Barra de vídeo 1

Loading...

viernes, 31 de octubre de 2008

Poco serio


Publicado por Baniflehman en Septiembre 25, 2008 en EL ECONOMISTA
¿Se imagina que su coche se avería al salir de la ITV y el técnico le responde que no podía preverlo?
Pues eso es lo que sucede con la calificación crediticia que le otorgaba S&P a Lehman. Justo antes de la quiebra del banco de inversión, la nota que le otorgaba S&P era de A+1, es decir, de grado de inversión. Pero, tras su caída, se apresuró a rebajarla bruscamente hasta "D" (bono basura). Lo curioso es que la agencia de rating no ha mostrado ni el más mínimo síntoma de rectificación en la nota que le otorgaba a un banco enfermo. S&P decidió echar balones fuera ayer. La estadounidense no está dispuesta a pasar por el confesionario porque, según un analista de la firma, Scott Sprinzen, lo de Lehman fue "un caso de sentimiento negativo de mercado".Un médico que no diagnostica."Creemos que la caída de Lehman refleja el creciente temor que ha llevado a una pérdida de confianza, y que se había convertido en una amenaza real para la viabilidad del banco, de una forma que el análisis fundamental crediticio no podría anticipar con certeza". Con estas palabras, Sprinzen da a entender que hay cosas que una agencia de calificación no puede valorar, algo así como si un médico afirmase que no puede diagnosticar, o dicho de otro modo, hacer su trabajo. "En nuestra opinión, Lehman tenía (...) una liquidez adecuada en relación con las previsibles y graves dificultades temporales a las que se enfrentaba", continúa explicando la agencia de rating en un informe emitido ayer. Más allá de este banco de inversión, sin embargo, S&P no ve más entidades en dificultades entre la gran banca de inversión estadounidense. Así, la nota que le otorga actualmente a Morgan Stanley, Merrill Lynch y Goldman Sachs es la misma que les daba antes de la quiebra de Lehman y del rescate de la aseguradora AIG. Todas ellas tienen por parte de S&P el grado de inversión.- ¿Y si vuelve a pasar? La cuestión es si el mercado se creerá estos ratings, no ya por otorgar el grado de inversión a una entidad de la que se venía rumoreando que estaba en graves problemas, sino por no reconocer que estaba equivocada. Además, si existen cosas que una agencia de calificación de deuda no puede predecir sobre la deuda, según Sprinzer, ¿quién asegura que el grado excelente que le otorga S&P a la deuda de Merrill Lynch, o el grado superior al medio que le asigna a Goldman y Morgan, no puede convertirse de la noche a la mañana en un bono basura? 15/9/08: S&P rebaja los ratings de Bank of America, Merrill Lynch y Lehman Brothers. La agencia de ratings ha reducido la calificación crediticia a largo plazo de Lehman de 'calidad buena, media-alta' a 'situación de insolvencia' Bank of America mantiene una 'calidad superior', pero baja desde el primer puesto hasta el tercero. Merryl Lynch pasa a tener 'calidad buena' a largo plazo La agencia de ratings Standard & Poor's ha revisado a la baja sus calificaciones para Bank of America y Merrill Lynch, entidades cuya fusión se ha anunciado este lunes para hacer frente al impredecible impacto que tendrá el anuncio de bancarrota del tercer protagonista de la jornada, Lehman Brothers, que ha visto también reducidos sus ratings tras este anuncio. En concreto, S&P redujo la calificación crediticia a largo plazo de Lehman a 'SD' desde 'A', lo que supone pasar de 'calidad buena, media-alta' a 'situación de insolvencia'. La agencia ha precisado que este rating se debe al anuncio de la compañía de acogerse al capítulo 11 del código de bancarrota de EEUU. Por su parte, Bank of America ha visto reducida su calificación crediticia a largo plazo a 'AA-' desde 'AA', lo que supone mantener una "calidad superior", bajando desde el primer puesto de ésta al tercero. Al mismo tiempo, S&P situó la calificación de Merrill Lynch en 'A' a largo plazo y 'A-1' a corto plazo. Esta situación viene a significar una 'calidad buena' y 'calidad superior' respectivamente. "Merrill Lynch introducirá más riesgo del mercado residencial a Bank of America, especialmente por parte de sus grandes Holdings de obligaciones de deuda colateralizadas, en un momento en que el mercado hipotecario estadounidense continúa deteriorándose. No podemos dejar de lado la posibilidad de futuras pérdidas", ha explicado la agencia de calificación. Mientras que Bank of America tiene una historia de adquisiciones exitosas, la compra de Merrill conlleva riesgos de integración, particularmente cuando se produce durante un mal periodo en el mercado. A esto hay que añadir que Bank of America nunca ha integrado un banco de inversión del tamaño de Merrill.


En cambio, ¡Péguele a Argentina! por si las moscas...

"En el frente externo, el debilitamiento de la economía global afectará negativamente los precios de las materias primas agrícolas, cuyas exportaciones contribuyen a la solidez de las cuentas fiscales y externas", informó. "En el ámbito interno, la sorpresiva iniciativa de transferir nuevamente al Estado el sistema privado de pensiones ha sacudido al mercado financiero local e impactado en el nivel de confianza general. Adicionalmente, la introducción de la reforma del sistema de jubilaciones incrementa el riesgo de polarización política en un momento de mayores incertidumbres y expectativas en deterioro", concluye el comunicado de la calificadora.


N.de la R. Vemos claramente dos actitudes, una para los amigos y otra para los demás. Poco serio.

jueves, 30 de octubre de 2008

EE.UU. el daño auto infligido en una Nación

El daño auto infligido como Nación, desde el propio sector financiero hacia el resto de las actividades en los Estados Unidos de Norte América, no tiene ninguna explicación coherente. Su sistema de producción, sus empresarios y sus trabajadores son las víctimas emergentes de esa versión primer mundo de “la patria derivativa financiera”. Esta imputación no resiste ningún atenuante.
La economía real se complica con una recesión que va a retroalimentar la crisis financiera en un círculo vicioso que enfrentará a la población local, con situaciones olímpicamente desconocidas.
La economía de todos los países desarrollados va camino a la recesión, por otra parte; va a desacelerar las tasas de crecimiento del comercio internacional, uno de los beneficios más preciados de la globalización. La protección de las economías locales en estas circunstancias va a justificarse en muchos países, a causa de los riesgos emergentes de permanecer abiertos en forma incondicional.
Sin crédito, sin confianza, con una fuerte aversión al riesgo por parte de los inversores, los activos seguros han de escasear, y los que existen se convertirán en activos inseguros rápidamente, a menos que se invente “el seguro que asegure a las compañías aseguradoras de riesgos de default”.
El consumidor ha entendido que no puede seguir gastando, porque la tarjeta dijo “stop”, o porque el mismo titular la archivó; intuye además que las condiciones que aseguraban su flujo de ingresos no están dadas en absoluto.
El aumento de las tasas de interés para el crédito de consumo lo convirtió en un recurso prohibitivo. La falta de rentabilidad corporativa está provocando decisiones de “down sizing" o achique forzoso de gastos y despidos masivos-, y las expectativas de menores ingresos afectan el ánimo de los inversores que ya comienzan a paralizar el lanzamiento de sus nuevos proyectos.
La incertidumbre frente al valor real del dólar paraliza las decisiones de inversión (circulan todo tipo de versiones por Internet en forma de videos). En ese sentido, existe también incertidumbre adicional, acerca de los costos del financiamiento de largo plazo.
Los resultados proporcionados de las cuentas nacionales de Estados Unidos para el tercer trimestre de 2008 (-0.3% t/t*), descubren la primera caída del PBI como consecuencia del desmoronamiento del gasto doméstico y las perspectivas de los próximos trimestres. La última vez que el PBI había mostrado una baja en un trimedstre contra el trimestre anterior, fue durante el cuarto trimestre de 2007 con (-0.2% t/t), o sea que el registro actual es 50% mas grave. No obstante se espera que la caída del tercer trimestre se extienda en forma negativa en los períodos siguientes (la mayoría de los pronósticos apuntan a una baja importante del PBI en el último trimestre de 2008 en torno a (-3/-4% t/t).
Lo más notable es el derrumbe del gasto doméstico que alcanzó
(-2% t/t, en términos anualizados y desestacionalizados). Para encontrar algo semejante en el gasto doméstico, hay que referirse al primer trimestre de 1991. Los números más negativos fueron los del consumo privado (-3.1%t/t) y la construcción residencial (-19.1%t/t).
La contracción del consumo privado es la más severa desde el cuarto trimestre de 1981. El consumo privado observó una monumental contracción de los bienes durables (-14.1% t/t), ampliando un período de indicadores lamentablemente negativos, en los dos trimestres anteriores (-2.8%t/t en el segundo trimestre y -4.3%t/t en el primer trimestre de 2008). Especialmente el desplome en las ventas de automóviles, es astronómico.
El consumo de los bienes “no durables” durante el tercer trimestre registró una caída de (-6.4%t/t), revirtiendo la tendencia positiva del segundo trimestre. La fuerte caída del consumo de bienes no durables confiesa “per sé”, el deterioro de la confianza del consumidor, la subida del costo del crédito, y el agotamiento del “rebate**” o devolución de impuestos emergencial. **Un subsidio habitual y directo al consumo que se realiza en los Estados Unidos.
La construcción residencial en el tercer trimestre agravó la fuerte tendencia negativa que venía arrastrando durante los últimos tres años. Cae 19.1%t/t la construcción de viviendas, desmejorando aún el segundo trimestre (-13.3%t/t). El ciclo contractivo de la construcción residencial es el más embarazoso en veinticinco años. La situación reinante permanecerá hasta que la cantidad de viviendas (for sale) en venta regresen a niveles normales, dado el actual stock, y esto podría ocurrir en 2010.
Otros componentes de la inversión fija: la construcción de infraestructura, la demanda de bienes de equipo, soft, y material de transporte han tenido un comportamiento opaco, reflejando las expectativas desalentadoras de los negocios para los próximos períodos. La fuerte contracción del gasto doméstico fue en parte compensado por el sector externo neto, debido tanto a la expansión de las exportaciones de bienes y servicios, y la caída de las importaciones durante el tercer trimestre. El aporte de 1.15 puntos porcentuales al crecimiento total del PBI, ha sido decisivo.
Las perspectivas de crecimiento para el último trimestre de 2008 y primero de 2009, lucen deprimentes.
Las expectativas están fuertemente influidas por la crisis de confianza, la escasez de crédito, el aumento del desempleo y el efecto riqueza negativo derivado de la crisis financiera. Sin duda, todo esto empeorará el desplome del ya desacelerado gasto doméstico, y los sectores más castigados serán el consumo privado, la inversión fija residencial y corporativa.
A lo largo y a lo ancho de los Estados Unidos de Norte América, la gente ha de sufrir una situación, que un tiempo atrás, no existía ni siquiera en sus peores pesadillas.
*trimestre contra trimestre anterior

jueves, 23 de octubre de 2008

Que pase el que sigue, ahora los Hedge Funds

Estamos transitando la peor crisis financiera mundial que nuestra generación, la generación de nuestros padres, e incluso de nuestros abuelos haya visto jamás. Es sorprendente que los Bancos Centrales de los países desarrollados, los Organismos Multilaterales de Crédito y las Calificadoras de Riesgo no hayan podido preveer la implosión del sistema financiero. Nuestros políticos/as “sabelotodo”, y los sortílegos vernáculos “pro mercados” tampoco se enteraron. Preexistía una enorme cantidad de bancos y entidades intermediarias con alta exposición en el negocio hipotecario, que dadas las condiciones, eventualmente podía arrastrarlos a la quiebra. Asistimos a una verdadera catástrofe en el mercado de valores, el popular punto de referencia de los americanos, ese numerito que aparece aún debajo de las escenas de la invasión a Irak; ha perdido alrededor del 38%, en un solo año. Para decirlo más claro, las empresas valen y los inversores tienen ahora, 62 de cada 100 dólares que atesoraban un año atrás.
Lo mas grave es que antes que veamos atisbos de una mejora, vamos a ver como las cosas se siguen poniendo peor cada día. Desde el momento en que se abrió “la caja de Pandora”, el 14 de Marzo de 2007, cuando la Asociación de Bancos Hipotecarios reveló que el número de impagos en el sector hipotecario de Estados Unidos (unos 6 millones de contratos por 600 mil millones de dólares) alcanzaba su punto más alto en siete años.
-El día 13 de Septiembre de 2007, casi 299 millones de estadounidenses no sabía nada-
Ahora comienza la caída en masa de de los “hedge funds*” y no es improbable que si las cosas se complican, las autoridades tengan que establecer el cierre de los mercados por una semana. Esta verdadera industria financiera tropieza además con su peor año en los últimos veinte, y en Septiembre tuvo su mayor caída mensual en una década. Es que si la crisis sigue, los inversores de estos fondos comenzarán a deshacerse de activos de manera violenta. Estamos ante una clara situación de “alto pánico”, y puede haber ventas intensas. Se calcula que un tercio de los “hedge funds*” van a ir a la quiebra de aquí en adelante. Esto no sucedió antes, porque el grupo de políticos que manejó la crisis decidió suspender las “ventas cortas”- o short-selling, para detener el desorden del desequilibrio (son dos cosas distintas**), luego que el 14 de Octubre EE. UU. se comprometiera a invertir 125 mil millones de dólares en 9 Bancos, y después que la FED lideró en forma coordinada una baja de las tasas de interés del 8 de Octubre.
El riesgo sistémico se fue tornando cada vez más alto, hasta ahora hemos visto solo principio de dolores en la “economía real”, no tenemos que sorprendernos que los países desarrollados inauguren también, sofisticadas versiones de nuestros tradicionales “feriado bancario y bursátil”, “corralitos y corralones”, etc. Rusia ya suspendió las operaciones por tres días, unas semanas atrás, y Brasil tuvo que detener “la rueda” en la Bolsa de San Pablo.
Ya no existen dudas, Estados Unidos y Europa marchan a la recesión, y no se ve muy claro como este ciclo pueda ser revertido antes de los próximos dos años.
Las cosas se están poniendo muy desagradables, inclusive en los mercados emergentes que reciben los coletazos financieros más fuertes por la fuga de capitales. Vivimos a diario presenciando por las noches (en nuestras latitudes) un desorden descomunal en los mercados de valores de Asia; y luego durante el dia, lo mismo en Latinoamérica. La razón es que la suba del riesgo país y la fuga de capitales-que son mellizos-permiten que se seque el mercado de dinero, aumente la aversión al riesgo por parte de los banqueros, quienes simultáneamente suben las tasas de interés en los mercados locales. El costo de pedir dinero a las naciones menos desarrolladas se les disparó a su precio más alto en los últimos seis años. Hoy tenemos países de menor grado de desarrollo económico relativo como Hungría, Bielorrusia, Ucrania y Pakistán pidiendo un salvataje al FMI, para resolver la caída del precio de sus commodities y saltear un mercado financiero inaccesible por las razones expuestas. Existen ya por lo menos 12 países con problemas financieros severos. Inclusive ya hemos visto como pequeños países sufren los efectos sistémicos de la economía global. Islandia ya tuvo su corralito.
Es en ese contexto cuando se agitan las aguas y se busca algún país-chivo expiatorio- que en el futuro pueda ir a default, algunos le apuntan a la Argentina, por su historia reciente-2001/2002-y su conducta poco amigable hacia los mercados en los últimos años; más que por las condiciones objetivas de que esto pueda suceder. Aún en forma subjetiva e hipotética, luciría absurdo y egoísta que se piense en dejar caer (aunque no sucederá) a un país de 40 millones de habitantes por segunda vez, y se salve a un Banco abusador y sus ejecutivos sospechados de toda corrupción, o manifiesta ineptitud.

*Hedge Funds: mayormente son entidades privadas que reúnen fondos en forma colectiva para invertir en actividades especulativas, donde a cambio de su gerenciamiento, participa de las ganancias y/o perdidas. En general se requieren importes mínimos de inversión muy elevados para entrar, ellos persiguen rendimientos absolutos en lugar de rendimientos relativos, basados en un índice de referencia. Utilizan técnicas de inversión financieras no permitidas para los fondos tradicionales con responsabilidad fiduciaria. Venden en descubierto, lo que se llama “short selling”, usan productos derivados y compran valores mediante apalancamiento agresivo (Toman fondos prestados y en realidad, los invierten a riesgo del que le prestó), están sometidos a reducida regulación y tienen escasas obligaciones de información. No necesitan demostrar su liquidez en forma diaria como un banco u otras entidades.

**Se puede experimentar y corregir profesionalmente cualquier desequilibrio con un cierto orden vigente. Este no ha sido el caso.

miércoles, 22 de octubre de 2008

TIGANI DIXIT:

EN RADIOS Y PROGRAMAS DE TV (SEMANA DEL 20 DE OCTUBRE DE 2008)

  • Enviar al Congreso un proyecto del P.E. es una propuesta basada en una intención política. Podemos estar de acuerdo o no, serán los poderes del estado los que decidan, vivimos en democracia.


  • La situación mundial (shock externo) requiere que cada país y región defienda sus intereses locales, como los están haciendo los países industrializados.


  • Parte de la crisis financiera externa ya está siendo pagada por Argentina sin haberle preguntado nada. Venezuela pagará su parte vendiendo petroleo más barato, Chile pagará con precios menores por su cobre.


  • Con la caída de precios de los commodities, los ingresos fiscales que provienen de las exportaciones (retenciones), ya estamos realizando aportes a la campaña solidaria "salven a Gordon Gekko".


  • Con el mismo esfuerzo en el volumen de exportaciones, recibiremos menos ingresos por precio, y consecuentemente tendremos menos financiamiento genuino. Teniendo en cuenta que no tenemos fondeo externo, acaban de pasarnos una factura gigante por los gastos de las fiestitas de Gordon Gekko en Wall Street, los "derivativos de destrucción masiva", y "las casitas del ratón Mickey".


  • Es ridículo que España descargue las culpas de la caída de su mercado de valores sobre la Argentina. Decidieron construir "La torre de Babel" destruyendo su litoral marítimo, desplazando granjeros que labraban sus tierras, creando un desbarajuste inmobiliario e hipotecario de magnitud. España se auto infrigió un desastre construyendo miles de metros cuadrados, creyendo que los árboles crecen hasta el cielo. Su maravillosa gente, ese pueblo hermoso español; es víctima de la corruptela política del mismo sistema creador de burbujas que además estableció y vendió el libreto de pertenecer al primer mundo, como alguna vez lo compramos los argentinos. 18.000 Euros un metro cuadrado para vivir en Salamanca-Madrid, baratito a 6.000 Euros el metro de un pisito en Barcelona. Creo que muchos inocentes trabajadores se metieron en un lio con su hipoteca. Para colmo de males, los constructores y propietarios de pisos aguantaron el parate de ventas sin bajar los precios alrededor de un año, un suicidio. En estados Unidos empezaron a bajar los precios en forma consistente con la caída de ventas y algunos salieron.


  • Al gobierno argentino le conviene elaborar una estrategia inmediata para recomprar el BODEN 2012 a 21 dólares, es una oportunidad inédita que le brinda un mercado escéptico e irreflexivo.


  • Los mercados estan muy sensibles en todo el mundo, y el mercado de valores en Argentina es muy pequeño, no refleja ni representa ni siquiera en forma parcial a la economía Argentina. La Bolsa actúa por reflejo, mirando el monitor de Wall Street.


  • La opinión de las calificadoras de crédito es irrelevante para Sarkozy, imagínese.-¿En que nos afecta a los argentinos que no recibimos nuevos créditos, ni siquiera hacemos roll over de la deuda?-¿En cuanto le ayudó a Brasil y Perú hacer bien los deberes?


  • A la pregunta de: ¿Era este un momento adecuado para estatizar las AFJP?- Parece que para el Poder Ejecutivo si. Para mucha gente no, porque el proyecto es del P.E.


  • Recuerde que en Estados Unidos las encuestas previas, antes de mandar el paquete al Congreso sobre "rescatar a los bancos" daba NO QUIERO, (100 a 1). Por eso no salió aprobada la primer propuesta.


  • Entre el 17 y 18 de Septiembre el mundo cambió, y no se pueden analizar la toma de decisiones de política económica con el escenario anterior. Con los países impulsores del Consenso de Washington estatizando deudas y salvando perdedores, vamos a ver muchos países siguiendo su tendencia, mas que aceptando recomendaciones de ortodoxia y sensatez.


  • La suba del riesgo país (fijada por los economistas de un Banco al borde de la quiebra subsidiado por el gobierno), no es consecuencia de la falta de credibilidad en el gobierno por la propuesta de las AFJP, no se agrava el descredito que se le adjudica desde hace 5 años, mucho antes de esta decisión.


viernes, 17 de octubre de 2008

La mentira tuvo patas largas

Mentir ... una de las reglas de juego, aún de los operadores y corredores de menor relevancia en Wall Street. Parte integrante del modo de operar, esto lo saben los ex oráculos y colaboradores de Lehman Brothers quienes distribuían sentencias lapidarias en su rol de “tribunales de ética financiera soberana”, como la compartida por un compatriota, ex secretario de estado en Argentina, conchabado “pos mortem” en su función pública.
La línea que separaba el comportamiento delictivo de “los mejores muchachos”, con la manera común de hacer negocios, siempre fue muy imprecisa y difícil de determinar. Las conspiraciones ilegales entre operadores para fijar precios, comunicándose por teléfono con histérico apuro y tensión, antes de iniciarse la rueda, era común ya hace 20 años (recuerde la película Wall Street-1987). Muchas veces la táctica consistía en desorientar a los colegas tentados a unificar ofertas, valía todo. Hasta los mismos condiscípulos se mentían entre sí habitualmente.
La negligencia de la FED y el sector público con respecto al manejo de la banca de inversión y las consecuencias de su desidia es indiscutible. Aceptaron primero que el engaño como práctica de esos negocios fuera moneda corriente, y luego les permitieron transitar todo el tiempo-finalizando con las hipotecas- por el borde de la cornisa para conseguir mayores ganancias y bonus. Han sido ellos mismos con su silencio, los promotores de una cultura que toleró comportamientos frecuentes lindantes con el delito. Ahora están investigando, pero es así como las posibilidades de transgresión generaron el ámbito para que estemos asistiendo a esta fenomenal catástrofe. No obstante el concepto: “mercado” es clave, y ha sido funcional a todo este esperpento que se ha manifestado en forma repentina para la gente menos atenta. En su naturaleza y sustancia, la incondicional libertad de los mercados habitó aceptada por siglos como una verdad bíblica, por sus insustituibles propiedades distributivas.
Uniendo ahora, la mentira y la libertad incondicional de los mercados, obtuvimos “la ética del engaño”, como una parte del libre juego para comprar y vender aire, y la mentira genuinamente justificada por la tecnocracia que la respalda. “Es lo que hay”, hasta en un partido de “truco” o de “póker”, todos los participantes conocen las reglas del juego dijo un rapavelas. Pero la gran diferencia con estos juegos de cartas, es que NO TODOS LOS PARTICIPANTES pueden levantarse de la mesa y retirarse cuando quieren. Por ejemplo: Los pensionados con sus aportes invertidos en fondos de inversión que poseían acciones. Dado que en los Estados Unidos, la propiedad de acciones o títulos es de fácil acceso-casi popular-, fue la gente común, la que tuvo menos capacidad de reacción ante los sucesos, actuando en inferioridad de condiciones con el resto de los jugadores. La verdad quedó develada, las autoridades están actuando; aunque la mentira montada por estos aventureros, tuvo esta vez las patas demasiado largas.

lunes, 13 de octubre de 2008

La Montaña Rusa en medio de la Kermés


La crisis financiera desatada en los Estados Unidos sacudió las bolsas de Europa, Asia y Latinoamérica durante toda la semana pasada. La repentina determinación de los principales gobiernos este fin de semana, logrando un acuerdo estabilizador para el sistema financiero, ha soliviantado hoy a los mercados, que produjeron un alza generalizada en todos los países involucrados en las caídas anteriores.
No obstante Argentina y muchos otros países, podrían empezar a sacrificar un poco sus tasas de crecimiento. Es obvio que aunque la fiesta se ha realizado en un entorno reservado; la cuenta la vamos a tener que pagar entre todos. Empujada por quienes manipulan el riesgo país, se intensificó la salida de capitales en toda la región, y el Banco Central por su parte, ha tenido que vender reservas para atender el exceso en la demanda de dólares, de quienes quisieron cubrirse paradójicamente, atesorando la moneda más abundante que pertenece al país que está en el epicentro de la crisis. Tanto por la magnitud del desbarajuste, como por la imprevisibilidad de sus consecuencias en el futuro, refugiarse en el dólar no parece ser la conclusión de un análisis demasiado científico.
Afortunadamente la crisis financiera internacional, encuentra a la economía argentina mucho más fuerte que cuando se dispararon las anteriores del Tequila (1994), Arroz (1997), el default de Rusia (1998) y la devaluación de Brasil (1999). Con una economía que creció todo lo que pudo mientras la dejaron (alrededor de 60%), ya venían amenazando las devoluciones de este incendio que comenzó a encenderse en Junio de 2007, cuando estalló la crisis de las hipotecas “sub prime”.
Hoy Lunes 13 de Octubre de 2008, las bolsas detonaron, las acciones subieron en un día como hace muchos años no lo hacían, producto de la estrambótica euforia que ocasionó en los operadores el acuerdo entre los países europeos y el gobierno americano.
Ahora la inquietud principal, pasa por saber si el rescate financiero es consistente y simultaneo con la recuperación de la economía real en todo el mundo; cuando aún no se puede establecer la magnitud que podría adquirir la desaceleración que sin duda ha de experimentarse en los próximos dos o tres trimestres.
Las grandes potencias han violado y desandado todas las recomendaciones propias, vigentes desde el Consenso de Washington, al punto de sufrir una feroz condenación del Partido Republicano y las Universidades más conservadoras de Europa y Estados Unidos. Los referentes de estas últimas, asisten a esta suerte de kermés solidaria horrorizados y estupefactos; no saben como empezar a elaborar la “teoría de la excusa perfecta” para justificar el esperpento que ellos mismos apoyaran, y el cambio de paradigma que representan las nacionalizaciones masivas mas propias de gobiernos populistas, que conservadores. Pero sobre llovido mojado, el Premio Nobel de Economía fue otorgado a Paul Krugman, un economista de Princeton neo keynesiano que ha sido uno de los críticos más duros del neo liberalismo y el gobierno conservador de Bush en los últimos 8 años.
Haciendo las cosas bien-según el vademecum del paradigma ya sustituido -, Brasil y Perú sufrieron una fuga de capitales de una dimensión inusitada. Como consecuencia de este shock, Brasil tendrá que asistir a su sistema financiero con alrededor de 50 mil millones de dólares.
El gobierno argentino puede hacer ahora lo que debe hacerse en estos casos, sin soportar el descrédito recibido desde la presidencia de Duhalde en 2002. Aplicar sin rubores un conjunto de medidas políticas contra cíclicas para mitigar los efectos de la crisis importada es una opción indiscutible en el corto plazo. La mayoría de los países lo harán, y lo inician desde el “déficit fiscal”. En mi opinión, no se debería titubear, si el nivel de empleo y los ritmos de producción se vieran amenazados. Ocurre que-en estas circunstancias, y en forma transitoria-con la mejor administración fiscal de la historia de un gobierno popular, el gobierno tiene íntegro el superávit, como para aplicarlo. Tiene el gobierno el margen necesario para aplicar políticas expansivas, reduciendo las tasas de interés y aumentando el gasto público, con el objeto de moderar la desaceleración de la actividad. La mejor noticia consistente con esta visión, es que la crisis ha contribuido en forma involuntaria a desacelerar el proceso inflacionario a niveles más tolerables. En consecuencia, ante un nuevo y desfavorable escenario externo, tenemos un gobierno muy entrenado para utilizar instrumentos de política económica necesarios para emparejar el ciclo. En el peor de los casos, el pronóstico de crecimiento del PBI real para 2009 podría bajar en un punto porcentual, aunque las debilitadas “descalificadoras de riesgo” volvieran a la carga, sobre Argentina llevando el riesgo país a 200 mil basis points, si lo desean. Su credibilidad es inferior al promedio de la banca de inversión que acaba de colapsar.

domingo, 12 de octubre de 2008

La confianza en una economía fuerte

El presidente estadounidense George W. Bush afirmó hoy (11/10/2008) en Washington que Estados Unidos tiene "la economía más fuerte y de mayor capacidad de recuperación en el mundo", al enfatizar las medidas de su gobierno para resolver la actual crisis económica. “Desde mi posición, la economía parece ser fuerte y se hace más fuerte," dijo el presidente Bush el 21 de Marzo de 2006 en Washington.
Al tratar de encontrar paralelos en la historia encontramos muchos ejemplos de naciones y líderes que confiaban en su propio sistema político y su economía: activos, capacidad de creación de empleo, sistema político, poderío militar y seguridad. Con algunas excepciones, casi todas tuvieron un amortiguado o fulminante desvanecimiento internacional, y aparenta ser esta una regla, a la hora de establecer antecedentes.
Cuando una potencia atrae capitales y coloca bonos del tesoro para expandir el crédito, luego una familia pide préstamos para poseer objetos materiales, tomar vacaciones, experimentar entretenimientos, etc. Si esto se practica en forma invariable, en algún momento se lo hace financiando un consumo innecesario y desordenado. Hace ya muchos años que algunos países lucen indiferentes ante un mundo que padece; alejándose de sus valores más caros, pero también lo logran apartándose de la racionalidad. Podríamos hablar extensamente de ascendientes que creyeron poder seguir gastando indefinidamente, porque además, su gente se lo demandaba, puesto que ya estaban habituados y familiarizados, se había convertido en cultura. Para seguir adelante, su liderazgo utilizaba cada vez más cobre realizando aleaciones en sus monedas, o viajaban con más intensidad hacia tierras remotas en tiempo de conquista. Menos oro (devaluaciones metálicas), impulsado por más gasto para mantener un statu quo, y cada vez menos valor y ausencia de eficacia para predominar.
Comprar casas y después hipotecar cada lote y habitación, ha sido el deporte nacional de muchos habitantes en los Estados Unidos. Todo esto en medio de la ocupación de dos países, con financiamiento comunista, luce cuantimás extravagante.
Este fin de semana, las naciones del mundo se concentran en la resolución de la crisis financiera internacional, y alguno se preguntará acerca de la vulnerabilidad futura del dólar-no en el corto plazo-, porque es moneda de reserva de países que están hasta las orejas de dólares o títulos en dólares. Pero si en el mediano y largo plazo, porque esos billetes y títulos están en manos de países “impredecibles”, que tienen en su poder, billones de dólares. Más de la mitad de la deuda estadounidense ya estaba fuera de los Estados Unidos desde hace unos años. Eso explica en parte el porque de un repentino arrebato por las nacionalizaciones, fusiones y adquisiciones entre el estado y los privados locales (estadounidenses y europeos, básicamente anglo sajones). Si así no fuera, en el futuro los acreedores orientales podrían anhelar un canje de títulos por empresas o bancos. -¿Por qué no?- Recuerde “la capitalización de la deuda externa Argentina”, mediante privatizaciones a favor de empresas extranjeras, tenedoras de títulos argentinos. Recordemos que China ya pretendió comprar acciones de empresas energéticas estadounidenses y esto no le fue concedido.
Los argentinos llevamos la vanguardia en el cataclismo, y no pudimos eximirnos de nuestra responsabilidad ante el default, la devaluación y la pesificación asimétrica. Los organismos multilaterales de crédito, las calificadoras de riesgo y Wall Street nos condenaron al ostracismo hace justo siete años. Fuimos víctimas por acción u omisión de la ruina que provocó nuestro propio liderazgo, aconsejado por los economistas egresados de las mejores universidades del mundo. En este momento los inocentes ciudadanos estadounidenses, no podrán evitarse los costos que la irresponsabilidad sustentada en “las mentes brillantes”, les está repartiendo.
Sin embargo, hay que reconocer que se abre una gran oportunidad para corregir los manejos licenciosos sustentados en falacias insostenibles. Al enfrentarse a una situación similar a la de naciones y pueblos que muchas veces fueron incomprendidos, juzgados y ridiculizados por su liderazgo, los estadounidenses tienen una verdadera oportunidad para sentar jurisprudencia.

viernes, 10 de octubre de 2008

Gordon Gekko, never again!

Jueves 9 de Octubre, el índice Dow Jones cayó 7,3% en un solo día; se redujo alrededor de 35% la riqueza o los ahorros de toda una vida de los tenedores de acciones, en tan solo un año. Inglaterra nacionaliza parte de la Banca y parece que Estados Unidos y Alemania lo siguen, Islandia impone un corralito a 200 mil depositantes británicos. No obstante quiero centrarme en Wall Street.
Wall Street ha simbolizado muchas identidades, pero por sobretodo, ha encarnado una jurisdicción de poder mundial. Nadie puede objetar hoy, que ha sido un foco de corrupción, que rindió culto al “dinero”, y al “mercado”. Wall Street defraudó a los ahorristas y pensionados estadounidenses. Tenedores de pequeñas participaciones accionarias y ahorros para su vejez, se ven hoy amenazados. La codicia de los CEO´s-gerente general-de los Bancos de Inversión es una insignificante muestra de un sistema desalmado que condujo gente a un cautiverio: “la codicia” como medio.
El Presidente de Lehman Brothers, Richard Fuld, en su interpelación, ante la pregunta enfurecida de una diputada respondió: No es así, no tuve sueldos y comisiones por 500 millones de dólares en los últimos años, sino 350 millones de dólares. Pronto el tormento y la desdicha se está apoderando de los que otrora fueran tapa de las revistas de negocios, los hombres “mas admirados del mundo”. Miedo, vergüenza, algo trasmitía su aspecto por televisión; luego un grupo de ciudadanos lo insultó de una manera casi futbolera, a la salida del recinto.
Wall Street se constituyó en un ícono representante del peor enemigo cultural de un pueblo maravilloso, de gente confiada y trabajadora, como lo es el pueblo estadounidense.
Un tiempo atrás, era muy difícil hablar de estos temas sin ser objeto de burla o desprecio profesional, por aquellos que creían y defendían esa cultura nefasta. Los que reverencian esta ordenación aceptan todas sus indicaciones y actúan en consecuencia.
En general, es gente que sobrevalora el dinero, el poder y el placer; por sobre todas las cosas temporales y trascendentes. Para estar allí, muchos profesionales y hombres de negocios han violado principios que dieron origen a la gran nación que es Estados Unidos. Ninguno ha llegado hasta allí por accidente, todos han hecho su parte, directa o tácitamente. Como se formaros con la película Wall Street, Gekko Gordon les dijo: “la avaricia es buena; es el motor del capitalismo”; pero en la vida real, dinero, fama y bienes; no permanecen para siempre.
En otro orden de temas, el comercio internacional en los últimos años ha crecido al doble del promedio de la tasa de crecimiento del PBI mundial, que a su vez creció entre 2003 y 2007, a las máximas tasas promedio de la historia. Muchos comerciantes de todas partes del mundo que se enriquecieron exportando sus productos a Estados Unidos, están sufriendo en este momento. ¿A quien exportará China el excedente de sus innecesarios productos que hasta hoy consumen los países desarrollados? China en parte dependía también del comercio de otros artículos de lujo con Estados Unidos y Europa. ¿Que es lo que hará ahora? - ¿Qué pasará con el consumo desenfrenado que tapaba tantos agujeros en las sociedades más desarrolladas? - En nuestros días comienza a develarse popularmente, el secreto a voces por el cual el equilibrio de la economía mundial descansaba entre dos polos opuestos-el comunismo chino que le presta dinero al capitalismo estadounidense para que consuma-¿Sería esta una versión oriental de la rana que se cocinó a fuego lento?-.
La sociedad mundial más rica, con mejor tecnología y mayor acceso al crédito; la que se encaminó al confort y al placer, como nunca en los últimos 30 años, está sufriendo.
Dinero y poder, en esto se basa la política, los negocios y la cultura en los últimos tiempos, son las motivaciones más profundas que han captado aún a ciudadanos corrientes. Muchos economistas y hombres de negocios brillantes están motivados para sacar ventaja de cualquier sub sistema-dentro del sistema- que le permita enriquecerse, y esto enseña a sus hijos. El dinero en grandes proporciones ejerce un encantamiento que motoriza el deseo de darse “la gran vida”. Los ejecutivos y operadores de las empresas que cotizan en Wall Street, y quienes los admiran, han vivido o deseado deleites y derroches por años.
Es increíble que el CEO de Lehman Brothers dijera: “Nadie, ni siquiera yo, anticipó cómo los problemas que empezaron en el mercado hipotecario iban a extenderse al mercado de crédito y al sistema bancario y amenazar ahora a todo el sistema financiero y al país”.
Actitudes y respuestas que exteriorizaban invulnerabilidad, seguridad y control de la situación; generaban confianza en la gente que les seguía y les ensalzaba. Ninguno de ellos, ni ejecutivos ni economistas necesitaba nada, muchos aún siguen sin necesidades de ningún tipo. Ni consejo, ni mucho menos advertencias. -¿Quién le puede enseñar a un individuo que cree tener éxito?- Esta actitud desafiante se vio claramente contrastada con el espectáculo lamentable del señor Richard Fuld, CEO de Lehman, un estereotipo de quienes quieran mirarse en el espejo, antes de que sea tarde.
En un abrir y cerrar de ojos se destruyó todo, mientras repartían 20 millones de dólares en bonus a sus ejecutivos, llegaba la bancarrota, la pérdida de todo lo construido en 158 años de historia de Lehman Brothers.
¿Qué queda para los que solo se preocuparon por la remuneración y los bonus? – Muchos de ellos serán demandados y probablemente perderán todo.
En mi actividad, hablo a menudo con gente que hoy estará llorando por la caída de los mercados, y fundamentalmente por los efectos que traerá la crisis para aquellos países de “alta seguridad jurídica” y “enorme calidad institucional”; países que han sido supervisores en el mundo de los negocios, demandando literalmente: “ustedes deben hacer esto y dejar de hacer aquello”. Su calificación bajará por no sujetarse, su riesgo país crecerá y no recibirán inversiones; yo los condeno a pagar altas tasas de interés, a que su crédito sea restringido y por lo tanto; a que sus niveles de empleo y remuneraciones caigan, si no hacen lo que yo les digo.
¿A quien le venderán sus servicios humanos, quienes actuando en países de menor grado de desarrollo relativo, lucraban para satisfacer sus deseos? - Profesionales de otras latitudes que se convirtieron en promotores de la cultura Wall Street, insensibles cautivos que hasta sus familias y amigos perdieron por entregarse al sistema.
Sin duda estos últimos serán los más afectados por la crisis de los mercados y la recesión que se avecina. Aunque nadie dejará de ser afectado, en diferente medida, de acuerdo a su preparación para soportar una crisis económica o espiritual, países y personas.
¿Dónde quedan las virtudes exhibidas como verdades absolutas? El éxito dinero, la figuración en el ranking, los beneficios de la libertad incondicional de los mercados sin regulaciones y sin controles. No tengo respuestas pero:
¡Cuidado! La avaricia no ha muerto y aún se encuentra al acecho.