, si continúa la desaceleración de la actividad económica mundial o procede alguna restructuración de deuda soberana.
A quedado demostrado que el enfriamiento de la economía 2007/2008 no era oportuno-ademas de indeseable-, ya que la moderación de la tasa de crecimiento va llegando como consecuencia natural del nuevo paradigma económico internacional-de volatilidad full time-.
Si Cristina Fernández de Kirchner gana la elección, y no se produce una nueva crisis internacional; es probable que "modere" el sesgo expansivo de la política económica, no obstante CFK tiene muy claro que la supuesta revolución teórica de Friedman de la década del setenta ha fracasado rotundamente. Es decir, la política fiscal va a seguir siendo pro-cíclica mientras considere que así debe ser, y difícilmente se someta a las presiones de quienes sugieren "el regreso de Frankenstein"

No hay comentarios: